¿Sientes derramado sobre ti la Luz del Espíritu de Dios?

No sigáis utilizando los paraguas individuales y de distintos colores, que al hacerlo, apagáis la Luz del Espíritu, y sin ella es imposible generar la Comunión.  Mañana hablaremos de esto y de Segovia. Tenemos dificultades, y por ello pedimos perdón

Domingo de la cuarta semana de Cuaresma

Primer Libro de Samuel 16,1b.6-7.10-13a.
El Señor dijo a Samuel: “¡Llena tu frasco de aceite y parte! Yo te envío a Jesé, el de Belén, porque he visto entre sus hijos al que quiero como rey”.
Cuando ellos se presentaron, Samuel vio a Eliab y pensó: “Seguro que el Señor tiene ante él a su ungido”.
Pero el Señor dijo a Samuel: “No te fijes en su aspecto ni en lo elevado de su estatura, porque yo lo he descartado. Dios no mira como mira el hombre; porque el hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón”.
Así Jesé hizo pasar ante Samuel a siete de sus hijos, pero Samuel dijo a Jesé: “El Señor no ha elegido a ninguno de estos”.
Entonces Samuel preguntó a Jesé: “¿Están aquí todos los muchachos?”. El respondió: “Queda todavía el más joven, que ahora está apacentando el rebaño”. Samuel dijo a Jesé: “Manda a buscarlos, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que llegue aquí”.
Jesé lo hizo venir: era de tez clara, de hermosos ojos y buena presencia. Entonces el Señor dijo a Samuel: “Levántate y úngelo, porque es este”.
Samuel tomó el frasco de óleo y lo ungió en presencia de sus hermanos. Y desde aquel día, el espíritu del Señor descendió sobre David.

Salmo 23(22),1-3a.3b-4.5.6.
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.
El me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque Tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.
Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;

unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

Carta de San Pablo a los Efesios 5,8-14.
Hermanos:
Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz.
Ahora bien, el fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.
Sepan discernir lo que agrada al Señor, y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia.
Es verdad que resulta vergonzoso aun mencionar las cosas que esa gente hace ocultamente.
Pero cuando se las pone de manifiesto, aparecen iluminadas por la luz,
porque todo lo que se pone de manifiesto es luz. Por eso se dice: Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.

Evangelio según San Juan 9,1-41.
Jesús, al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento.
Sus discípulos le preguntaron: “Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?”.
“Ni él ni sus padres han pecado, respondió Jesús; nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios.
Debemos trabajar en las obras de aquel que me envió, mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar.
Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo”.
Después que dijo esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva y lo puso sobre los ojos del ciego,
diciéndole: “Ve a lavarte a la piscina de Siloé”, que significa “Enviado”. El ciego fue, se lavó y, al regresar, ya veía.
Los vecinos y los que antes lo habían visto mendigar, se preguntaban: “¿No es este el que se sentaba a pedir limosna?”.
Unos opinaban: “Es el mismo”. “No, respondían otros, es uno que se le parece”. El decía: “Soy realmente yo”.
Ellos le dijeron: “¿Cómo se te han abierto los ojos?”.
El respondió: “Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, lo puso sobre mis ojos y me dijo: ‘Ve a lavarte a Siloé’. Yo fui, me lavé y vi”.
Ellos le preguntaron: “¿Dónde está?”. El respondió: “No lo sé”.
El que había sido ciego fue llevado ante los fariseos.
Era sábado cuando Jesús hizo barro y le abrió los ojos.
Los fariseos, a su vez, le preguntaron cómo había llegado a ver. El les respondió: “Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo”.
Algunos fariseos decían: “Ese hombre no viene de Dios, porque no observa el sábado”. Otros replicaban: “¿Cómo un pecador puede hacer semejantes signos?”. Y se produjo una división entre ellos.
Entonces dijeron nuevamente al ciego: “Y tú, ¿qué dices del que te abrió los ojos?”. El hombre respondió: “Es un profeta”.
Sin embargo, los judíos no querían creer que ese hombre había sido ciego y que había llegado a ver, hasta que llamaron a sus padres
y les preguntaron: “¿Es este el hijo de ustedes, el que dicen que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?”.
Sus padres respondieron: “Sabemos que es nuestro hijo y que nació ciego,
pero cómo es que ahora ve y quién le abrió los ojos, no lo sabemos. Pregúntenle a él: tiene edad para responder por su cuenta”.
Sus padres dijeron esto por temor a los judíos, que ya se habían puesto de acuerdo para excluir de la sinagoga al que reconociera a Jesús como Mesías.
Por esta razón dijeron: “Tiene bastante edad, pregúntenle a él”.
Los judíos llamaron por segunda vez al que había sido ciego y le dijeron: “Glorifica a Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador”.
“Yo no sé si es un pecador, respondió; lo que sé es que antes yo era ciego y ahora veo”.
Ellos le preguntaron: “¿Qué te ha hecho? ¿Cómo te abrió los ojos?”.
El les respondió: “Ya se lo dije y ustedes no me han escuchado. ¿Por qué quieren oírlo de nuevo? ¿También ustedes quieren hacerse discípulos suyos?”.
Ellos lo injuriaron y le dijeron: “¡Tú serás discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés!
Sabemos que Dios habló a Moisés, pero no sabemos de donde es este”.
El hombre les respondió: “Esto es lo asombroso: que ustedes no sepan de dónde es, a pesar de que me ha abierto los ojos.
Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí al que lo honra y cumple su voluntad.
Nunca se oyó decir que alguien haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento.
Si este hombre no viniera de Dios, no podría hacer nada”.
Ellos le respondieron: “Tú naciste lleno de pecado, y ¿quieres darnos lecciones?”. Y lo echaron.
Jesús se enteró de que lo habían echado y, al encontrarlo, le preguntó: “¿Crees en el Hijo del hombre?”.
El respondió: “¿Quién es, Señor, para que crea en él?”.
Jesús le dijo: “Tú lo has visto: es el que te está hablando”.
Entonces él exclamó: “Creo, Señor”, y se postró ante él.
Después Jesús agregó: “He venido a este mundo para un juicio: Para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven”.
Los fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: “¿Acaso también nosotros somos ciegos?”.
Jesús les respondió: “Si ustedes fueran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen: ‘Vemos’, su pecado permanece”.

****************************************************************************************************

“Levántate y úngelo, porque es este”. El Espíritu en Samuel ungió a David en presencia de sus hermanos. Y desde aquel día, el Espíritu del Señor descendió sobre David.

 
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz. El fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.

Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.

Debemos trabajar en las obras de Aquel que nos envió la Luz. Cuando llega la noche nadie puede trabajar.
Mientras estoy en el mundo, Yo Soy la luz del mundo”.

“Cristo es la Luz, imagen del Dios invisible…; En él fueron creadas todas las cosas”.

¿Sientes derramada sobe ti la Luz del Espíritu de Dios?

ENMANUEL, DIOS DE LA TIERRA.

Resultado de imagen de FOTOS DIOS DE LA TIERRA

Solemnidad de la Anunciación del Señor

Libro de Isaías 7,10-14.8,10b.
Una vez más, el Señor habló a Ajaz en estos términos:
«Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas».
Pero Ajaz respondió: «No lo pediré ni tentaré al Señor.»
Isaías dijo: «Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios?.
Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel.
Hagan un proyecto: ¡fracasará! Digan una palabra: ¡no se realizará! Porque Dios está con nosotros.

Salmo 40(39),7-8.9.10.11.
Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
entonces dije: «Aquí estoy».

En el libro de la Ley está escrito
lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón».

Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,
Tú lo sabes, Señor.

No escondí tu justicia dentro de mí,
proclamé tu fidelidad y tu salvación,
y no oculté a la gran asamblea
tu amor y tu fidelidad.

Carta a los Hebreos 10,4-10.
Hermanos:
Es imposible que la sangre de toros y chivos quite los pecados.
Por eso, Cristo, al entrar en el mundo, dijo:
“Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo.
No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios.
Entonces dije:
Aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer, Dios, tu voluntad.”
El comienza diciendo: Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley.
Y luego añade: Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo.
Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Evangelio según San Lucas 1,26-38.
El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”.
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”.
María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”.
El Ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes,
porque no hay nada imposible para Dios”.
María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Ángel se alejó.

****************************************************************************************************

La palabra de Dios se viene sucediendo a través de los siglos en medio de todas las situaciones y circunstancias. En esta “Historia de historias”, la Vida se nos ha manifestado con insistencia inusual recordándonos la Luz a todos:

“Cuando en verdad seáis UNO, en la tierra me verá mi pueblo,                       porque juntos conMigo sois YO, Enmanuel, el mismo Dios del cielo.                       Y de todo eso que me piden, dádselo vosotros, ¡de lo vuestro!                                YO desde los cielos no haré milagros, vosotros, Dios de la tierra, hacedlos.

«Escuchen todos: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansan también a Dios?
El Señor os ha dado un signo. Su acción sobre una joven llamada María dará al mundo a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel: Dios de la tierra.

En el libro de la Ley está escrito
lo que tenéis que hacer:
amad a Dios en todos y haréis su voluntad,
Su ley está en vuestro corazón».

No escondáis su justicia dentro de vosotros,
proclamad su fidelidad y su salvación,
y no oculten a la gran asamblea
su amor y su fidelidad, diciendo:

“Dios, aquí estoy para hacer tu voluntad.”

Fue María la que dijo: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”.

 

 

 

Todos somos templos del Espíritu  santo y morada de Dios

Hoy, en la

Rosy, acompañada por otros hijos, nietos, y muchos más, orará, vivirá y guardará todo en su corazón.

¡Ojalá mi pueblo me escuchara, y Jerusalém siguiera mis caminos!

 

¿Cómo podremos vivir la cuaresma que Dios quiere, si el Dios de la Tierra que somos no lo reconocemos Todos Juntos? ¿Cómo, si cada quién, comunidad, arciprestazgo o diócesis trata de vivirla según su visión, y no la vive como ÉL la vivió?

 

 

 

 

¡Ojalá mi pueblo me escuchara, y Jerusalém siguiera mis caminos!

Viernes de la tercera semana de Cuaresma

Libro de Oseas 14,2-10.
Así habla el Señor:
Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer.
Preparen lo que van decir y vuelvan al Señor. Díganle: “Borra todas las faltas, acepta lo que hay de bueno, y te ofreceremos el fruto de nuestros labios.
Asiria no nos salvará, ya no montaremos a caballo, ni diremos más “¡Dios nuestro!” a la obra de nuestras manos, porque sólo en ti el huérfano encuentra compasión”.
Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos.
Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano; sus retoños se extenderán, su esplendor será como el del olivo y su fragancia como la del Líbano.
Volverán a sentarse a mi sombra, harán revivir el trigo, florecerán como la viña, y su renombre será como el del vino del Líbano.
Efraím, ¿qué tengo aún que ver con los ídolos? Yo le respondo y velo por él. Soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto.
¡Que el sabio comprenda estas cosas! ¡Que el hombre inteligente las entienda! Los caminos del Señor son rectos: por ellos caminarán los justos, pero los rebeldes tropezarán en ellos.

Salmo 81(80),6c-8a.8bc-9.10-11ab.14.17.
Oigo una voz desconocida que dice:
Yo quité el peso de tus espaldas
y tus manos quedaron libres de la carga.
Clamaste en la aflicción, y te salvé.

Te respondí oculto entre los truenos,
aunque me provocaste junto a las aguas de Meribá.
Oye, pueblo mío, yo atestiguo contra ti,
¡ojalá me escucharas, Israel!

No tendrás ningún Dios extraño,
no adorarás a ningún dios extranjero:
yo, el Señor, soy tu Dios,
que te hice subir de la tierra de Egipto.

¡Ojalá mi pueblo me escuchara,
e Israel siguiera mis caminos!
Yo alimentaría a mi pueblo con lo mejor del trigo
y lo saciaría con miel silvestre.

Evangelio según San Marcos 12,28b-34.
Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?».
Jesús respondió: “El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.
El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos”.
El escriba le dijo: “Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él,
y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”.
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

****************************************************************************************************
No es posible amar al Dios que no vemos si no amamos al Dios que vemos en cada prójimo

Imágenes integradas 1

EN HUELVA, RETIRO DE CUARESMA PARA SEGLARES

Desde la Delegación de Apostolado Seglar recordamos las palabras del Papa Francisco en su Mensaje para esta Cuaresma: “es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.”                                                                                                                     No queremos hacer oídos sordos a esta llamada, y ayudarnos todos a todos a descubrir cómo “el otro y la Palabra es un don para mí y para todos”.

Por ello, no debemos perdernos esta oportunidad destinado a todos los seglares de la diócesis: parroquianos, catequistas, profesores, agentes de pastoral, grupos de lectura creyente, matrimonios, hermandades, etc. el próximo SÁBADO 1 de Abril, de 10:30 a 13:30 aprox. en el Seminario Diocesano, dirigido por Isaac Moreno Sanz, párroco de Sagrada Familia y Beata Eusebia.

Solo el Agua Viva nos hará conocer el Don de Dios que resucitará al único y mismo Dios que une el cielo y la tierra.

Que ésta sea la cuaresma que Dios quiere de Todos, para que vivamos todos la pasión que necesitamos, y resucitemos Todos Juntos como Dios de la Tierra.

https://www.youtube.com/watch?v=CeTveWmkwSs

 

¿Somos cristianos flojos, volátiles?¿Toleramos la esencia de la Palabra?

Un cristiano no puede ser flojo, ni volátil, Francisco.

Predica la Palabra a tiempo y a destiempo. Hemos inventado doctrinas por ser intolerantes con la esencia de la Palabra. IITim 4, 1-5.

Jueves de la tercera semana de Cuaresma

Libro de Jeremías 7,23-28.
Así habla el Señor:
Esta fue la orden que les di: Escuchen mi voz, así yo seré su Dios y ustedes serán mi Pueblo; sigan por el camino que yo les ordeno, a fin de que les vaya bien.
Pero ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que obraron según sus designios, según los impulsos de su corazón obstinado y perverso; se volvieron hacia atrás, no hacia adelante.
Desde el día en que sus padres salieron de Egipto hasta el día de hoy, yo les envié a todos mis servidores los profetas, los envié incansablemente, día tras día.
Pero ellos no me escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que se obstinaron y obraron peor que sus padres.
Tú les dirás todas estas palabras y no te escucharán: los llamarás y no te responderán.
Entonces les dirás: “Esta es la nación que no ha escuchado la voz del Señor, su Dios, ni ha recibido la lección. La verdad ha desaparecido, ha sido arrancada de su boca”.

Salmo 95(94),1-2.6-7.8-9.
¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor,
aclamemos a la Roca que nos salva!
¡Lleguemos hasta él dándole gracias,
aclamemos con música al Señor!

¡Entren, inclinémonos para adorarlo!
¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros, el pueblo que él apacienta,
las ovejas conducidas por su mano.

Ojalá hoy escuchen la voz del Señor:
«No endurezcan su corazón como en Meribá,
como en el día de Masá, en el desierto,
cuando sus padres me tentaron y provocaron,
aunque habían visto mis obras.»

Evangelio según San Lucas 11,14-23.
Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada,
pero algunos de ellos decían: “Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios”.
Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: “Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.
Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul.
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces.
Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras,
pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.

****************************************************************************************************

La Palabra de Dios que se nos regala hoy, junto a la que en el fondo hablamos, contemplamos y somos todos cada día, las aprovecha Francisco para enviar un mensaje a quienes preparan y piensan ir a la JMJ de Panamá, diciéndoles:   “NUESTRA IGLESIA NO NECESITA DE MUJERES Y HOMBRES SOFÁ”, o sea: no seáis cristianos flojos, volátiles, desenamorados e intolerantes con la esencia de la Palabra. (IITim 4, 1-5).

Palabra de Dios de ayer, (Biblia):

  • Esta es la orden que YO os he dado: Escuchad mi voz, y así YO seré vuestro Dios y vosotros seréis mi Pueblo; seguid por el camino que os ordeno, a fin de que os vaya bien.
    Hasta el día de hoy, YO os he enviado a todos mis servidores los profetas, os lo envié incansablemente, día tras día.
    «No endurezcáis vuestro corazón
  • “Un reino donde hay luchas o des-entendimientos internos va a la ruina y sus casas caen una sobre otra”. Y si YO expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a vosotros.
  • El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.

***********************************************************************************************

«El Reino de Dios ha llegado a vosotros»

Y junto a lo anterior en torno a la Palabra en la Biblia, disponemos imágenes, noticias, recuerdos de nuestro tiempo actual. Alguien nos envía este escrito de Chiara Lubich, diciéndonos: He vuelto a releer este breve texto, que me sirve para mi vida… Te lo copio para que lo releas.

“Queridísimos jóvenes, no dejen que las dificultades, que sin duda existen y siempre existirán, los detengan; hagan de cada obstáculo, un trampolín de lanzamiento  hacia un amor más grande, más profundo, más verdadero!”.

Si siguen con un empuje renovado,  llevando el amor de Dios al mundo, realmente serán libres de sí mismos! 

Entonces sí que irán contra la corriente, es más, crearán una corriente novísima, en nuestro planeta, de amor, de fuego…” 

 

 “La Iglesia y la sociedad os necesitan. Con vuestros ideales, abrís caminos que nos llevan a un mundo mejor”. Francisco.

EL PAPA ENVÍA UN VIDEOMENSAJE A LOS QUE ORGANIZARÁN LA JMJ DE PANAMÁ 2019

“La Iglesia y la sociedad os necesitan. Con sus ideales, se abren caminos que nos llevan a un mundo mejor”

“NUESTRA IGLESIA NO NECESITA DE JÓVENES-SOFÁ”, AFIRMA. “LA IGLESIA NO ES UN FLASHMOB”

(J. B./RV).- “Queridos jóvenes: También Dios se fija en ustedes y los llama, y cuando lo hace está mirando todo el amor que son capaces de ofrecer”. El Papa Francisco ha enviado un videomensaje a los jóvenes panameños, que le esperan en la JMJ en 2019, en el que les anima a “mejorar el mundo, para dejar una huella que marque la historia, la de ustedes y la de muchos”.

Todos, con cualquier edad, en cualquier circunstancia y cualquier época, hemos de dar razón de la juventud del alma, porque en todas ellas Dios está en nosotros.

¡Qué alegría volver a casa!

Unos tienen la mirada, otros hacen de motor, y a todos se nos pide que seamos corazón.

Cuando al alba abro los ojos…

que sea nuestra vida la luz

¿Ojo, mano, razón, sentimiento…? ¡Qué miembro soy?

No podemos bajar la guardia, nuestra sed ha de beber cada mañana nuevas aguas…

¿Estoy utilizando debidamente mis talentos?

Pronto se necesitará un ladrón que robe la falta de amor de tantos que no lo perciben…

Nacida para ser… MADRE SOÑADA Cuando yo muera, quisiera que el alma, me dejara una eterna sonrisa reflejada en mi cara. Por una vida sencilla, por una vida ignorada, por el amor a mi esposo, por el cariño a mi casa, por el deseo ferviente de ser una “MADRE SOÑADA”.

Juntos cambiaremos el mundo este año.

“Enséñalas a tus hijos y a tus nietos.”

¿Quiénes, donde se gestaron los hijos? Cuántos, por pura Gracia de Dios, han nacido de nosotros, y no lo sabemos…?

 

¡Cuánta luz nos ha gestado el frío de la montaña…!

Ya está aquí la primavera con su explosión de vida y de belleza… Cuánta vida nos falta por vivir… Cuánta vida nos falta por dar…               La vida entera se da en un momento: cuando se nos pide…cuando se nos llama…      Cuando podemos dar, escuchar y amar concretamente a Jesús en el otro.

No lo dejemos para mañana… da tu vida de primavera ahora y aquí. Aquí y ahora.

Miércoles de la tercera semana de Cuaresma

Deuteronomio 4,1.5-9.
Moisés habló al pueblo, diciendo:
“Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica. Así ustedes vivirán y entrarán a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, el Dios de sus padres.
Tengan bien presente que ha sido el Señor, mi Dios, el que me ordenó enseñarles los preceptos y las leyes que ustedes deberán cumplir en la tierra de la que van a tomar posesión.
Obsérvenlos y pónganlos en práctica, porque así serán sabios y prudentes a los ojos de los pueblos, que al oir todas estas leyes, dirán: “¡Realmente es un pueblo sabio y prudente esta gran nación!”.
¿Existe acaso una nación tan grande que tenga sus dioses cerca de ella, como el Señor, nuestro Dios, está cerca de nosotros siempre que lo invocamos?.
¿Y qué gran nación tiene preceptos y costumbres tan justas como esta Ley que hoy promulgo en presencia de ustedes?.
Pero presta atención y ten cuidado, para no olvidar las cosas que has visto con tus propios ojos, ni dejar que se aparten de tu corazón un sólo instante. Enséñalas a tus hijos y a tus nietos.”

Salmo 147,12-13.15-16.19-20.
¡Glorifica al Señor, Jerusalén,
alaba a tu Dios, Sión!
El reforzó los cerrojos de tus puertas
y bendijo a tus hijos dentro de ti.

Envía su mensaje a la tierra,
su palabra corre velozmente;
reparte la nieve como lana
y esparce la escarcha como ceniza.

Revela su palabra a Jacob,
sus preceptos y mandatos a Israel:
a ningún otro pueblo trató así
ni le dio a conocer sus mandamientos.

Evangelio según San Mateo 5,17-19.
Jesús dijo a sus discípulos:
«No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.
Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.
El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.»

*************************************************************************************************

La Palabra de hoy insiste:

  • Presta atención y ten cuidado, para no olvidar las cosas que has visto con tus propios ojos, ni dejar que se aparten de tu corazón un sólo instante. Enséñalas a tus hijos y a tus nietos.”
  • “Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica.
  • Dios nos revela Su Palabra,
    sus preceptos y mandatos:
    a ningún otro pueblo trató así
    ni le dio a conocer sus mandamientos.
  • Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.

¿Te fías?

La teóloga brasileña María Clara Bingemer, en Boston

RD

Francisco no se limita a la Iglesia y a hablar de la salvación y de la eucaristía”

María Clara Bingemer: “La teología de este Papa no se hace en las sacristías, sino que llega a las calles”

“Esperemos que Francisco se quede unos cinco años más. Sería lo ideal”

José Manuel Vidal, 20 de marzo de 2017 a las 22:10

(José M. Vidal).- “Si las mujeres se van de la Iglesia, la Iglesia cae a trompazos. Somos las que sostenemos la Iglesia”. La teóloga brasileña María Clara Bingemer ha demostrado de sobra la veracidad de esta afirmación suya con su propia trayectoria profesional, desde su cátedra en la Universidad Pontificia de Río de Janeiro y con otros cargos en varias universidades norteamericanas. Habló con RD durante el I Encuentro Iberoamericano de Teología de Boston sobre cómo ve el papado de Francisco como teóloga y mujer comprometida.

Estamos en el Boston College con María Clara Bingemer, que va a participar en el I Encuentro Iberoamericano de Teología. ¿Qué esperas del encuentro?

Mucho, porque hace bastante tiempo que no se hace un encuentro de este porte buscando, justamente durante el pontificado del Papa Francisco, las cuestiones que ha levantado y traído de vuelta. El Papa Francisco ha puesto nuevamente a la Iglesia de Latinoamérica bajo los reflectores.

Y es una oportunidad de dialogar con los históricos que vivieron toda la génesis de Medellín, de la Teología de la liberación, de la opción por los pobres… Todo ese proceso doloroso que fue, de dificultades con el Vaticano. Y es una oportunidad de tenerlos junto a europeos y gente del norte que tiene sintonía con esta teología. Y a los jóvenes, que son la esperanza del futuro.

Para hacer pensar…

Son muchos los que dan la vida. Unos, pensando, creando, dando Vida a lo olvidados. Otras con una sencillez de corazón, que a veces insultan nuestra inconcebible pasividad.

Caracas…¡Qué visitada, qué atendida, cuánta entrega nacida del alma… Cuánta Vida!

 

A nuestra mente le resulta casi imposible reconocer la obra que Dios pone en nuestras manos.

 

El Espíritu de Tentudía

Apolo nos pide que el año que viene quiere celebrar los 40 años del Espíritu de Tentudía. ¿Lo querrá Dios? Y si quiere, ¿qué nos está insinuando constantemente en esta “Historia de historias”? ¿Qué se te ocurre decir a ti, a ti, que quieres ser pescador? 

 

 

 

Martes de la tercera semana de Cuaresma

Libro de Daniel 3,25.34-43.
Azarías, de pie en medio del fuego, tomó la palabra y oró así: No nos abandones para siempre a causa de tu Nombre, no anules tu Alianza, no apartes tu misericordia de nosotros, por amor a Abraham, tu amigo, a Isaac, tu servidor, y a Israel, tu santo, a quienes prometiste una descendencia numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar.
Señor, hemos llegado a ser más pequeños que todas las naciones, y hoy somos humillados en toda la tierra a causa de nuestros pecados.
Ya no hay más en este tiempo, ni jefe, ni profeta, ni príncipe, ni holocausto, ni sacrificio, ni oblación, ni incienso, ni lugar donde ofrecer las primicias, y así, alcanzar tu favor.
Pero que nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humillado nos hagan aceptables
como los holocaustos de carneros y de toros, y los millares de corderos cebados; que así sea hoy nuestro sacrificio delante de ti, y que nosotros te sigamos plenamente, porque no quedan confundidos los que confían en ti.
Y ahora te seguimos de todo corazón, te tememos y buscamos tu rostro. No nos cubras de vergüenza, sino trátanos según tu benignidad y la abundancia de tu misericordia.
Líbranos conforme a tus obras maravillosas, y da gloria a tu Nombre, Señor.

Salmo 25(24),4-5.6-7.8-9.
Muéstrame, Señor, tus caminos,
enséñame tus senderos.
Guíame por el camino de tu fidelidad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador,

Yo espero en ti todo el día,
Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor,
porque son eternos.

No recuerdes los pecados ni las rebeldías de mi juventud:
por tu bondad, Señor, acuérdate de mi según tu fidelidad.
El Señor es bondadoso y recto:
por eso muestra el camino a los extraviados;

él guía a los humildes para que obren rectamente
y enseña su camino a los pobres.

Evangelio según San Mateo 18,21-35.
Se adelantó Pedro y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”.
Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores.
Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos.
Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda.
El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: “Señor, dame un plazo y te pagaré todo”.
El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda.
Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: ‘Págame lo que me debes’.
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: ‘Dame un plazo y te pagaré la deuda’.
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor.
Este lo mandó llamar y le dijo: ‘¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda.
¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?’.
E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.
Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”.

******************************************************************************************************

Distintos argumentos para hacer pensar

  • No nos abandones para siempre a causa de tu Nombre, no anules tu Alianza, no apartes tu misericordia de nosotros, por amor a Abraham, tu amigo, a Isaac, tu servidor, y a Israel, tu santo, a quienes prometiste
  • una descendencia numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar.

 

*
“HAY QUE LOGRAR EL RECONOCIMIENTO PLENO DE LAS MUJERES EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA”

Consuelo Vélez: “Me sigue doliendo la situación de la mujer en la Iglesia, incluso con Francisco”
“LA TEOLOGÍA TIENE QUE SER ESCUCHAR A LOS POBRES, HABLAR CON ELLOS Y VIVIR CON ELLOS”

(José M. Vidal).- Consuelo Vélez se define a sí misma como una teóloga colombiana interesada por aportar, desde el laicado y desde la mujer, un compromiso de la fe con la realidad en la que vivimos, para dinamizar una Iglesia cada vez más inclusiva, más comprometida y más solidaria. Abanderada de la defensa de la mujer, le duele su situación en la Iglesia, incluso con Francisco y pide su “reconocimiento pleno”.

  • ¿Quién emprenderá el vuelo?
    ¿Quién estará dispuesto a caminar?
    ¿Quién levantará el corazón lo suficientemente alto como para unir el cielo con la tierra?
    ¿Quién pronunciará la profecía que anuncie que la paz está cerca?
    ¿Quién cerrará sus ojos, no para aislarse del mundo, sino para mirar el paso de la brisa por su alma?
    ¿Quién abrirá sus manos para que otro las estreche con las suyas?
    ¿Quién silabeará las letras del amor en tiempos de confusión y de rencores?
    ¿Quién amansará las tempestades de quienes enarbolan la bandera de la paz odiando a quienes son distintos?
    ¿Quién mostrará el camino que conduce a la luz cuando a ciegas nos movemos?
    Danos, Señor, la capacidad de escuchar, de interiorizar, de recolocar, de serenar, de abrazar, de perdonar, de rezar…. para que el aliento de tu Espíritu pueda hacer nuevas todas las cosas y pueda también hacer nueva mi vida desde dentro.
    Cuaresma… qué buen tiempo para volar, caminar, levantar el corazón, profetizar, abrir los ojos, abrir las manos, silabear, amansar, orientar…
    Qué buen tiempo para que Jesús camine conmigo y si va conmigo, es que vamos juntos todos. Jesús camina con todos.Cuaresma… dichoso y feliz tiempo que se nos ofrece en la paz
  • “No sé si serán los años, pero he bajado el volumen de lo que escucho y he subido el de lo que siento.

Me estremece un atardecer, el aroma de una taza de café, un buen vino, una grata compañía, una bella melodía, un libro interesante, el poder de un beso, el calor de una mirada.

No sé si serán los años pero, quizá, solo quizá, es que empiezo a ver la vida tan bella como realmente es”.
(desconozco el autor)

Recemos todos por todos. ¿Qué diríamos de cuanto viene sucediendo a lo largo del tiempo, en el que Dios nos pide dejarnos sorprender? ¿Qué, ante interminables insinuaciones de “rescate y de contemplación” que no sabemos situar? ¿Qué nos está pidiendo personalmente y como mujeres y hombres de buena voluntad que buscan construir una “Nueva Humanidad”?

Ayer despedimos a Leo en su vuelta a su tierra, Bolivia. Damos gracias a Dios por el año que nos ha acompañado, en el que tanto bien, sencillez y razones de Dios nos ha regalado.

 

¿Quienes serán?

 

 

 

 

 

La herencia se obtiene por medio de la fe

Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María

Segundo Libro de Samuel 7,4-5a.12-14a.16.
Pero aquella misma noche, la palabra del Señor llegó a Natán en estos términos:
«Ve a decirle a mi servidor David: Así habla el Señor:
Cuando hayas llegado al término de tus días y vayas a descansar con tus padres, yo elevaré después de ti a uno de tus descendientes, a uno que saldrá de tus entrañas, y afianzaré su realeza.
El edificará una casa para mi Nombre, y yo afianzaré para siempre su trono real.
Seré un padre para él, y él será para mí un hijo.
Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y su trono será estable para siempre.»

Salmo 89(88),2-5.27.29.
Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque tú has dicho:
«Mi amor se mantendrá eternamente,

mi fidelidad está afianzada en el cielo.»
Yo sellé una alianza con mi elegido,
hice este juramento a David, mi servidor:
«Estableceré tu descendencia para siempre,

mantendré tu trono por todas las generaciones.»
El me dirá: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora.»
Le aseguraré mi amor eternamente,

y mi alianza será estable para él.

Carta de San Pablo a los Romanos 4,13.16-18.22.
Hermanos:
En efecto, la promesa de recibir el mundo en herencia, hecha a Abraham y a su posteridad, no le fue concedida en virtud de la Ley, sino por la justicia que procede de la fe.
Por eso, la herencia se obtiene por medio de la fe, a fin de que esa herencia sea gratuita y la promesa quede asegurada para todos los descendientes de Abraham, no sólo los que lo son por la Ley, sino también los que lo son por la fe. Porque él es nuestro padre común, como dice la Escritura: Te he constituido padre de muchas naciones. Abraham es nuestro padre a los ojos de aquel en quien creyó: el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen.
Esperando contra toda esperanza, Abraham creyó y llegó a ser padre de muchas naciones, como se le había anunciado: Así será tu descendencia.
Por eso, la fe le fue tenida en cuenta para su justificación.

Evangelio según San Mateo 1,16.18-21.24a.
Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo.
Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.
Mientras pensaba en esto, el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo.
Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados”.
Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado.

Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María

“Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado”

Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María

mi fidelidad está afianzada en el cielo.»
Yo sellé una alianza con mi elegido,
hice este juramento a David, mi servidor:
«Estableceré tu descendencia para siempre,

mantendré tu trono por todas las generaciones.»
El me dirá: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora.»
Le aseguraré mi amor eternamente,

y mi alianza será estable para él.

Carta de San Pablo a los Romanos 4,13.16-18.22.
Hermanos:
En efecto, la promesa de recibir el mundo en herencia, hecha a Abraham y a su posteridad, no le fue concedida en virtud de la Ley, sino por la justicia que procede de la fe.
Por eso, la herencia se obtiene por medio de la fe, a fin de que esa herencia sea gratuita y la promesa quede asegurada para todos los descendientes de Abraham, no sólo los que lo son por la Ley, sino también los que lo son por la fe. Porque él es nuestro padre común,
como dice la Escritura: Te he constituido padre de muchas naciones. Abraham es nuestro padre a los ojos de aquel en quien creyó: el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen.
Esperando contra toda esperanza, Abraham creyó y llegó a ser padre de muchas naciones, como se le había anunciado: Así será tu descendencia.
Por eso, la fe le fue tenida en cuenta para su justificación.

Evangelio según San Mateo 1,16.18-21.24a.
Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo.
Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.
Mientras pensaba en esto, el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo.
Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados”.
Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado.

“Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado”

 “La herencia se obtiene por medio de la fe, a fin de que esa herencia sea gratuita y la promesa quede asegurada”

LA FE

LA FE… es como el agua que brota de los claros manantiales,  y que casi nadie toca.

 La Fe es la claridad de que Dios todo lo puede, de que nunca a ti te deja, si no es porque te conviene.

 La FE es la Providencia de que aunque mucho tú des, es un saldo en tu cuenta cuando te lo cuente ÉL.

La FE es el darte todo sin esperar jamás nada, solo que lo pague EL, allá lejos… en La Nada

Esa Nada en apariencias que lo llena todo: EL ALMA.   La FE es… DIOS.    ROSY

Adelantamos cuatro de los muchísimos testimonios que han dejado los asistentes al Encuentro Tentudía 2.017, en el monasterio y en el pabellón deportivo de Calera de León:1. Ha sido muy bonito pero, el santuario, ¡qué frío! 2. Gracias, Brotes de Olivo, por las vivencias tan inolvidables que tuvimos en la montaña del 78. 3. Me habían hablado bien de aquel encuentro, y creo que hacéis una labor de evangelización importante. Quería venir para ver si esa fuerza que tenéis, es posible que podáis contagiárnosla, y renovemos ese espíritu que sigue latente. 4. A renovar intenciones a través de vuestras canciones. Por ellas he conocido el Evangelio y me he enamorado de Cristo, y quiero seguir siendo su discípulo.

Según la Palabra de Dios, estos bautizados son todos sacerdotes, profetas y reyes. El primero por la derecha, y el mayorcito del centro, son seglares que se sienten llamados por la Vida que necesita y nos urge nuestro mundo, falto de sal y luz de Dios, y con sencillez hacen lo que pueden.                     El resto son los sacerdotes que asistieron, y que junto al responsable del arciprestazgo de Calera de León, representan y son “La Jerusalén” a la que Jesús se refirió cuando envió a sus primeros discípulos a predicar. Les dijo que debían anunciar  todo lo que habían vivido con ÉL, empezando por Jerusalen, la jerarquía responsable, Lc 24, 47-48. En ellos comenzaría la ventura, la bendición de Yaveh desde Sión, salmo 128 (127), 5. De no ser así, ¿qué garantía y fidelidad en su predicación recibiría el pueblo al que iban a servir?

Sembraremos la tierra seca… Ya dará fruto el Señor.

Te estoy llamando ante tu puerta. Si me abres, entraré y cenaré contigo. Jesús de Nazareth.

Quienes vivieron la Pascua Joven 1.978, y los adultos que se sintieron convocados, respondieron con gran alegría y agradecimiento, mostrando verdaderos deseos de rescatar el Proyecto de Dios en sus vidas.

Sin embargo, los jóvenes/confirmandos que acudieron, no mostraron mucho interés por aquello que -en gran medida – se promovió en favor y en función de ellos. ¿Qué nos falta vivir para que sientan ese gran deseo que tenemos por acercarlos a la Vida de la Palabra?

Una vez más, El Raposo ha sido lugar y motivo de momentos importantes y significativos de esta “Historia de historias”.

“La familia es la gran reserva de Dios”. Seguiremos en la tarea de entender, revelar y construir la Familia Universal.

Lo lograremos viviendo “El placer de Servir”, plantando el árbol que aún no se ha plantado, corrigiendo errores que inconscientemente hicieron otros, haciendo el esfuerzo que otros no hacen… Y todo, sin normas, sin poder, desapercibidamente…

¡Cuánto nos has enseñado…!

Con una acogida nacida del alma, que recordaba lo mucho vivido desde el principio, comenzó este encuentro Tentudía 2017, que nos proponía “Dejarnos sorprender por Dios”. Sobre la resonancia que produjo en los asistentes, creemos, nos a decir que nos lo seguirá revelando lo que Dios siga haciendo en el corazón de todos.

Seguiremos sembrando las flores de todas y cada una de las Palabras, cuyas semillas se nos fue adelantando a lo largo del tiempo. Gracias, Señor.

Intentaremos cantar y vivir por siempre lo que TÚ, Señor, nos has regalado y has querido de nosotros.

De ti la vida espera ser un pan como la tierra y un vino el mar. Un pan que a todos sacie y un vino que emborrache de Dios y de su PAZ. (Brotes de olivo de Puerto Real)