Qué nos guía, ¿la Luz o las Tinieblas?

Estado

duelo-ana-20160909_155503

http://brotesdeolivo.es/descargadirecta/1981a%20%20MEDITACION%20ANTE%20LA%20CRUZ/01-La%20luz%20y%20las%20tinieblas.mp3

El Verbo, la Luz, la Vida, Dios, el mundo sin Vida, muerto está, los hombres sin Luz, Tinieblas son. El Verbo, la Luz, la Vida, Dios.

Viernes de la trigésima primera semana del tiempo ordinario

Carta de San Pablo a los Filipenses 3,17-21.4,1.

Salmo 122(121),1-2.3-4a.4b-5.

Evangelio según San Lucas 16,1-8.

************************************************************************************************

                   En el Principio, las Aguas, el Caos… y el Espíritu pululando.                                A continuación, el Mundo, la Creación, el Hombre… Y de nuevo el Caos.                    Y vino Dios hecho Hombre para habitar en medio de su Pueblo, y decirles:                                  YO-CON-VOSOTROS SOMOS DIOS DE LA TIERRA.                                 El Verbo, la Luz, la Vida, Dios.

En la apertura y la inconsciencia, así se nos ha insinuado, hablado, transmitido la Vida, sin saberlo, en esta “Historia de historias”. ¿Dónde te sabes, cómo te sientes? El que tenga oídos y crea saberlo, que oiga”Hoy el Espíritu continúa pululando.

Hermanos, ya les advertí frecuentemente y ahora les repito llorando: hay muchos que se portan como enemigos de la cruz de Cristo.
Su fin es la perdición, su dios es el vientre; su gloria está en aquello que los cubre de vergüenza, y no aprecian sino las cosas de la tierra.
 

Por ello, y como consecuencia consciente, ¡Digamos!

«Vamos a la Casa del Señor!»
Nuestros pies ya están pisando
tus umbrales, Jerusalén.

Porque allí está el trono de la justicia,
el trono de la casa de David.

Los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz.”

                                             ¿Qué nos mueve, quién nos guía,                                               en qué utilizamos nuestros talentos?

antonio-rosi-20160923_135622

Felices los sevidores de la Palabra.

Estado

Solemnidad de Todos los Santos

Apocalipsis 7,2-4.9-14.
Yo, Juan, vi a otro Angel que subía del Oriente, llevando el sello del Dios vivo. Y comenzó a gritar con voz potente a los cuatro Angeles que habían recibido el poder de dañar a la tierra y al mar:
“No dañen a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los servidores de nuestro Dios”.
Oí entonces el número de los que habían sido marcados: eran 144. 000 pertenecientes a todas las tribus de Israel.
Después de esto, vi una enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas. Estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, vestidos con túnicas blancas; llevaban palmas en la mano y exclamaban con voz potente:
“¡La salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono, y del Cordero!”.
Y todos los Angeles que estaban alrededor del trono, de los Ancianos y de los cuatro Seres Vivientes, se postraron con el rostro en tierra delante del trono, y adoraron a Dios,
diciendo: “¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén!
Y uno de los Ancianos me preguntó: “¿Quiénes son y de dónde vienen los que están revestidos de túnicas blancas?”.
Yo le respondí: “Tú lo sabes, señor”. Y él me dijo: “Estos son los que vienen de la gran tribulación; ellos han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero”.

Salmo 24(23),1-2.3-4ab.5-6.
Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella,
el mundo y todos sus habitantes,
porque El la fundó sobre los mares,
Él la afirmó sobre las corrientes del océano.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor
y permanecer en su recinto sagrado?
El que tiene las manos limpias
y puro el corazón;

él recibirá la bendición del Señor,
la recompensa de Dios, su Salvador.
Así son los que buscan al Señor,
los que buscan tu rostro, Dios de Jacob.

Epístola I de San Juan 3,1-3.
Queridos hermanos:
¡Miren cómo nos amó el Padre!
Quiso que nos llamáramos hijos de Dios,
y nosotros lo somos realmente.
Si el mundo no nos reconoce,
es porque no lo ha reconocido a Él.
Queridos míos,
desde ahora somos hijos de Dios,
y lo que seremos no se ha manifestado todavía.
Sabemos que cuando se manifieste,
seremos semejantes a Él,
porque lo veremos tal cual es.
El que tiene esta esperanza en Él,
se purifica, así como Él es puro.

Evangelio según San Mateo 5,1-12a.
Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él.
Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
“Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí.
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron.”
*************************************************************************************************

«Vi una muchedumbre inmensa…, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero» (Ap 7, 9)

Mostrando Cartesl San Francisco Javier 2016.jpg

Amarás al Señor, tu Dios…

Estado


img-20161019-wa0033

 

Lunes de la trigésima primera semana del tiempo ordinario

Carta de San Pablo a los Filipenses 2,1-4.
Hermanos:
Si la exhortación en nombre de Cristo tiene algún valor, si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión, les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento.
No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos.
Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás.

Salmo 131(130),1.2.3.

Evangelio según San Lucas 14,12-14.
*************************************************************************************************

Si analizáis, si recordáis y contempláis todo cuanto ha sido Mi Vida y todo lo que anuncié desde que vine a la tierra “Pequeño y Pobre” ; si queréis seguirme y permanecer en Mí, tened siempre presente en vosotros que esta fuese la razón y misión de vuestros cantos:

  • Permanezcan siempre bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento. No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad.
  • Pedid a Mi Padre que vuestros corazones no se ensoberbezcan, ni vuestros ojos se vuelvan altaneros.
    Aplacad y moderad vuestros deseos:
  • En todos los esfuerzos y situaciones que viváis, anunciad e insistid que Yo he venido a la tierra, os he llamado y os llamo para que no hayan pobres, ni lisiados, ni ciegos, ni paralíticos… ¿qué otro objetivo podía tener Mi presencia entre vosotros? ¿Para qué otra misión podía llamaros? ¿Qué otra tarea más importante existe con mayor urgencia y necesidad entre vosotros? ¿Cómo sucederá si vuestras vidas no sueñan con ser Todos Uno, y ponéis el alma, la mente y el corazón en hacerlo Todos Juntos y Entre Todos? 
  • ¡Felices vosotros, felices todos aquellos que sueñan y viven para que la Palabra presida y permanezca plenamente en todos los corazones. Cuando esto suceda habrá llegado el Reino del Padre a la Tierra, según Él pensó desde siempre para todas las mujeres y todos los hombres de todos los tiempos!”.

“Haceos, sed todos, pequeño y pobre, como YO”

Mostrando 20161030_202506.jpg

Boletín Religión Digital

Domingo, 30 octubre 2016

RD VISITA LA UNIDAD DE CUIDADOS PALIATIVOS DEL HOSPITAL SAN CAMILO, UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN EL MUNDO

Defender la vida, cuidar la vida, amar la vida… vivir la muerte

PABLO SASTRE: “ESTO NO ES UNIDAD PARA GENTE QUE SE MUERE. ES PARA GENTE QUE VIVE EL ÚLTIMO TRAMO DE SU VIDA”

(Jesús Bastante).- En vísperas de celebrar el Día de Todos los Santos (y los difuntos), ha vuelto a abrirse el debate sobre la eutanasia, la muerte digna y el dolor. ¿Cuál es la postura de la Iglesia? ¿Cuál debe ser? En este punto, los camilos son maestros y testigos del sufrimiento y el acompañamiento. Hoy, les presentamos su “Unidad de Cuidados Paliativos”, un lugar único en el mundo y, se lo aseguro, una experiencia difícil de olvidar.

 

img_20161030_193038-2

El anuncio de la Palabra no reside en el número de personas que lo anuncian,

jesus-camina-junto-a-un-nino

Ni la razón, celo y vida que le pongamos a solas cada uno,

img_4413

sino en que todos recemos por todos, porque todos nos llevamos a todos en nuestro corazón.