16

McCarrick, y Viganó Agencias

Viganò escribió una carta a McCarrick que fue publicada el lunes en el blog de Marco Tossati, su ‘ghostwriter’ partiular, que viene siendo la forma habitual en que el ex nuncio se comunica con el mundo después de huir

“El tiempo se acaba, pero puedes confesar y arrepentirte de tus pecados, delitos y sacrilegios y hacerlo públicamente“. El ex nuncio Carlo Maria Viganò es el protagonista de esta expresión… pero no por haberla escuchado y caer en la cuenta de su traición al Papa, sino por lo contrario. Viganò se dirige de este modo en una carta abierta al ex cardenal McCarrick. Consejos vendo…

Tal y como apunta Ap, Viganò escribió una carta a McCarrick que fue publicada el lunes en el blog de Marco Tossati, su ‘ghostwriter’ partiular, que viene siendo la forma habitual en que el ex nuncio se comunica con el mundo después de huir tras las duras acusaciones que dirigió contra el Papa en agosto.

Cada vez más cerca.

¿Qué nos falta, que no advertimos?

Cuando hace muchos años no sabíamos nada de lo que nos sucedía, en lo que de proyecto de Dios nos aguardaba, todo sucedía sin conocer lo que podía sobrevenir en nosotros, y con sus resultados, una trascendencia difícil de predecir.

Sin idea premeditada, quienes nos fuimos acercando a lo que ocurría, pudimos ver que nos insinuaba una motivación que nos incorporase a situación que rompiese los desconocimientos lógicos del no saber… En lo que d dificultad tenía el no saber, se nos fue descubriendo una misión abndonada

Inconscientemente, la búsqueda del Espíritu de aquello que se iniciaba, nos implicaba – a todos unidos – a responder cosas que no podíamos pensar… No teníamos cosas en la que nos seguimos encontrando, y gozosos por la Esperanza…Pedimos a Dio nos ayude a no errar en nuestra… ¿qué nos falta, Señor?

https://abs.twimg.com/k/es/init.es.0d7ef78204840ed2b242.js

En espera de que se cumpla la intuición

Pidamos vivir lo que Dios pensó en el momento de crearnos.

Tratemos de salvar esta ya larga temporada de situaciones que no superamos por desconocimientos.

CIUDAD JOVEN

CUMPLE 40 AÑOS

Nadie, por más que quisiese soñar y hacer realidad su sueño hubiese imaginado todo lo que a partir de Julio de 1.978 iba a ocurrir tras esta convivencia de verano. Esta Ciudad/campamento, abierta a todos, acogió todos los que quisieron acercarse y compartir la vida sin acepción de ningún tipo, confiada en la Providencia. Se anticipó con deseos de “Dar Vida a lo que muere”, que sucedería cuando el lobo y el cordero pastasen juntos y en paz. Datos sencillos de lo que se vivió entonces manifestaron que es posible. La profecía no nos puede engañar.

 

Por la Ciudad Joven  78 pasaron alrededor de seis mil personas. Jóvenes en su mayoría, le dieron a aquella acampada un talante inolvidable, que se repetiría el siguiente año. En una cadena de sucesos consecutivos, todos entrelazados y vividos en nombre del Espíritu que arrancó de la Pascua Joven, generarían posteriormente Pueblo de Dios, y desde la tierra, una Comunidad de Vida, ofrecida gratuitamente. Charlas en parroquias sobre Meditaciones de la Encarnación, intensa búsqueda sobre lo que Dios podía querer de lo que se iba recibiendo gracias a ÉL… Encuentros de Comunidades, de Artistas Cristianos, de Sacerdotes…  Misiones Parroquiales. Noche y Arte en Oración, Reflexión Eclesial Plural, Encuentro de Congregaciones, de Movimientos, de Nuevas Comunidades, de Teólogos, de Fundadores, con Cadenas de T.V. … toda una amalgama infinita de realidades cuyo signo y primer interés fue siempre el de crear Conciencia Conjunta de Comunión.

 

CIUDAD JOVEN fue un adelanto caprichoso de Dios a unas personas inconscientes, que nos llevó continuamente a encontrarnos con el Espíritu y la Verdad de Su Proyecto, que ya nos dijo que debía ser “En la Tierra como en el Cielo”… Pasados los años continuamos sintiendo la Cercanía Trinitaria, instándonos a la Comunión como el Padre y el Hijo la viven.

 

¡Cuánto, Señor! con hambre de ser y vivir fielmente como nos pide tu Palabra para saber que estamos edificando Tu Reino y Tu Justicia… Y junto a esto, ¡cuánta lucha interior! por salir de la tierra anterior y sentirnos en sintonía con lo que TÚ has querido de esta historia de historias.

 

Lo que sucedió en CIUDAD JOVEN lo seguimos recordando con inocencia, ternura y añoranza. Aún bebemos del inmenso caudal de agua viva que de allí manó, y todavía continuamos rezando y escudriñando sobre lo que fue la siembra de “un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva”, que en esta tierra nos haga vivir “Todos Juntos”  como en la CIUDAD DE DIOS.

 

 

12 DE JUNIO DE 2.008