Recordamos a personas que nos dieron motivos para vivir

https://youtu.be/6J4TCk-wODghttps://youtu.be/6J4TCk-wODg

Aunque no queramos, su memoria nos entristece, por encima de la mucha Vida que vivió y supo transmitir a todos con tanta generosidad

Diego Suárez Mora, nos dejó para ir con el Padre hace muy pocos meses. Y no dejamos de recordarlo por su cariño a esta historia que tanto motivó y amó desde siempre.

Lecturas del Jueves de la Octava de Pascua

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (3,11-26):

EN aquellos días, mientras el paralítico curado seguía aún con Pedro y Juan, todo el pueblo, asombrado, acudió corriendo al pórtico llamado de Salomón, donde estaban ellos.
Al verlo, Pedro dirigió la palabra a la gente:
«Israelitas, ¿por qué os admiráis de esto? ¿Por qué nos miráis como si hubiéramos hecho andar a este con nuestro propio poder o virtud? El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis y de quien renegasteis ante Pilato, cuando había decidido soltarlo.
Vosotros renegasteis del Santo y del Justo, y pedisteis el indulto de un asesino; matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello.

Por la fe en su nombre, este, que veis aquí y que conocéis, ha recobrado el vigor por medio de su nombre; la fe que viene por medio de él le ha restituido completamente la salud, a la vista de todos vosotros.
Ahora bien, hermanos, sé que lo hicisteis por ignorancia, al igual que vuestras autoridades; pero Dios cumplió de esta manera lo que había predicho por los profetas, que su Mesías tenía que padecer.

Paco Girón, en vías de canonización, padrino de Taté… Apóstol de todos, que gustaba de visitar a los enfermos cuando debía descansar, y nos dio motivos de santidad por su ejemplo constante sin necesidad de buscar milagros, que los hizo cada día de su existencia.

Para Diego, Rosy hizo de mujer de Evangelio, en la que encontró la sencillez y humildad que enamoró a todos por corresponder a todos los dones que recibió.

Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que se borren vuestros pecados; para que vengan tiempos de consuelo de parte de Dios, y envíe a Jesús, el Mesías que os estaba destinado, al que debe recibir el cielo hasta el tiempo de la restauración universal, de la que Dios habló desde antiguo por boca de sus santos profetas.
Moisés dijo: “El Señor Dios vuestro hará surgir de entre vuestros hermanos un profeta como yo: escuchadle todo lo que os diga; y quien no escuche a ese profeta será excluido del pueblo”. Y, desde Samuel en adelante, todos los profetas que hablaron anunciaron también estos días.
Vosotros sois los hijos de los profetas, los hijos de la alianza que hizo Dios con vuestros padres, cuando le dijo a Abrahán: “En tu descendencia serán bendecidas todas las familias de la tierra”. Dios resucitó a su Siervo y os lo envía en primer lugar a vosotros para que os traiga la bendición, apartándoos a cada uno de vuestras maldades».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 8,2a.5.6-7.8-9

A Jaime Bonet Bonet, fundador de Verbum Dei,  lo conocimos en 1.985, cuando se desplazó a El Raposo, a darnos ejercicios espirituales, y nos descubrió el valor histórico que encontró en lo que estaba comenzando en nosotros. Esta fue la última vez que estuve con él. Solo me dijo ¡Vive la Palabra!

R/. Señor, dueño nuestro
¡que admirable es tu nombre en toda la tierra!

Señor, Dios nuestro,
¿qué es el hombre para que te acuerdes de él,
el ser humano, para mirar por él? R/.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos.
Todo lo sometiste bajo sus pies. R/.

Rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar. R/.

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,35-48):

EN aquel tiempo, los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice:
«Paz a vosotros».
Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu.
Y él les dijo:
«¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo».
Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:
«¿Tenéis ahí algo de comer?».
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo:
«Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí».
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y les dijo:
«Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto».

Palabra del Señor

El tiempo pasará en sus circunstancias, pero Brotes de Olivo no pasará, porque nada ni nadie robará la Vida a la que ellos se la entregaron.

Seguiremos aportando datos, situaciones distintas que nos ayudaron a llegar hasta aquí, persona, familias, congregaciones, circunstancias… que están en nuestro adentro, producidos por vacíos que se produjeron por despistes, o errores inconscientes que necesitan ser rescatados para que sea y construyan el Reino anhelado y soñado en esta tierra.

 

¿Qué has recibido que lo das a quién no lo tiene?

https://youtu.be/4ZHEdoudfJE

Lecturas del Miercoles de la Octava de Pascua

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (3,1-10):

EN aquellos días, Pedro y Juan subían al tempo, a la oración de la hora nona, cuando vieron traer a cuestas a un lisiado de nacimiento. Solían colocarlo todos los días en la puerta del templo llamada «Hermosa, para que pidiera limosna a los que entraban. Al ver entrar en el templo a Pedro y a Juan, les pidió limosna. Pedro, con Juan a su lado, se quedó mirándolo y le dijo:
«Míranos».
Clavó los ojos en ellos, esperando que le darían algo. Pero Pedro le dijo:
«No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, levántate y anda».
Y agarrándolo de la mano derecha lo incorporó. Al instante se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios. Todo el pueblo lo vio andando y alabando a Dios, y, al caer en la cuenta de que era el mismo que pedía limosna sentado en la puerta Hermosa del templo, quedaron estupefactos y desconcertados ante lo que le había sucedido.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 104,1-2.3-4.6-7.8-9

R/. Que se alegren los que buscan al Señor

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas todos los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas. R/.

Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro. R/.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R/.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,13-35):

AQUEL mismo día, el primero de la semana, dos de los discípulos de Jesús iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos setenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo:
«¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?».
Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió:
«¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabe lo que ha pasado estos días?».
Él les dijo:
«¿Qué».
Ellos le contestaron:
«Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana la sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron».
Entonces él les dijo:
«¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria».
Y, comenzado por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.
Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo:
«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída».
Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista.
Y se dijeron el uno al otro:
«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?».
Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:
«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón».
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Palabra del Señor

https://youtu.be/4ZHEdoudfJE
QUÉDATE
Cuando el pan que está en mi vida
su desgarro hará vibrar
a ese mundo que en mí encierro
ansiando resucitar.
Qué actitud tendrían tus manos
al desgarrar aquel pan
si antes no te conocieron
y al partir vieron tu faz.
Quédate junto a nosotros, quédate,
que la tarde ya se muere. (2)
junto a TI sentimos Vida,
y es tu vida,
y la noche no nos viene.
La penumbra de este mundo
sobre mí posa la sombra de su manto
No nos dejes nunca solos,
Dios de Vida, Dios de gozo, Dios de llanto..
Cuando el pan que está en mi vida
su desgarro hará vibrar
a ese mundo que en mí encierro
ansiando resucitar.
Qué actitud tendrían tus manos
al desgarrar aquel pan
si antes no te conocieron
y al partir vieron tu faz.

Más que un sueño

 

Lecturas del Martes de la Octava de Pascua

La barca del Todos Juntos se ha llenado de Espíritu. La vocación es desapercibida. No hemos de hablar de ella, hemos de manifestarla con nuestra vida, “a tiempo y a destiempo”

Pasó la Pascua 2.019, que denominamos  “MÁS QUE UN SUEÑO” Nos hemos cuestionado hasta la saciedad: Señor, no entiendo nada…   “¡Cuanto regalo a mi lado, cuanto favor que no cuento, cuánta vida para dar cuando tanto está muriendo!
Podríamos asegurar sin temor a equivocarnos que este sentimiento existe en el corazón sensible que anida en quien mira y advierte la realidad de nuestro mundo y contempla el dolor múltiple que aqueja a nuestra humanidad.
En el contenido general de lo vivido, Dios nos ha hablado. Y la Palabra de hoy nos lo recuerda con firmeza:

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (2,36-41):

EL día de Pentecostés, decía Pedro a los judíos:
«Con toda seguridad conozca toda la casa de Israel que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías».
Al oír esto, se les traspasó el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles:
«¿Qué tenemos que hacer, hermanos?».
Pedro les contestó:
«Convertíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Mesías, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos, y para los que están lejos, para cuantos llamare a sí el Señor Dios nuestro».
Con estas y otras muchas razones dio testimonio y los exhortaba diciendo:
«Salvaos de esta generación perversa».
Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día fueron agregadas unas tres mil personas.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 32,4-5.18-19.20.22

R/. La misericordia del Señor llena la tierra

La palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en quien lo teme,
en los que esteran su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Nosotros aguardamos al Señor:
él es nuestro auxilio y escudo.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,11-18):

EN aquel tiempo, estaba María fuera, junto al sepulcro, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.
Ellos le preguntan:
«Mujer, ¿por qué lloras?».
Ella contesta:
«Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».
Dicho esto, se vuelve y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jesús le dice:
«Mujer, ¿por qué lloras?».
Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta:
«Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré».
Jesús le dice:
«¡María!».
Ella se vuelve y le dice.
«¡Rabbuní!», que significa: «¡Maestro!».
Jesús le dice:
«No me retengas, que todavía no he subido al Padre. Pero, anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”».
María la Magdalena fue y anunció a los discípulos:
«He visto al Señor y ha dicho esto».
Palabra del Señor

“MÁS QUE UN SUEÑO”. Nos hemos cuestionado hasta la saciedad:
Señor, no entiendo nada…   “¡Cuanto regalo a mi lado, cuanto favor que no cuento, cuánta vida para dar cuando tanto está muriendo!

«¿Qué tenemos que hacer, hermanos?». Pedro les contestó:
«Convertíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Mesías, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

«Salvaos de esta generación perversa».

La misericordia del Señor llena la tierra

La palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. R/.

«Mujer, ¿por qué lloras?».

«Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré».

Jesús le dice:

«¡María!».

SHALOM, dános Tu Paz.

Lecturas del Miércoles Santo

Primera lectura

Lectura del libro de IsaIas (50,4-9a):

Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados. El Señor me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Tengo cerca a mi defensor, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos. ¿Quién tiene algo contra mí? Que se me acerque. Mirad, el Señor me ayuda, ¿quién me condenará?

Palabra de Dios

Salmo

Sal 68,8-10.21-22.31.33-34

R/. Señor, que me escuche tu gran bondad el día de tu favor

Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.
Soy un extraño para mis hermanos,
un extranjero para los hijos de mi madre;
porque me devora el celo de tu templo,
y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí. R/.

La afrenta me destroza el corazón, y desfallezco.
Espero compasión, y no la hay;
consoladores, y no los encuentro.
En mi comida me echaron hiel,
para mi sed me dieron vinagre. R/.

Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias.
Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio segun san Mateo (26,14-25):

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»
Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.
El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»
Él contestó: «ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: “El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos.”»
Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce.
Mientras comían dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?»
Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido.»
Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?»
Él respondió: «Tú lo has dicho.»

Palabra del Señor

Repasando nuestro mundo y recordando la figura de nuestro Pastor y el Señor lo guíe

Boletín Religión Digital

“La primavera de Francisco se está viendo ya y, si es una estación, seguirá su rumbo”

Carlos Castillo: “El Papa me pide que facilite que el país converse, que reflexione, que no tenga miedo, que tenga confianza”.

Arde Notre Dame

Arde la catedral de Notre Dame

De lo que disponemos a continuación describimos lo que en el  tiempo y nuestro encuentro con Francisco, dedcimos como “Misión desapercibida” a guardar en el silencio de nuestro corazón.

No se va a entender nada, como siempre nos ha ocurrido, pero hemos de tratar de entenderlo todo, si en verdad reconocemos las distintas pautas vividas buscando al Espíritu estos años.

Trozos de escritos sucedidos desde los días vividos hasta que Dios hizo que nos encontrásemos inesperadamente con Francisco en Roma. Expresamos y pedimos entender las apreciaciones que nos ha suscitado y nuestro interior quede enamorado para siempre en ponerlo en práctica..

  • Vimos a un Papa muy cansado, cojeando sensiblemente. En lo que percibimos, atento a la realidad tenía delante y que él conoce. Comprendimos que solo ÉL puede dar razón de cuanto vive la Iglesia a la que sirve.
  • De Brotes de Olivo, Pueblo de Dios y toda nuestra larguísima historia, no conocía absolutamente nada.
  • Esto nos provocó una situación de desconcierto y estupor que en los siguientes días produjeron una bajada de ánimos. Esta impresión desalentó la fuerza que necesitábamos. Advertimos en tan desconcertante e inesperado momento, una respuesta a lo vivido en tanta duda y constante inconcreción, en la que habíamos vivido a lo largo tiempo y había intervenido sin conciencia alguna.
  • A vueltas de revisar y reposar todo lo ocurrido realmente, y provocado por la foto que se expandió con todo lujo de detalles y apreciaciones de quienes nos conocen y aprecian nuestra vida y esta “Historia de historias”, hemos podido comprender algo, con la misma duda y claridad con la que hemos vivido constantemente.
  • Ante este silencio inesperado, hemos podido intuir el verdadero sentido de nuestra presencia con Francisco. Hemos comprendido el motivo de no saber nada de nosotros, y que ello no puede hacerme olvidar las mil motivaciones y ocasiones, según se nos han dado en el tiempo nunca supimos entender. Ha sido una vida abierta a lo inesperado, que en todo momento nos mostraba la tarea que se nos encomendaba. De cuanto le dije en torno a la búsqueda y transmisión del Espíritu encomendada en el principio, hubo un momento en el que tímidamente y sin ahondar, le hablamos de la dispersión que habíamos apreciado inconcebiblemente en la Iglesia.
  • Aludimos a la continuidad con que insistentemente habíamos recibido durante años y años, y en ello recordamos a San Pablo cuando escribió a Timoteo, diciéndole que viviese y cumpliese su ministerio fielmente hasta el final. En ello le recordaba predicarar “a tiempo y a destiempo”. Con dolor podíamos percibir que quienes intentábamos construir el Reino en la tierra, habíamos olvidado la sana doctrina, la esencia de la Palabra, el contenido único y fundamental del Mensaje, y que nuestra presencia en lo caminos de Dios solo obedece al prurito de sabernos siempre en sus caminos, del que tanto nos habíamos desviado… Sobre esto, sin acentuarlo en sus momentos e intenciones posteriores, debía ser lo que en toda situación debíamos vivir los cristianos como razón primera, y de ahí el énfasis con que le escribía. Estamos llamados a orar la Palabra insistentemente. En lo que de esencia contiene es la referencia que nos lleva y nos sirve para construir la  Vida de Dios en el mundo, como motivo y fin, como solución a todos los problemas existentes en nuestra humanidad. Desde la Palabra vivida podemos decir y convencernos de que, en Espíritu y en Verdad queremos construir la Nueva Humanidad, y vivir lo mejor de nuestra existencia.

Así comenzó nuestra historia: Nació para hace pensar desde nuestro vivir en el mundo sin ser del mundo.

  1. Fue y significó un momento inesperado, nuevo y revolucionario que nos puso y dispuso en la búsqueda del verdadero Espíritu y Verdad de Dios. Esto, al comienzo, se produjo con unos valores exigentes en su descripción, muy firmes en su aplicación, a favor de la Libertad que da gloria a Dios personalmente, por la Unidad de quienes intervenimos en la Misión, desapercibidamente. Aquellos que se sientan enamorados profundamente de su trascendencia, vivirán para conseguirlo en su corazón. Transcurridos los años se nos concretó con unos signos esenciales que lo universalizarían y se debía utilizar en lo más íntimo de cada uno, siendo todos uno. Apareció lo que denominamos Triple A: Anárquico, Ácrata y Anónimo, que nos llamaba a dar razón de lo que sentíamos que nos atraía: sin reglas, sin poder y desapercibidamente.
  2. El recorrido de los años nos llevó hasta el tiempo de “El Raposo” ; era Tiempo de Inmculada y corría, 2.013. Inconcebiblemente fuimos a Roma. Sin conocer a nadie, hablamos con 32 superiores generales de congregaciones donde todos encomiaron la búsqueda de realizar dicha tarea. Ello pasaba de hacerse desde nosotros a solas, a ser realizada “Todos Junto” por quienes interveníamos, y tomando participación con conciencia de comunión en lo que iría sucediendo.

Ahora, Pueblo de Dios está tomando un camino en el que se vuelve familiar, con los hijos, con una clara intención y alegría de mostrar una vida de camino transitable  para todos, con conciencia particular, nacida de la confianza y esencia, que lo manifiesta realmente.

Así fue el recorrido.

Señalamos lo más significativo y revolucionario del camino que rompe con todo lo establecido desde siempre. El hombre, en su deseo de realizar de forma continuada todo aquello que comprendió que se había perdido, sintió la urgente labor de realizarlo, y que debíamos rescatar. Desde nuestra  mentalidad, y con el deseo de mantener fidelidad y continuidad, propusieron  reglas estrictas que garantizasen en aquello que con más urgencia percibía. De esta forma, movidos por la falta de cercanía al Espíritu total que nos uniría a todos, acabaríamos con la advertencia de lo que inevitablemente nos haría UNO a todos.

Así ocurrió en el grupo de matrimonios, en el que las apreciaciones de quienes debían mostrar en su conjunto lo que se nos manifestaba en llamadas y reflexiones constantes: nació lo que denominaríamos “Regla Única”. En ella describíamos cómo debía ser el soplo de lo que comenzaba a planteársenos: vivir, y con ello – sin saberlo – dejarnos cuestionar por lo que fuese aconteciendo en el camino, que durante años no pudimos comprender.

 

“Brotes de Olivo es un grupo de búsqueda del Espíritu de Dios, sin coacción, ni sometimiento, ni  siquiera invitación”, a través de personas que anhelen vivirlo.

 Con esta interpretación tan radical en su raíz, y sin exigencias programadas, en torno a la Libertad  que da gloria a Dios, apareció exagerada y se dieron interpretaciones cada uno a su medida, que no fuimos capaces de conseguirlas unir. Han pasado muchos años sin darnos la ocasión de descubrirlo, y resolver la situación inicial que debía iluminarnos a todos. ¿Cómo responder de igual forma a la intención sin saberlo? ¿Cómo tratar de buscar y responder a lo que Dios nos pedía? ¿Cómo, si es Dios el que lo ha provocado, podía imaginarlo con la misma intencionalidad y radicalidad que se diera al comienzo, y que a pesar de todas las vicisitudes, hemos soportado todos los embates, incertidumbres, dudas, equivocaciones… y aún así nunca llegamos a la conclusión conjunta de dejar o abandonar la búsqueda del Espíritu que se nos pidió desde el principio? ¿Vamos al aire del soplo que nos lo puede mostrar con la garantía que lo necesitamos?

Esto lo pensábamos el 14 abril de 2.019, víspera del comienzo de la Semana Santa 2.019, y el día antes que se cumpliesen 65 años de encuentro entre Rosy y Vicente, un Jueves Santo.

Necesitamos oración que realmente busque a Dios. Lo ocurrido en Pueblo es nuevo para el mundo y hemos de encardinarnos en la esencia de esta “Historia de historias”. Hemos luchado y esperado confiadamente por mantener una vida al servicio de la Iglesia, de la que poco o nada sabíamos, en lo que de unidad de sus miembros contiene, y lo que el mundo necesita  como signo de sal, luz y fermento tiene que producir según nos pidió Jesús de Nazareth, y en absoluto quede huella alguna de ningún mensajero.

¿Cómo aprovechar la Gracia y ser fiel a cuanto se nos ha dado?

De una forma diferente, Dios quiere demostrar en esta historia que  está con nosotros. Lo ocurrido se ha ido conduciendo desde otra perspectiva distinta, visto lo que nos ha proporcionado. Ahora podemos entender, no sin dudas y temor a no ser entendidos, y creernos muy difícil conseguir algo que puede ser mal considerado, por nosotros y por todos.

Siempre ha sido una historia abierta que Dios nos propuso desde el comienzo, sin mostrarnos su qué y para qué. En ella, cada vez con mayor claridad, se nos fue mostrando en el tiempo. Hemos tenido un aguijón permanente que hemos llamado Regla Única. En su recorrido nos ha conducido una pedagogía que nos ha confundido a todos. Todo ha sido un romper y volver a empezar, sin ningún camino trazado, y en todo hemos visto y vivido su cara y su cruz.

Nuestra Esperanza siempre estuvo en las nuevas circunstancias – entrada de miembros nuevos en la comunidad, encuentros con otros a través de sus llamadas, y en lo que nos aportaban o descubrían: seguíamos buscando desde otras miradas distintas, que entraban y se amoldaban a lo que vivíamos. Junto a ello, todas las aportaciones al respecto, jamás dejaron de apuntar al sueño apocalíptico, del que venimos intentando sumar todo lo que nos ha rodeado desde que entraban, para ser hermanos y continuar buscando juntos. Con tristeza, algunos acababan convirtiéndose en personas o situaciones que no se adaptaban a lo que durante años y siglos se había construido. Éste no se dará jamás si no sumamos entre todos, por lo que de universalidad incluye la tarea, predicando y viviendo a tiempo y a destiempo.

Necesitamos oración que realmente busque a Dios. Lo ocurrido en Pueblo de Dios, “Tu Tierra”, es distinto y nuevo para el mundo. Hemos de encarnarnos en la esencia de esta “Historia de historias”. Hemos luchado por mantener nuestra vida al servicio de la Iglesia, en lo que de Unidad de sus miembros contiene, y lo que el mundo necesita  como signo de sal, luz y fermento según nos pide la Palabra de Dios.

¿Cómo aprovechar la Gracia de cuanto se nos ha dado?

Indignamente, en ello nos vemos responsables de manifestar este escrito desde la Palabra. Somos administradores y no dueños de lo que se nos ha dado. Aquí vemos muchos huecos, y en ellos es donde nos sentimos y vemos imprescindibles, con la urgencia de mostrar dichos signos desde el Espíritu y la Verdad de sabernos llamados a actuar según la Libertad Gloriosa de los Hijos de Dios.

“Explorando lo incomprensible y desconocido, hemos llegado “casi a comprender” la trascendencia de lo que Dios nos estaba proponiendo”.

¿Podríamos deducir en el tiempo vivido que, lo que hemos hecho ha sido dar respuesta a lo que hemos sentido, tratando de leer este epígrafe como enlace inadvertido durante décadas, sin percibir lo que conllevaba? ¿No es más que cierto que en tanto nos encontrábamos con algo que pudiésemos entender, se iluminaba nuestro interior que alababa a Dios, y así fue sucediendo una y otra vez, en la tarde obscura que soportamos gracias a lo que de niño permaneció en nosotros inocentemente?

¿Qué nos espera, cómo lo recibiremos de parte de Dios?

Señor. De ser esto Tuyo, ayúdanos a conseguirlo o descubrir nuestro pretensión imposible.

 

GRACIAS, SEÑOR.

 

 

QUINCE DE ABRIL

QUINCE DE ABRIL

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (42,1-7):

Así dice el Señor:
«Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará. Manifestará la justicia con verdad. No vacilará ni se quebrará, hasta implantar la justicia en el país. En su ley esperan las islas.
Esto dice el Señor, Dios, que crea y despliega los cielos, consolidó la tierra con su vegetación, da el respiro al pueblo que la habita y el aliento a quienes caminan por ella:
«Yo, el Señor, te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te he formé e hice de ti alianza de un pueblo y luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la cárcel, de la prisión a los que habitan en tinieblas».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 26,1.2.3.13-14

R/. El Señor es mi luz y mi salvación

El Señor es la defensa de mí vida,
¿quién me hará temblar? R.

Cuando me asaltan los malvados
para devorar mi carne, ellos, enemigos y adversarios, tropiezan y caen. R.

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo. R.

Espero gozar de la dicha del Señor
en el país de la vida.
Espera en el Señor, sé valiente,
ten ánimo, espera en el Señor. R.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (12,1-11):

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.
Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice:
«¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?».
Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa, se llevaba de lo que iban echando.
Jesús dijo:
– «Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tenéis».
Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos.
Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.

Palabra del Señor

No se va a entender nada, como siempre nos ha ocurrido,

pero hemos de tratar de entenderlo todo.

Trozos de escritos sucedidos desde los días previos a nuestro encuentro con Francisco en Roma. Quiero expresar y entender las apreciaciones que me ha suscitado.

 

  • Lo he visto muy cansado y cojeando sensiblemente, En lo que he percibido, atento a la realidad que solo él conoce, y puede dar razón sobre cómo está la Iglesia a la que sirve.
  • En cuanto a Brotes de Olivo, Pueblo de Dios y toda nuestra larguísima historia, no conocía ni sabía absolutamente nada.
  • Eso me ha provocado una situación de desconcierto y estupor que en los siguientes días provocaron una bajada de ánimo. Ésta desalentó la fuerza que yo necesitaba advertir en tan desconcertante e imposible momento, en el que yo no había intervenido en nada para apropiciarlo.
  • A vueltas de revisar y reposar todo lo ocurrido realmente, y provocado por la foto que se expandió con todo lujo de detalles y apreciaciones de quienes me conocen y aprecian mi vida y mi historia, he podido comprender algo con claridad.
  • Ante este silencio inesperado, he podido comprender el verdadero sentido de mi presencia con Francisco. He comprendido el motivo de no saber nada de mí, y que ello no puede hacerme olvidar las motivaciones y ocasiones, según se nos han dado en el tiempo. De cuanto le dije en torno a la búsqueda y transmisión del Espíritu, hubo un momento en el que tímidamente y sin ahondar, le hablé de la dispersión que se vive en la Iglesia.
  • Le aludí a la continuidad con que insistentemente habíamos recibido durante años y años, y le recordé a Pablo cuando escribió a Timoteo, diciéndole que viva y cumpla su ministerio fielmente hasta el final, que predicáramos a tiempo y a destiempo; con dolor podíamos percibir que quienes lo hacíamos habíamos olvidado la sana doctrina, la esencia de la Palabra, y nuestra presencia en lo caminos de Dios solo obedece al prurito de sabernos siempre en sus caminos… Sobre esto, sin acentuarlo en sus comentarios posteriores, debía ser lo que en todo momento debíamos vivir los cristianos como razón primera, y de ahí el énfasis con que le escribía. Estamos llamados a orar la Palabra insistentemente. En lo que de esencia contiene es la referencia que nos lleva y nos sirve para construir el Reino de Dios en el mundo, como motivo y fin , como solución a todos los problemas existentes en nuestra humanidad. Desde la Palabra vivida podeos decir y convencernos de que, en Espíritu y en Verdad queremos construir el Reino, y vivir como lo mejor de nuestra existencia.

Así comenzó nuestra historia: Nació para hace pensar

  1. Fue y significó un momento inesperado, nuevo y revolucionario que nos puso y dispuso en la búsqueda del verdadero Espíritu y Verdad de Dios. Esto, al comienzo, se produjo con unos valores exigentes en su descripción y firmísimos en su aplicación, a favor de la Libertad que da gloria a Dios personalmente, por la unidad de quienes intervenimos en la misión, aquellos que se enamoran profundamente de su trascendencia. Transcurridos los años se nos concretó con unos signos esenciales que lo universalizaría y lo utilizará en lo más íntimo de cada corazón: ¿?: Triple A: Anárquico, Ácrata y Anónimo llamados a dar razón de aquello por lo que optamos, sin reglas ni leyes, sin poder y desapercibidamente.
  2. El recorrido de los años nos llevó hasta el tiempo de “El Raposo” ; era Tiempo de Inmculada y corría, 2.013. Inconcebiblemente nos llevó a Roma, y hablamos con 32 superiores generales donde la búsqueda, pasó de hacerse desde nosotros a solas, a realizarla junto a todos los que interveníamos, y tomarían participación y conciencia de comunión los encuentros que se irían sucediendo.

Ahora, Pueblo de Dios está tomando un camino en el que se vuelve familiar, con los hijos, con una clara intención y alegría de mostrar una vida de camino transitable  para todos, con conciencia particular, nacida de la confianza y esencia, que lo manifiesta realmente.

Así fue el recorrido.

Señalamos lo más significativo y revolucionario del camino que rompe con todo lo establecido desde siempre. El hombre, en su deseo de realizar de forma continuada todo aquello que comprendió que se había perdido y debíamos rescatar. Desde nuestra  mentalidad, y con el deseo de mantener fidelidad y continuidad, propusieron  reglas estrictas que lo garantizasen. De esta forma, movidos por la falta de cercanía al Espíritu total que nos uniría a todos, acabaríamos con la advertencia de lo que inevitablemente nos haría UNO a todos.

Así ocurrió en el grupo de matrimonios, en el que las apreciaciones de quienes debían mostrar en su conjunto lo que se nos manifestaba en llamadas y reflexiones constantes, nació lo que denominaríamos “regla de oro” o “Regla Única”. En ella describíamos cómo debía ser el soplo de lo que comenzábamos a plantearnos vivir y dejarnos cuestionar por lo que fuese aconteciendo en el camino, y que durante años no pudimos comprender.

“Brotes de Olivo es un grupo de búsqueda del Espíritu de Dios a través de personas que lo anhelan, sin coacción, ni sometimiento, ni  siquiera invitación”

Con esta interpretación tan radical en su raíz, y sin exigencias, en torno a la Libertad  que da gloria a Dios, pareció exagerada y se dieron interpretaciones cada uno a su medida, que no fuimos capaces de conseguirlas unir. Han pasado muchos años sin darnos la ocasión de unirnos para resolver la situación inicial que debía iluminarnos a todos. ¿Cómo responder de igual forma a la intención? ¿Cómo hemos tratado de buscar y responder a lo que Dios nos pedía? ¿Cómo, si es Dios el que lo ha provocado, podía imaginarla con la misma intencionalidad y radicalidad que se diera al comienzo, y que a pesar de todas las vicisitudes, hemos soportado todos los embates, incertidumbres, dudas, equivocaciones… y aún así nunca llegamos a la conclusión conjunta de dejar o abandonar la búsqueda del Espíritu que se nos pidió desde el principio? ¿Vamos al aire del soplo que nos lo puede mostrar con la garantía que lo necesitamos?

Campo de Yanky y Marisol, 14 abril de 2.019, víspera del comienzo de la Semana Santa 2.019, y el día antes de cumplirse 65 años en que se encontraron Rosy y Vicente, EL jUEVES sANTO.

Necesitamos oración que realmente busque a Dios. Lo de pueblo es nuevo para el mundo y hemos de incardinarnos en la esencia de esta “Historia de historias”. He luchado por mantener mi vida al servicio de la Iglesia, en lo que de unidad de sus miembros contiene, y lo que el mundo necesita  como signo de sal, luz y fermento tiene que producir según nos pidió Jesús de Nazareth.

¿Cómo aprovechar la Gracia y ser fiel a cuanto se nos ha dado?

GRACIAS, SEÑOR

MIRANDO ATRÁS

Relatora de una historia nunca sabida, su voz suave y serena nos trasladó a aquellos tiempos en los que los cantos inocentes de unos hermanos iniciaran una aventura inesperada que daría muchos motivos para pensar profundamente en lo que Dios es capaz de mostrar al mundo, cosas inimaginables que redunde en la misión que soñó para bien de toda la humanidad.

Las lecturas de la Palabra que hoy nos regala la Iglesia vienen a darnos razón, al tiempo que justificar la universalidad de ésta, “nuestra historia”, que desde siempre, jamás nos dio motivos claros y concretos de la misión evangelizadora que nos estaba enseñando. Ha tenido que ocurrir algo que nos diese tal seguridad. La secuencia sorprendente de siempre nos la ha dado la persona del Papa Francisco. Una vez más nos ha venido a mostrar lo insólito de tanto tiempo de búsqueda para sugerirnos en directo el resultado de la acción de buscar el Espíritu en todo, a través de tantos años.

Cuando estuvimos junto a él le hablamos de la tarea que habíamos percibido en torno a la Comunión. Pudimos ver en el conjunto de cuantos nos llamaban, grupos siendo fieles a su carisma íntimo, y dispersos en encontrar la causa de desparramamiento que consecuentemente les hacía olvidar el “Que todos sean UNO” de Jesús de Nazareth, esencia clave en la construcción del reino. Esta situación, repetida siglo tras siglo ha llevado a nuestra Iglesia a la situación actual en la que no vivimos la sana doctrina, y mantenemos realidades que no siguen la esencia del Evangelio. 2 Tim. 4 1-5. Francisco nos habló de perseverar en lo que daba razón a lo que Dios nos pedía. “Predicad a tiempo y a destiempo. Exhortad, corregid amenazad…”. ¿Qué de Dios podremos vivir si estamos lejos de ÉL sin tenerle a Él como único y auténtico tesoro?

Las lecturas de hoy, Sábado de la 5ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel (37,21-28):

ESTO dice el Señor Dios:
«Recogeré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde han ido, los reuniré de todas partes para llevarlos a su tierra. Los hará una sola nación en mi tierra, en los montes de Israel. Un solo rey reinará sobre todos ellos. Ya no serán dos naciones ni volverán a dividirse en dos reinos.
No volverán a contaminarse con sus ídolos, sus acciones detestables y todas sus transgresiones. Los liberaré de los lugares donde habitan y en los cuales pecaron. Los purificaré; ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.
Mi siervo David será su rey, el único pastor de todos ellos. Caminarán según mis preceptos, cumplirán mis prescripciones y las pondrán en práctica. Habitarán en la tierra que yo di a mi siervo Jacob, en la que habitaron sis padres: allí habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre, y mi siervo David será su príncipe para siempre.
Haré con ellos una alianza de paz, una alianza eterna. Los estableceré, los multiplicaré y pondré entre ellos mi santuario para siempre; tendré mi morada junto a ellos, yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y reconocerán las naciones que yo soy el Señor que consagra Israel, cuando esté mi santuario en medio de ellos para siempre».

Palabra de Dios

Salmo

Jr 31,10.11-12ab.13

R/. El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño

V/. Escuchad, pueblos, la palabra del Señor,
anunciadla a las islas remotas:
«El que dispersó a Israel lo reunirá,
lo guardará como un pastor a su rebaño. R/.

V/. Porque el Señor redimió a Jacob,
lo rescató de una mano más fuerte».
Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión,
afluirán hacia los bienes del Señor. R/.

V/. Entonces se alegrará la doncella en la danza,
gozarán los jóvenes y los viejos;
convertiré su tristeza en gozo,
los alegraré y aliviaré sus penas. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (11,45-57):

EN aquel tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él. Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús.
Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron:
«¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación».
Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo:
«Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera».
Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no solo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos.
Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente entre los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos.
Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban:
«¿Qué os parece? ¿Vendrá a la fiesta?».
Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

Palabra del Señor

Tras la experiencia en Roma, culminamos los días de viaje en los que Brotes de Olivo dieron su primer concierto con orquesta. En él, dirigidos por Celia Llácer y Alberto García dirigieron prodigiosamente 100 instrumentos,

Gracias, amigos, los damos por los 23 y 19 años, que no olvidaremos nunca.

 

Gracias a tí, Javier Segura, que Miguel Ángel González habéis intuido los ejercicios ignacianos, alternándolos con momentos musicales. Gracias a todos, por lo que de gozo nos hicísteis vivir.

En Getafe, nos recibió Don Ginés, al que ofrecimos la misión a la que S.S. nos envió, y que ya se viene trabajando en Badajos, Santiago de Compostela, Madrid y Barcelona. Gracias, Señor.

Una vez más, siete de los hermanos de Brotes, prestaron sus voces a la Palabra para predicar la construcción del Reino de Dios en esta tierra.

Gracias, Espíritu Santo, por no habernos abandonado.

Juan Carlos, sacerdote de Patagonia, amigo del Papa Francico, y Antonio García. Estamos en camino. Demos lo mejor de nosotros en todo lo que Dios nos tenga preparado.

Ojalá, nuestro Señor Dios, nos conceda la Piedad de Arte y Espíritu que hemos de tener en el largo sendero de la vida que nos conceda. Que así sea.

Trayendo a la mente los primeros recuerdos

ESTOS DÍAS PASADOS HAN CONSTITUIDO DÍAS DE REFLEXIÓN Y RECUERDO. HEMOS MIRADO ATRÁS Y NOS ENCONTRAMOS CON ESTO.

Así escribimos en el blog del 14 de diciembrede2.014

SEÑOR, ¿ESTÁ EN MI TU ESPÍRITU?

Publicado en 4 diciembre, 2014

“Si en Santa Bárbara truena”, en Cuaresma, tiempo de Contemplación y Espera, dejemos al Espíritu a su aire”

Aquel día, se entonará este canto en el país de Judá: Tenemos una ciudad fuerte, el Señor le ha puesto como salvaguardia muros y antemuros. Abran las puertas, para que entre una nación justa, que se mantiene fiel. Su carácter es firme, y tú la conservas en paz, porque ella confía en ti.

Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna. El doblegó a los que habitaban en la altura, en la ciudad inaccesible; la humilló hasta la tierra, le hizo tocar el polvo. Ella es pisoteada por los pies del pobre, por las pisadas de los débiles.

¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!

Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres; mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos.

«Abran las puertas de la justicia
y entraré para dar gracias al Señor.»
«Esta es la puerta del Señor: Sólo los justos entran por ella.»
Yo te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación.

Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad en Tí.
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:
el Señor es Dios, él nos ilumina».

Mateo 7,21.24-27.

Jesús dijo a sus discípulos:
No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Así,todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande”.

****************************************************************************************************

Hoy parece que Dios hubiese aparecido en nuestra vida y nos hubiese hablase así:

*     Abran las puertas, para que entre una nación justa, que se mantiene fiel.       ¿Quién abre la puerta a esta llamada que hoy nos hace el Espíritu de Dios? ¿Qué nación, qué parroquia, qué grupo, qué persona con conciencia de vivir y practicar la Justicia Divina, se siente fiel en su práctica?

*    ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! «Abran las puertas de la justicia y entraré para dar gracias al Señor.»

*    Todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.
Jesús de Nazareth.

COSILLAS PARA HACER PENSAR…

“No basta con decir ‘Señor, Señor’… hay que hacer la voluntad del Padre”

El amor al prójimo es la medida de nuestro amor a Dios.

  • EL ARZOBISPO DE MADRID VISITÓ EL SÁBADO EL POBLADO JUNTO A JAVIER BAEZA.

Osoro se “embarró” en El Gallinero

DURANTE DOS HORAS Y MEDIA, ENTRE EL AGUACERO, “EL PEREGRINO” BAJÓ A LOS INFIERNOS DE LA CAPITAL

(Jesús Bastante).- “Entonces ¿tú eres el Papa?”. Empapado hasta las orejas, con la sotana y los zapatos embarrados, Carlos Osoro no pudo menos que sonreir. “No, no lo soy, pero si quieres puedo ser tu amigo. Me llamo Carlos, ¿y tú?”. El arzobispo de Madrid se “embarró” este sábado para visitar a los mas pobres de entre los pobres de la capital, los habitantes del poblado de El Gallinero, con quienes compartió más de dos horas y media en una experiencia que, como comentó después, “me ha dejado tocado”.

No se os olvide. Esta es la tradición a la que debéis Servir: “Hacedlo vosotros como YO lo he hecho”

En vosotros quise rescatar “Palabras de ayer y de hoy”, que se fueron distrayendo con el tiempo con sencillez y consecuencias en las pequeñas cosas a las que fuisteis convocados…

Revisaos a solas y contad a tiempo y a destiempo esta historia a los hombres para que ninguno la olvide jamás.

… Y algo resonaba en nuestro interior: “No olvidéis vuestros orígenes…” En el mundo olvidado, mujeres, hombres, niños… mueren cada día por complicaciones, olvido de la justicia y falta de medios. ¿Supone esto prioridad máxima entre nosotros? ¿Cómo seguir justificando esta injusticia? ¿Cómo, la sociedad en la que nos ha tocado nacer y vivir, no piensa que nosotros podríamos haber estado entre ellos?

Cuando nuestro corazón vivirá en paz por responder a la Palabra tal cual se nos manifiesta. Estamos en Cuaresma, tiempo de reflexión que nos recuerda la frialdad de nuestra alma, y la humanidad anhela rescatar el calor de la Palabra.

Sentida y Feliz Pascua.

¿Está en nuestro interior la intención de ser consecuentes?

En 1980, tras la experiencia de Ciudad Joven, vinimos a Pueblo de Dios, Tu Tierra a dar Vida al regalo que Dios puso ante nosotros.