Odres Nuevos

IMG_4237El Señor nos está ofreciendo momentos en los que nos recuerda a todos que el Odre Nuevo se construye día a día con la Conciencia Trinitaria “Entre Todos”.

Sábado de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Libro de Génesis 27,1-5.15-29.
Cuando Isaac envejeció, sus ojos se debilitaron tanto que ya no veía nada. Entonces llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: “¡Hijo mío!”. “Aquí estoy”, respondió él.
“Como ves, continuó diciendo Isaac, yo estoy viejo y puedo morir en cualquier momento.
Por eso, toma tus armas – tu aljaba y tu arco – ve al campo, y cázame algún animal silvestre.
Después prepárame una buena comida, de esas que a mí me gustan, y tráemela para que la coma. Así podré darte mi bendición antes de morir”.
Rebeca había estado escuchando cuando Isaac hablaba con su hijo Esaú. Y apenas este se fue al campo a cazar un animal para su padre,
Después Rebeca tomó una ropa de su hijo mayor Esaú, la mejor que había en la casa, y se la puso a Jacob, su hijo menor;
y con el cuero de los cabritos le cubrió las manos y la parte lampiña del cuello.
Luego le entregó la comida y el pan que había preparado.
Jacob se presentó ante su padre y le dijo: “¡Padre!”. Este respondió: “Sí, ¿quién eres, hijo mío?”.
“Soy Esaú, tu hijo primogénito, respondió Jacob a su padre, y ya hice lo que me mandaste. Por favor, siéntate y come lo que cacé, para que puedas bendecirme”.
Entonces Isaac le dijo: “¡Qué rápido lo has logrado, hijo mío!”. Jacob respondió: “El Señor, tu Dios, hizo que las cosas me salieran bien”.
Pero Isaac añadió: “Acércate, hijo mío, y deja que te toque, para ver si eres realmente mi hijo Esaú o no”.
El se acercó a su padre; este lo palpó y dijo: “La voz es de Jacob, pero las manos son de Esaú”.
Y no lo reconoció, porque sus manos estaban cubiertas de vello, como las de su hermano Esaú. Sin embargo, cuando ya se disponía a bendecirlo,
le preguntó otra vez: “¿Tú eres mi hijo Esaú?”. “Por supuesto”, respondió él.
“Entonces sírveme, continuó diciendo Isaac, y déjame comer lo que has cazado, para que pueda darte mi bendición”. Jacob le acercó la comida, y su padre la comió; también le sirvió vino, y lo bebió.
Luego su padre Isaac le dijo: “Acércate, hijo mío, y dame un beso”.
Cuando él se acercó para besarlo, Isaac percibió la fragancia de su ropa. Entonces lo bendijo diciendo: “Sí, la fragancia de mi hijo es como el aroma de un campo que el Señor ha bendecido.
Que el Señor te dé el rocío del cielo, y la fertilidad de la tierra, trigo y vino en abundancia.
Que los pueblos te sirvan y las naciones te rindan homenaje. Tú serás el señor de tus hermanos, y los hijos de tu madre se inclinarán ante ti. Maldito sea el que te maldiga, y bendito el que te bendiga”.

Salmo 135(134),1-2.3-4.5-6.
¡Aleluya!
Alaben el nombre del Señor,
alábenlo servidores del Señor,
los que están en la Casa del Señor,

en los atrios del Templo de nuestro Dios.
Alaben al Señor, porque es bueno,
canten a su Nombre, porque es amable;
porque el Señor eligió a Jacob,

a Israel, para que fuera su posesión.
Sí, yo sé que el Señor es grande,
nuestro Dios está sobre todos los dioses.
El Señor hace todo lo que quiere

en el cielo y en la tierra,
en el mar y en los océanos.

Evangelio según San Mateo 9,14-17.
Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan y le dijeron: “¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacemos nosotros y los fariseos?”.
Jesús les respondió: “¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.
Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande.
Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!”.

*************************************************************************************************

En estos días, el Señor nos está regalando tantas cosas que nos recuerdan que no se puede servir a dos señores, ni cabalgar en dos caballos al mismo tiempo, ni tomar decisiones acertadas dentro de una misma historia partiendo desde diferentes concepciones que la evidencia no produce esa conjunción que mira con sed lo que los otros viven… Gracias, Señor, por la Gracia de lo que ayer nos hiciste orar y vivir.20150624_230105

“El Señor, mi Dios, hizo que las cosas me salieran bien”, y las pronunciara desde el soplo que sentí de ÉL desde el principio. Nos ha dejado bien claro que todo lo quiere en la tierra como en el cielo.

Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande. Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!”.

*************************************************************************************************

«Señor. Que presente mis manos al final de mi vida, colmadas de afán. Tú me has demostrado muchas veces que estás con nosotros»

“Nada es imposible para quien se fía de Dios y se entrega a Dios”. (Benedicto XVI)

[ZS150703] El mundo visto desde Roma

Francisco

20150624_230621

Hay que dar Vida a lo que muere, Vida al “Que todos Sean UNO” que Jesús pidió al Pdre

20150624_230508 - copia

La Paz vendrá cuando yo haga mío tu sufrir, cuando en ti mi, tu sentir sea el vivir de mi vivir.

IMG_4226

Algunos recogen lo que sopla el viento en cada momento, pero ¿lo guardan en su corazón y dan la vida para que cobre Vida en todos?

IMG_4225

Os diré a tiempo y a destiempo que En vosotros, en este hambre y sed que me obsesiona estoy viviendo la experiencia eclesial más grande que nunca presencié

20150703_171341

Nos ponemos gafas obscuras, para recordarnos la oscuridad que tantas veces veces vemos las cosas. La Vida de Dios solo se ve con el corazón limpio y los ojos claros.



20150630_120647
20150703_071306 20150703_073418 20150703_074548 20150703_103402 20150703_125455

En Ciudad Joven III Galilea, recibimos con alegría, cariño y Esperanza a todos aquellos jóvenes brotes que iniciaron esta aventura en los años setenta. Bien llegados, caminantes perseverantes amigos. 
20150703_164134
20150703_164209 20150703_164304 IMG_4227 IMG_4228 IMG_4232
IMG_4239

Sencillo, dócil y humilde

20150702_212804Ayer, el Señor nos envió a Paquito. Nos habló sencilla y humildemente – como siempre – sobre la misión que él ha contemplado a lo largo de su larga y entregada vida en “Pueblo de Dios, Tu Tierra”. ¡Cuánto necesitamos todos reconocer que el Espíritu se pronuncia cada vez que hablas. Gracias por tu vida!

Fiesta de santo Tomás, apóstol

Carta de San Pablo a los Efesios 2,19-22.
Hermanos:
Ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios.
Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo.
En él, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un templo santo en el Señor.
En él, también ustedes son incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu.

Salmo 117(116),1.2.
¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!

Porque es inquebrantable su amor por nosotros,
y su fidelidad permanece para siempre.

¡Aleluya!

Evangelio según San Juan 20,24-29.
Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: “¡Hemos visto al Señor!”. El les respondió: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”. ¿Qué nos queda a nosotros por ver?
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”.
Luego dijo a Tomás: “Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe”.
Tomas respondió: “¡Señor mío y Dios mío!”.
Jesús le dijo: “Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!”.

************************************************************************************************

Vosotros, ya no sois extranjeros ni huéspedes, sino llamados a ser “santos en comunidad” y manifestarlo al mundo. Ya os lo dije en Antequera en 1.978.

En Él, habéis sido incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu.

¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!

“Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”. 

Señor, ¿Qué nos queda a nosotros por ver más allá de lo que Tú nos has planteado desde siempre para centrarnos exclusivamente en ello?

¡Pidamos al Señor creer y ser fieles a lo que siempre nos ha enseñado!”.

Para hacer pensar, revisar, recordar nuestra historia…

[ZS150702] El mundo visto desde Roma

“Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar”.
(San Juan Crisóstomo)

Francisco

Papa y Santa Sede

  • La Santa Sede publica en español el Instrumentum Laboris para el próximo sínodo
    Tendrá lugar en el Vaticano del 4 al 25 de octubre de 2015, y tratará el tema de “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”
  • Tomasi: “Un frente común contra la ‘impunidad’ de los terroristas”
    El observador vaticano ante la ONU de Ginebra interviene en la 29ª Sesión de los Consejos de Derechos humanos sobre el tema de los efectos del terrorismo sobre la vida de los individuos y los Estados
  • El cardenal Parolin: el impacto de Laudato si’ irá más allá de su contexto en el tiempo
    El secretario de Estado participa en Roma en la Conferencia ‘Las personas y el planeta en primer lugar: el imperativo de cambiar de rumbo’

    ASÍ NOS VIENE HABLANDO EL SEÑOR EN CIUDAD JOVEN III, GALILEA

     Cosas escuchadas en conversaciones y en oraciones vividas.

    *   El Señor nos habla en el silencio. Cuando lo experimentamos, nos hace conscientes de la rutina que vive el alma hasta alienarnos en medio de la desencarnación que vivimos.

    • La respuesta que Dios nos pide es la de “ayunar de todo aquello que nos impide vivir y ser lo que queremos ser, y responder fielmente a lo que creemos que nos ha dicho siempre”.
    • Debemos luchar contra la rutina, carente de Vida. El inmenso mensaje del poema de Gabriela Mistral, “El Placer de Servir”, comprende la misión a la que Dios nos llamó. ¿Cómo podemos entender o decir que estamos respondiendo, cómo, que tenemos orientada nuestra existencia según se nos adelantó desde el comienzo? “Plantar el árbol que aún no se plantó”, “ejercer el esfuerzo que los demás rehúyen”, “corregir el error cometido, sea quien fuere y cuando fuere el que lo cometió”
    • Contemplo en lo que estoy viendo y viviendo una nueva forma de Iglesia. Siento que es un don que no puede enterrarse. Hay que dar vida a los carismas. Pienso, entiendo y veo a Pueblo de Dios, no como la Iglesia actual. Aquí veo una Iglesia misionera en salida.
    • Siguen llegándonos noticias que jamás pudimos soñar… ¿Qué quieres de nosotros, Señor?

Boletín de Religión Digital

El arzobispo de Madrid defiende las capillas en las Universidades públicas

Osoro: “Francisco desea completar la reforma de la Iglesia soñada por el Concilio Vaticano II”

“La renuncia de Benedicto XVI y la elección de Francisco indican el soplo del viento de Dios”

(Infomadrid/Ep).- El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha defendido la perma-

nencia de capillas en las universidades públicas españolas para atender la

demanda de los estudiantes cristianos y ha animado al resto de confesiones a

pedir sus propios lugares de culto en las universidades si tienen muchos

estudiantes que lo solicitan. Al tiempo, ha subrayado que “Francisco desea

completar la reforma de la Iglesia soñada por el Concilio Vaticano II”.

Gracias, Señor, por toda la Iglesia inquieta.20150702_213001
Imágenes del día de ayer.20150702_200242 20150702_200247 20150702_200257 20150702_200301 20150702_212647 20150702_212659

 20150702_212804

Yaveh provee

Jueves de la decimotercera semana del tiempo ordinario

¿Ha existido, existe alguien a lo largo de la Historia de la Salvación que entienda este capítulo de la Palabra de Dios, tan conocido, reflexionado y rezado por todos? Cuestionamos. Ante cualquier situación difícil de entender, de esas que a  todos nos llega o nos llegará en algún momento, ¿podemos decir que ante ellas hemos confiado y respondido, nos preparamos para responder como lo hizo Abraham?

Libro de Génesis 22,1-19. 
Después de estos acontecimientos, “Dios puso a prueba a Abraham “¡Abraham!”, le dijo. El respondió: “Aquí estoy”.
Entonces Dios le siguió diciendo: “Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moria, y ofrécelo en holocausto sobre la montaña que yo te indicaré”.
A la madrugada del día siguiente, Abraham ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus servidores y a su hijo Isaac, y después de cortar la leña para el holocausto, se dirigió hacia el lugar que Dios le había indicado.
Al tercer día, alzando los ojos, divisó el lugar desde lejos, y dijo a sus servidores: “Quédense aquí con el asno, mientras yo y el muchacho seguimos adelante. Daremos culto a Dios, y después volveremos a reunirnos con ustedes”.
Abraham recogió la leña para el holocausto y la cargó sobre su hijo Isaac; él, por su parte, tomó en sus manos el fuego y el cuchillo, y siguieron caminando los dos juntos.
Isaac rompió el silencio y dijo a su padre Abraham: “¡Padre!”. El respondió: “Sí, hijo mío”. “Tenemos el fuego y la leña, continuó Isaac, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?”.
“Dios proveerá el cordero para el holocausto”, respondió Abraham. Y siguieron caminando los dos juntos.
Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, Abraham erigió un altar, dispuso la leña, ató a su hijo Isaac, y lo puso sobre el altar encima de la leña. Luego extendió su mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.
Pero el Ángel del Señor lo llamó desde el cielo: “¡Abraham, Abraham!”. “Aquí estoy”, respondió él.
Y el Angel le dijo: “No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único”.
Al levantar la vista, Abraham vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.
Abraham llamó a ese lugar: “El Señor proveerá”, y de allí se origina el siguiente dicho: “En la montaña del Señor se proveerá”.
Luego el Angel del Señor llamó por segunda vez a Abraham desde el cielo,
y le dijo: “Juro por mí mismo – oráculo del Señor – : porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único, Yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos,
y por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, ya que has obedecido mi voz”.
Abraham regresó a donde estaban sus servidores. Todos juntos se fueron a Berseba, y Abraham residió allí.

Salmo 115(113B),1-2.3-4.5-6.8-9. 
No nos glorifiques a nosotros, Señor:
glorifica solamente a tu Nombre,
por tu amor y tu fidelidad.
¿Por qué han de decir las naciones:

«¿Dónde está su dios?»
Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra
él hace todo lo que quiere.
Los ídolos, en cambio, son plata y oro,

obra de las manos de los hombres.
Tienen boca pero no hablan,
ojos, pero no ven ,
tienen orejas, pero no oyen,

tienen nariz, pero no huelen.
Como ellos serán los que los fabrican,
los que ponen en ellos su confianza.
Pueblo de Israel, confía en el Señor:

él es tu ayuda y tu escudo;

Evangelio según San Mateo 9,1-8. 
Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad.
Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: “Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados”.
Algunos escribas pensaron: “Este hombre blasfema”. Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: “¿Por qué piensan mal?
¿Qué es más fácil decir: ‘Tus pecados te son perdonados’, o ‘Levántate y camina’? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados -dijo al paralítico- levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.
El se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres.

*************************************************************************************************

“Aquí estoy”, respondió Abraham, cuando el Señor le dijo: “Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; y ofrécelo en holocausto”.
“¡Padre!”, ¿dónde está el cordero para el holocausto?”. “Dios proveerá, respondió Abraham.

Abraham tomó el cuchillo para inmolar a su hijo. El Ángel del Señor lo llamó: “¡Abraham, Abraham!”. “Aquí estoy”. respondió él.
Y el Angel le dijo: “No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único”.

“Juro por Mí mismo; porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único, Yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar“.

“Ten confianza, hijo, Yo estoy contigo”.

¿Quién puede darnos esa confianza, sino solo Dios?  

¿De cuántas distintas maneras y situaciones nos puede estar pidiendo Dios que sacrifiquemos lo mejor que está en nuestro corazón, al hijo que ha parido nuestra mente, la que no estamos dispuestos a cambiar, dada la responsabilidad que sentimos personalmente con lo que pensamos y que está lejos de lo que Dios nos pide? ¿Qué pudiéramos entender, qué diríamos de cuanto está ocurriendo en nuestra historia, en la que no sacrificamos “nuestra visión”a pesar de estar pidiéndonoslo Dios, que contiene en su conjunto, gozo y lealtad para todos?

Boletín de Religión Digital

“ESTÁ CONTENTO, CANSADO PERO LÚCIDO”, SUBRAYAN SUS COLABORADORES MÁS ESTRECHOS

Pedro Casaldáliga: “Sigo con mi hermano Párkinson”

JOSÉ MARÍA CONCEPCIÓN Y MARI PEPA RABA HABLARON HOY CON EL PROFETA DE LA AMAZONÍA

(Jesús Bastante).- Acompañan a Pedro Casaldáliga desde hace más de 30 años. Durante su marcha temporal de Sao Félix de Araguaia, hace dos años, tras recibir amenazas de muerte, estuvieron a su lado. Son sus ojos y su voz, ahora que el maldito Párkinson avanza, inexorable. José María Concepción y Mari Pepa Raba hablaron esta misma tarde con el profeta de la Amazonía, preocupados tras algunas noticias que hablaban de un importante agravamiento de la enfermedad: “Sigo con mi hermano Párkinson”, les dijo.

[ZS150701] El mundo visto desde Roma

Francisco

  • Francisco muestra su cercanía al pueblo griego
    Recuerda que la dignidad de la persona debe permanecer en el centro de cualquier debate político. El domingo 5 de julio los griegos deciden con un referéndum si quieren llegar a un acuerdo económico con la Unión Europea
  • Las andanzas del padre Bergoglio en donde ahora regresa como Papa
    Se van conociendo algunas anécdotas del actual Pontífice en sus viajes  a Ecuador, Bolivia y Paraguay.
  • A continuación presentamos y comentamos imágenes de Ciudad Joven III Galilea. Nos están recordando momentos inesperados y olvidados, como siempre en esta historia. De una forma anárquica, como siempre, mostramos imágenes que se nos manifiestan con sencillez. En ellas contemplamos y celebramos tantas vivencias que durante años nos vienen sucediendo. En las secuencias de Oración y Convivencia que estamos viviendo, descubrimos tantas realidades inconscientes, momentos de tristeza, de alegría, de dudas e incertidumbres… vividas anteriormente. En ellas, con muchas dificultades para referirlas y atestiguarlas, el respeto y el Amor entre sus miembros imposibilitaron adentrarnos en las raíces y causas que impidieron poner en práctica lo que de Palabra recibida contenía de rescate, en la misión que Dios puso en nosotros.
  • Gracias, Señor, porque ahora, al recoger cuanto Tú nos estás manifestando a través de las respuestas que todos están aportando, tras dialogarlas contigo en el Sagrario, nos damos cuenta y encontramos el valor de la Gracia que supone está esta nueva experiencia sin control por parte de nadie, pero abierta, confiada y valiente. Dános tu Luz y la firmeza que nos hagan continuar seguir teniendo a todos el respeto y el Amor de siempre. Y junto a esto, contemplar tu encargo, reconocer y valorar la misión concreta y comprometida que nos has dado ante la Iglesia y la Humanidad. Esto, solo posible “en espíritu y en Verdad”, conociendo, desarrollando y respondiendo desde la madurez que encierra la espiritualidad recibida y la acción a la que – desde lo mejor de todos – fuimos respondiendo sin conciencia de su trascendencia., reconocida en tantas situaciones vividas a lo largo del tiempo.
IMG_4215

Este es “El Periódico”, en el que se recoge algo de lo mucho que estamos viviendo.

IMG_4203

Así está el cielo en Galilea. ¿Es posible mayor Belleza?

IMG_4200

Tras responder a lo que Dios ha movido nuestro corazón, de nuevo En Camino.

IMG_4204 IMG_4198 IMG_4194 IMG_4189 IMG_4181 IMG_4177 IMG_4174 IMG_4162 IMG_4160 IMG_4157 IMG_4156 20150701_075447

“Sobran propagandistas y faltan testigos”

 “A Dios le sobran propagandistas y le faltan testigos”… IMG_4120

… Más que nunca urgen personas que cada día reavivan su vocación y muestran el Espíritu y la Verdad de la Palabra. Esos, en ningún caso nada les es ajeno ni circunstancial. No entran en competitividad escondida, y en ninguno de sus actos y pensamientos dejan de contemplar la senda de la Libertad, la incondicionalidad y la Misericordia.

Miércoles de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Libro de Génesis 21,5.8-20.
Abraham tenía entonces cien años de edad.
El niño creció y fue destetado, y el día en que lo destetaron, Abraham ofreció un gran banquete.
Sara vio que el hijo de Agar, la egipcia, jugaba con su hijo Isaac.
Entonces dijo a Abraham: “Echa a esa esclava y a su hijo, porque el hijo de esa esclava no va a compartir la herencia con mi hijo Isaac”.
Esto afligió profundamente a Abraham, ya que el otro también era hijo suyo.
Pero Dios le dijo: “No te aflijas por el niño y por tu esclava. Concédele a Sara lo que ella te pide, porque de Isaac nacerá la descendencia que llevará tu nombre.
Y en cuanto al hijo de la esclava, yo haré de él una gran nación, porque también es descendiente tuyo”.
A la madrugada del día siguiente, Abraham tomó un poco de pan y un odre con agua y se los dio a Agar; se los puso sobre las espaldas, y la despidió junto con el niño. Ella partió y anduvo errante por el desierto de Berseba.
Cuando se acabó el agua que llevaba en el odre, puso al niño debajo de unos arbustos,
y fue a sentarse aparte, a la distancia de un tiro de flecha, pensando: “Al menos no veré morir al niño”. Y cuando estuvo sentada aparte, prorrumpió en sollozos.
Dios escuchó la voz del niño, y el Angel de Dios llamó a Agar desde el cielo: “¿Qué te pasa, Agar?”, le dijo. “No temas, porque Dios ha oído la voz del niño que está ahí.
Levántate, alza al niño y estréchalo bien en tus brazos, porque yo haré de él una gran nación”.
En seguida Dios le abrió los ojos, y ella divisó un pozo de agua. Fue entonces a llenar el odre con agua y dio de beber al niño.
Dios acompañaba al niño y este fue creciendo. Su morada era el desierto, y se convirtió en un arquero experimentado.

Salmo 34(33),7-8.10-11.12-13.
Este pobre hombre invocó al Señor:
él lo escuchó y lo salvó de sus angustias.
El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.

Teman al Señor, todos sus santos,
porque nada faltará a los que lo temen.
Los ricos se empobrecen y sufren hambre,
pero los que buscan al Señor no carecen de nada.

Vengan, hijos, escuchen:
voy a enseñarles el temor del Señor.
¿Quién es el hombre que ama la vida
y desea gozar de días felices?

Evangelio según San Mateo 8,28-34.
Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino.
Y comenzaron a gritar: “¿Que quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?”
A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo.
Los demonios suplicaron a Jesús: “Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara”.
El les dijo: “Vayan”. Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron.
Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados.
Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio.

«Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestros corazones» (Col 3,15)

Revestíos de Ternura, ceñíos con el Amor, y la Palabra final sea la Palabra de Dios.

Que la Palabra de Dios habite en plenitud en todos los corazones.

Para hacer pensar, para recordar la historia, para reflexionar sobre cual es el tesoro de nuestro corazón mientras caminamos y van quedando días atrás…

 “A Dios le sobran propagandistas y le faltan testigos”… IMG_4117

[ZS150630] El mundo visto desde Roma

“A Dios le sobran propagandistas y le faltan testigos” 
R.Trossero


Santa Sede

Francisco

Señor, quiero ser como Tú

20150627_115201 - copia - copia

Martes de la decimotercera semana del tiempo ordinario

Libro de Génesis 19,15-29.
Al despuntar el alba, los ángeles instaron a Lot, diciéndole: “¡Vamos! Saca a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí, para que no seas aniquilado cuando la ciudad reciba su castigo”.
Como él no salía de su asombro, los hombres lo tomaron de la mano, lo mismo que a su esposa y a sus dos hijas, y lo sacaron de la ciudad para ponerlo fuera de peligro, porque el Señor tuvo compasión de él.
Después que lo sacaron, uno de ellos dijo: “Huye, si quieres salvar la vida. No mires hacia atrás, ni te detengas en ningún lugar de la región baja. Escapa a las montañas, para no ser aniquilado”.
Lot respondió: “No, por favor, Señor mío.
Tú has sido bondadoso con tu servidor y me has demostrado tu gran misericordia, salvándome la vida. Pero yo no podré huir a las montañas, sin que antes caigan sobre mí la destrucción y la muerte.
Aquí cerca hay una ciudad – es una población insignificante – donde podré refugiarme. Deja que me quede en ella, ya que es tan pequeña, y así estaré a salvo”.
Entonces él le respondió: “Voy a complacerte una vez más: no destruiré la ciudad de la que hablas.
Pero apúrate; refúgiate en ella, porque no podré hacer nada hasta que llegues allí”. Por eso la ciudad recibió el nombre de Soar, que significa “pequeño poblado”.
Cuando el sol comenzó a brillar sobre la tierra, Lot entró en Soar.
Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego que descendían del cielo.
Así destruyó esas ciudades y toda la extensión de la región baja, junto con los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo.
Y como la mujer de Lot miró hacia atrás, quedó convertida en una columna de sal.
A la madrugada del día siguiente, Abraham regresó al lugar donde había estado en la presencia del Señor.
Cuando dirigió su mirada hacia Sodoma, Gomorra y toda la extensión de la región baja, vio un humo que subía de la tierra, como el humo de un horno.
Así, cuando Dios destruyó las ciudades de la región baja, se acordó de Abraham, librando a Lot de la catástrofe con que arrasó las ciudades donde él había vivido.

Salmo 26(25),2-3.9-10.11-12.
Examíname, Señor, y pruébame,
sondea hasta lo más íntimo de mi ser;
porque tu amor está siempre ante mis ojos,
y yo camino en tu verdad.

No me incluyas entre los pecadores
ni entre los hombres sanguinarios:
ellos tienen las manos llenas de infamia,
y su derecha está repleta de sobornos.

Yo, en cambio, procedo íntegramente:
líbrame y concédeme tu gracia.
Mis pies están firmes sobre el camino llano,
y en la asamblea bendeciré al Señor.

Evangelio según San Mateo 8,23-27.
Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron.
De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía.
Acercándose a él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: “¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!”.
El les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?”. Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma.
Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: “¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?”.

************************************************************************************************

Señor mío. Tú has sido bondadoso con tu servidor y me has demostrado tu gran misericordia, salvándome la vida.
20150629_132537 - copia
Examíname, Señor, y pruébame,
sondea hasta lo más íntimo de mi ser;
porque tu amor está siempre ante mis ojos,
y yo camino en tu verdad.

Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: “¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?”.

¿Qué haremos en Su Nombre que no podamos realizar, si lo que hacemos nace según nos lo pide en Espíritu y en Verdad?

20150624_230705 - copia (2) - copia

Siempre en camino y rezando, con el corazón en toda la humanidad

20150624_230508 - copia - copia

Para que todos vivamos en Paz

20150624_230537 - copia - copia

Para que todos vivamos el Espíritu del Todos Juntos

IMG_3937

Aquí se rezó al Señor en Ciudad Joven 1978, en Aracena, Huelva

20150627_115201 - copia - copia

Aquí estamos rezando y manifestando cómo ha sido la historia y cómo la estamos viviendo

20150628_133026 - copia

¡Qué paradoja! La verja, y la rosa atrapada, y al mismo tiempo alegrando y dando Vida al ambiente.

20150628_211036 - copia

Nada es mucho cuando se recibe del Señor.

20150628_211447 - copia

Donde Dios pone a las personas que no las quite el hombre

20150628_230340 - copia

Gracias, Señor por lo mucho y distinto que nos das. Te pedimos que sepamos corresponderte como Tú has querido.

20150629_114051 - copia

¿Quién bajará de la cruz a tanto Cristo sufriente?

Damos gracias a PAX TV, a los que recordamos como una etapa preciosa, incisiva y de mucha trascendencia en esta historia de historias. El reportaje que elaboraron tras el paso de Brotes de Olivo por Lima ha alcanzado en la pasada noche 20.000 visitas. Lo ponemos en manos de Dios y le pedimos que lo que en él se vislumbra y nos compromete gozosamente tenga el gozoso compromiso y la repercusión que Dios espera, en bien de todo lo que viene sucediendo desde hace 44 años.
Gracias, Señor

¿Quieres ser pescador?

20150626_141957

Solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles

Libro de los Hechos de los Apóstoles 12,1-11.
Por aquel entonces, el rey Herodes hizo arrestar a algunos miembros de la Iglesia para maltratarlos.
Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan,
y al ver que esto agradaba a los judíos, también hizo arrestar a Pedro. Eran los días de “los panes Acimos”.
Después de arrestarlo, lo hizo encarcelar, poniéndolo bajo la custodia de cuatro relevos de guardia, de cuatro soldados cada uno. Su intención era hacerlo comparecer ante el pueblo después de la Pascua.
Mientras Pedro estaba bajo custodia en la prisión, la Iglesia no cesaba de orar a Dios por él.
La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre dos soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión.
De pronto, apareció el Angel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El Angel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: “¡Levántate rápido!”. Entonces las cadenas se le cayeron de las manos.
El Angel le dijo: “Tienes que ponerte el cinturón y las sandalias” y Pedro lo hizo. Después le dijo: “Cúbrete con el manto y sígueme”.
Pedro salió y lo seguía; no se daba cuenta de que era cierto lo que estaba sucediendo por intervención del Angel, sino que creía tener una visión.
Pasaron así el primero y el segundo puesto de guardia, y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y anduvieron hasta el extremo de una calle, y en seguida el Angel se alejó de él.
Pedro, volviendo en sí, dijo: “Ahora sé que realmente el Señor envió a su Angel y me libró de las manos de Herodes y de todo cuanto esperaba el pueblo judío”.

Salmo 34(33),2-3.4-5.6-7.8-9.
Bendeciré al Señor en todo tiempo,
su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor:
que lo oigan los humildes y se alegren.

Glorifiquen conmigo al Señor,
alabemos su Nombre todos juntos.
Busqué al Señor: él me respondió
y me libró de todos mis temores.

Miren hacia él y quedarán resplandecientes,
y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor:
él lo escuchó y lo salvó de sus angustias.

El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en él se refugian!

Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 4,6-8.17-18.
Querido hermano:
Yo ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima:
he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe.
Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese Día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su Manifestación.
Pero el Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león.
El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén.

Evangelio según San Mateo 16,13-19.
Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”.
Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”.
“Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?”.
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.
Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”.

*************************************************************************************************

La Iglesia no cesaba de orar

El Ángel del Señor acampa
en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en él se refugian!

Yo estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima:
he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe.

20150626_085639

Seguidme, y seréis pescadores de hombres

20150624_230705 - copia

Os llamo para que hagáis discípulos míos a toda la humanidad. Id ligeros de equipaje

IMG_4009

Las aguas tumultuosas, a vuestro paso serán serenas.

20150624_230403

De todos los pueblos debéis construir una sola familia.

20150624_230127

Lo conseguiréis buscando y descubriendo en todo y en todos el Espíritu, que YO os enviaré. Sin Él nunca conseguiréis nada.

IMG_3620

Al abrazar la mano del otro, ¿sentimos en ella a toda la Humanidad?

IMG_3711

¿Llegará el día en que no haya que convocar eventos de estos para auxiliar a los que no tienen nada?


20150627_134343
20150627_145512 20150627_193147 IMG_3948

No temas, cree.

 

Décimotercer Domingo del tiempo ordinario

Libro de la Sabiduría 1,13-15.2,23-24.
Porque Dios no ha hecho la muerte ni se complace en el perdición de los vivientes. El ha creado todas las cosas para que subsistan; las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas ningún veneno mortal y la muerte no ejerce su dominio sobre la tierra. Porque la justicia es inmortal.
Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y lo hizo a imagen de su propia naturaleza, pero por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo, y los que pertenecen a él tienen que padecerla.

Salmo 30(29),2.4.5-6.11.12a.13b.
Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste
y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí.
Tú, Señor, me levantaste del Abismo

y me hiciste revivir,
cuando estaba entre los que bajan al sepulcro.
Canten al Señor, sus fieles;

den gracias a su santo Nombre,
porque su enojo dura un instante,
y su bondad, toda la vida:

si por la noche se derraman lágrimas,
por la mañana renace la alegría.
«Escucha, Señor, ten piedad de mí;

ven a ayudarme, Señor.»
Tú convertiste mi lamento en júbilo,
¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente!

Carta II de San Pablo a los Corintios 8,7.9.13-15.
Y ya que ustedes se distinguen en todo: en fe, en elocuencia, en ciencia, en toda clase de solicitud por los demás, y en el amor que nosotros les hemos comunicado, espero que también se distingan en generosidad.
Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza.
No se trata de que ustedes sufran necesidad para que otros vivan en la abundancia, sino de que haya igualdad.
En el caso presente, la abundancia de ustedes suple la necesidad de ellos, para que un día, la abundancia de ellos supla la necesidad de ustedes. Así habrá igualdad,
de acuerdo con lo que dice la Escritura: El que había recogido mucho no tuvo de sobra, y el que había recogido poco no sufrió escasez.

Evangelio según San Marcos 5,21-43.
Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y él se quedó junto al mar.
Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, rogándole con insistencia: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva”.
Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados. Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor.
Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, porque pensaba: “Con sólo tocar su manto quedaré curada”.
Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal.
Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: “¿Quién tocó mi manto?”. Sus discípulos le dijeron: “¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?”. Pero él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido.
Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad. Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad”.
Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: “Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?”.
Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: “No temas, basta que creas”. 
Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba.
Al entrar, les dijo: “¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme”. Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba.
La tomó de la mano y le dijo: “Talitá kum”, que significa: “¡Niña, yo te lo ordeno, levántate”.
En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro, y él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que le dieran de comer.

*************************************************************************************************

Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y por ello lo hizo a imagen de su propia naturaleza. 

El ha creado todas las cosas para que subsistan, y nos ha llamado para que demos frutos abundantes y perseveremos en Su Plan.

Canten al Señor, sus fieles;
den gracias a su santo Nombre,
porque su enojo dura un instante,
y su bondad, toda la vida:

«Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor.»

Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza.

https://www.youtube.com/watch?v=QUuaiVj0HcE

“Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz. “No temas, basta que creas”.

 «Despertad. Os he creado, juntos, sois YO en medio de todos los hombres. ¿Por qué en vez de gozarlo y hacerlo, os fijáis en vuestras diferencias, y tratáis de anular lo que YO hice en cada uno de vosotros? Levantaos»

IMG_4076

En Galilea, los últimos que ha aparecido


IMG_4078 IMG_4081 IMG_4084




20150627_104358
20150627_114002 20150627_114042 20150627_134336 20150627_134353 20150627_145512 20150627_145841 20150627_150220 20150627_150225 20150627_172645 20150627_175415 IMG_3860 IMG_4004 IMG_4049 IMG_4061 IMG_4064