¿Es posible el Reino del Cielo en la Tierra?

¡Cuantas veces rezamos en éste, y en millones de lugares, capillas de distintas Iglesias, y en lo mejor de nuestro corazón!                       Sabiéndolo o sin saber, cuántas veces elevamos nuestra oración y ofrecemos nuestra familia al Único Padre en el que decimos creer. Por qué, si decimos “Nuestro”, ¿qué nos impide reconocerlo, y olvidamos que no es mío ni nuestro, sino de Todos?

Jueves de la vigésima primera semana del tiempo ordinario

Primera Carta de San Pablo a los Tesalonicenses 3,7-13. 
Por eso, hermanos, a pesar de las angustias y contrariedades, nos sentimos reconfortados por ustedes, al comprobar su fe.
Sí, ahora volvemos a vivir, sabiendo que ustedes permanecen firmes en el Señor.
¿Cómo podremos dar gracias a Dios por ustedes, por todo el gozo que nos hacen sentir en la presencia de nuestro Dios?
Día y noche, le pedimos con insistencia que podamos verlos de nuevo personalmente, para completar lo que todavía falta a su fe.
Que el mismo Dios, nuestro Padre, y nuestro Señor Jesucristo, nos allanen el camino para ir allí.
Que el Señor los haga crecer cada vez más en el amor mutuo y hacia todos los demás, semejante al que nosotros tenemos por ustedes.
Que Él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el Día de la Venida del Señor Jesús con todos sus santos.

Salmo 90(89),3-4.12-13.14.17. 
Tú haces que los hombres vuelvan al polvo,
con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”.
Porque mil años son ante tus ojos

como el día de ayer, que ya pasó,
como una vigilia de la noche.
Enséñanos a calcular nuestros años,

para que nuestro corazón alcance la sabiduría.
¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…?
Ten compasión de tus servidores.

Sácianos en seguida con tu amor,
y cantaremos felices toda nuestra vida.
Que descienda hasta nosotros

la bondad del Señor;
que el Señor, nuestro Dios,
haga prosperar la obra de nuestras manos.

Evangelio según San Mateo 24,42-51. 
Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor.
Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa.
Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada.
¿Cuál es, entonces, el servidor fiel y previsor, a quien el Señor ha puesto al frente de su personal, para distribuir el alimento en el momento oportuno?
Feliz aquel servidor a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo.
Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
Pero si es un mal servidor, que piensa: ‘Mi señor tardará’,
y se dedica a golpear a sus compañeros, a comer y a beber con los borrachos,
su señor llegará el día y la hora menos pensada, y lo castigará. Entonces él correrá la misma suerte que los hipócritas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.

______________________________________________________________________

«Velad, porque no sabéis en que día vendrá el Señor»

Durval Ângelo

Diputado de Minas Gerais y defensor de los Derechos Humanos

“Francisco es un Papa de gestos fuertes, que está rescatando la Iglesia de los pobres”

Pedro Casaldáliga es un símbolo para la Iglesia de los pobres. Hoy es una luz muy fuerte, más que nunca, para indicar el camino de la Iglesia

(Luis Miguel Modino, Brasil).- Durval Ângelo es diputado del Estado de Minas Gerais, Brasil, desde hace 23 años, tiempo en el que siempre ha trabajado en el área de la defensa de los Derechos Humanos. Actualmente es Líder del Gobierno que comanda Fernando Pimentel, del Partido de los Trabajadores, que pretende, a partir de una propuesta democrática, ser instrumento de movilización de las comunidades de ese estado y dar prioridad a las políticas sociales, después de veinte años en que este aspecto fue dejado de lado.

Para hacernos pensar y rezar un poco más de lo que solemos hacer.

No es ésta, ni tampoco ninguna de las familias que disponemos a continuación, la familia con la que el Padre Dios sueña.

Con la oración que Jesús nos enseñó, cuando le pedimos que nos enseñara a orar, tampoco se refería a ésta que, con gozo se ofrece y sueña cada día con hacer Su Voluntad…

Sobre las reflexiones y pronunciamientos que hacemos en la Iglesia, nos ayudamos en la lucha por responder a la Palabra de Dios, no solo de nos llama a organizarnos y vivir como pueblo

Es mucho más que diálogo, entendimiento y oración lo que necesitamos las personas de buena voluntad, para sabernos haciendo Su Voluntad.

 

Esta es la familia que vio Juan en Apocalipsis 21, al soñar con el Cielo Nuevo y la Tierra Nueva. Cada figura que contemplamos reflejan la unión de los seis continentes de la tierra que habitamos, desde Europa a la Antártida, cuyo conjunto reflejan la humanidad de todos los tiempos.

 

 

 

 

 

 

No vale el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien Dios recomienda.

20160726_091041

Nunca faltó en esta “Historia de historias” el profundo deseo de recibir y sentir de parte de la Trinidad lo mucho que nos ama.

Santa Rosa de Lima, virgen, Patrona de América Latina – Fiesta

Carta II de San Pablo a los Corintios 10,17-18.11,1-2. 
Hermanos:
El que se gloría, que se gloríe en el Señor.
Porque el que vale no es el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien Dios recomienda.
¡Ojalá quisieran tolerar un poco de locura de mi parte! De hecho, ya me toleran.
Yo estoy celoso de ustedes con el celo de Dios, porque los he unido al único Esposo, Cristo, para presentarlos a él como una virgen pura.

Salmo 148(147),1-2.11-13a.13c-14. 
¡Aleluya!
Alaben al Señor desde el cielo,
alábenlo en las alturas;
alábenlo, todos sus ángeles,

alábenlo, todos sus ejércitos.
Los reyes de la tierra y todas las naciones,
los príncipes y los gobernantes de la tierra;
los ancianos, los jóvenes y los niños.

alaben el nombre del Señor.
Su majestad está sobre el cielo y la tierra,
y él exalta la fuerza de su pueblo.
¡A él, la alabanza de todos sus fieles,

y de Israel, el pueblo de sus amigos!
¡Aleluya!

Evangelio según San Mateo 13,44-46. 
Jesús dijo a la multitud:
“El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.
El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.”

________________________________________________________________________

Hoy son varias las cosas y valores evangélicos los que nos hacen pensar. Y más, en esta “Historia de historias” regalada, que nos pide contemplar nuestro celo por ser Todos Uno en una misión que tantas veces aparece olvidada. ¿Cual es nuestro celo por rescatarla?

  • El que se gloría, que se gloríe en el Señor. Porque el que vale no es el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien Dios recomienda.
  • ¡Ojalá quisieran tolerar un poco de locura.  El celo de Dios nos une a todos con el único Esposo, Cristo, para presentarlos a Él como una virgen pura.
  • Todos los ancianos, los jóvenes y los niños,                                                                 alaben el Nombre del Señor.
  • A Él, la alabanza de todos sus fieles,                                                                               los de pueblo de Dios, sus amigos!
    ¡Aleluya!
  • El Reino de los Cielos, el pueblo de Dios en la tierra, se parece a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.”

 

Si un maleducado gobierna, no sé que nos espera. Ninguna ideología debería despreciar a otro por el simple hecho de pensar distinto.

Pidamos a Aquel que nos llama la Luz, Humildad y Misericordia que necesitamos para saber que hacemos Su Voluntad.

 

 

 

Cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que YO te ordene.

 

 

Memoria del martirio de San Juan Bautista

Libro de Jeremías 1,17-19. 
En cuanto a ti, cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que yo te ordene. No te dejes intimidar por ellos, no sea que te intimide yo delante de ellos.
Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte, una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes de Judá y a sus jefes, a sus sacerdotes y al pueblo del país.
Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán, porque yo estoy contigo para librarte -oráculo del Señor-“.

Salmo 71(70),1-2.3-4a.5-6ab.15ab.17. 
Yo me refugio en Ti, Señor,
¡que nunca tenga que avergonzarme!
Por tu justicia, líbrame y rescátame,
inclina tu oído hacia mí, y sálvame.

Sé para mí una roca protectora,
tú que decidiste venir siempre en mi ayuda,
porque tú eres mi Roca y mi fortaleza.
¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío!

Porque tú, Señor, eres mi esperanza
y mi seguridad desde mi juventud.
En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre;
desde el seno materno fuiste mi protector.

Mi boca anunciará incesantemente
tus actos de justicia y salvación,
Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud,
y hasta hoy he narrado tus maravillas.

Evangelio según San Marcos 6,17-29. 
Herodes, en efecto, había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado.
Porque Juan decía a Herodes: “No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”.
Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía,
porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía. Cuando lo oía quedaba perplejo, pero lo escuchaba con gusto.
Un día se presentó la ocasión favorable. Herodes festejaba su cumpleaños, ofreciendo un banquete a sus dignatarios, a sus oficiales y a los notables de Galilea.
La hija de Herodías salió a bailar, y agradó tanto a Herodes y a sus convidados, que el rey dijo a la joven: “Pídeme lo que quieras y te lo daré”.
Y le aseguró bajo juramento: “Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”.
Ella fue a preguntar a su madre: “¿Qué debo pedirle?”. “La cabeza de Juan el Bautista”, respondió esta.
La joven volvió rápidamente adonde estaba el rey y le hizo este pedido: “Quiero que me traigas ahora mismo, sobre una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”.
El rey se entristeció mucho, pero a causa de su juramento, y por los convidados, no quiso contrariarla.
En seguida mandó a un guardia que trajera la cabeza de Juan.
El guardia fue a la cárcel y le cortó la cabeza. Después la trajo sobre una bandeja, la entregó a la joven y esta se la dio a su madre.
Cuando los discípulos de Juan lo supieron, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

______________________________________________________________________

Hoy, como tantas otras veces, nos resuena así la Palabra en lo más hondo de nuestro pobre y confundido corazón.

  • En cuanto a ti, cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que yo te ordene. ¿No fueron estas mismas palabras las que nos dijo D. Alberto Inhiesta?
  • YO estoy contigo para librarte.
  • Yo me refugio en Ti, Señor,
    Por tu justicia, líbrame y rescátame.
    “Pídeme lo que quieras y te lo daré”.

“Dichosos los perseguidos por la justicia”(Mt 5,10)

La muerte de Cristo está en el origen de una multitud de mujeres y hombres que se fiaron y creyeron en ÉL. Gracias a Su bondad, y en muchas ocasiones a la incomprensión de muchos de sus seguidores no convencidos, ha sido la fuerza del Señor Jesús  lo que ha hecho y seguirá haciendo nacer una gran multitud de cristianos, de los que nunca sabremos nada. Jamás la religión cristiana ha podido ser aniquilada por la persecución o desentendimiento de los que creímos optar por ÉL, pero inconscientemente no comprendimos su muerte, y no vemos el inmenso papel, inocente y trascendente de quiénes sueñan con el Cielo Nuevo y la Tierra Nueva prometido en el Apocalipsis.        

El mayor reto y misión que tenemos quienes decimos estar convencidos de nuestra misión es el de sentir todos las alegrías y sufrimientos de todos con todas sus consecuencias, sumergidos en el Espíritu y la Verdad del proyecto que se nos dio desde siempre. 

“Dichosos los perseguidos por la justicia”(Mt 5,10)

No comprendimos su muerte, y esto nos ha delatado que anduvimos junto a ÉL sin pisar su mismo paso.

“Demos el primer Paso”

Demos el primer Paso, que Sirva desde la Libertad a vivir Todos Juntos la Comunión Trinitaria.

¿No es esta la esencia raíz con la que se inició sin saberlo, “de parte de Dios”, esta experiencia genuinamente evangélica de “Cielo Nuevo y Tierra Nueva”, que llama a todos a ser UNO para que el mundo crea?

Lunes de la vigésima primera semana del tiempo ordinario

Primera Carta de San Pablo a los Tesalonicenses 1,1-5.8b-10. 
Pablo, Silvano y Timoteo saludan a la Iglesia de Tesalónica, que está unida a Dios Padre y al Señor Jesucristo. Llegue a ustedes la gracia y la paz.
Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes, cuando los recordamos en nuestras oraciones, y sin cesar tenemos presente delante de Dios, nuestro Padre, cómo ustedes han manifestado su fe con obras, su amor con fatigas y su esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia.
Sabemos, hermanos amados por Dios, que ustedes han sido elegidos.
Porque la Buena Noticia que les hemos anunciado llegó hasta ustedes, no solamente con palabras, sino acompañada de poder, de la acción del Espíritu Santo y de toda clase de dones. Ya saben cómo procedimos cuando estuvimos allí al servicio de ustedes.
En efecto, de allí partió la Palabra del Señor, que no sólo resonó en Macedonia y Acaya: en todas partes se ha difundido la fe que ustedes tienen en Dios, de manera que no es necesario hablar de esto.
Ellos mismos cuentan cómo ustedes me han recibido y cómo se convirtieron a Dios, abandonando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar a su Hijo, que vendrá desde el cielo: Jesús, a quien él resucitó y que nos libra de la ira venidera.

Salmo 149(148),1-2.3-4.5-6a.9b. 
Canten al Señor un canto nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que Israel se alegre por su Creador
y los hijos de Sión se regocijen por su Rey.

Celebren su Nombre con danzas,
cántenle con el tambor y la cítara,
porque el Señor tiene predilección por su pueblo
y corona con el triunfo a los humildes.

Que los fieles se alegren por su gloria
y canten jubilosos en sus fiestas.
Glorifiquen a Dios con sus gargantas;
ésta es la victoria de todos sus fieles.

Evangelio según San Mateo 23,13-22. 

“¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que cierran a los hombres el Reino de los Cielos! Ni entran ustedes, ni dejan entrar a los que quisieran.

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que recorren mar y tierra para conseguir un prosélito, y cuando lo han conseguido lo hacen dos veces más digno de la Gehena que ustedes!
¡Ay de ustedes, guías, ciegos, que dicen: ‘Si se jura por el santuario, el juramento no vale; pero si se jura por el oro del santuario, entonces sí que vale’!
¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante: el oro o el santuario que hace sagrado el oro?
Ustedes dicen también: ‘Si se jura por el altar, el juramento no vale, pero vale si se jura por la ofrenda que está sobre el altar’.
¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar que hace sagrada esa ofrenda?
Ahora bien, jurar por el altar, es jurar por él y por todo lo que está sobre él.
Jurar por el santuario, es jurar por él y por aquel que lo habita.
Jurar por el cielo, es jurar por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él.

Comentario del Evangelio por : Epístola llamada de Bernabé 
Cristo nos llama a escoger el camino que conduce a su Reino (Mt 7,13)

Existen dos caminos de enseñanza y de acción: el de la luz y el de las tinieblas. La lejanía es grande entre estos dos caminos. Sobre uno están apostados los ángeles de Dios, portadores de luz, sobre el otro los ángeles de Satán…

El camino de la luz es este: el que quiere andar por él hasta el fin señalado se esmera en su tarea. El conocimiento que nos ha sido dado para dirigirnos por este camino es: amarás al que te ha creado, temerás al que te ha modelado, glorificarás al que te ha rescatado de la muerte, serás sencillo de corazón y rico de espíritu. No andarás con aquellos que pisan el camino de la muerte… No te elevarás por encima de los demás, sino que serás siempre humilde. No te gloriarás en nada, no tramarás malas intenciones  contra tu prójimo… No harás acepción de personas al corregir sus faltas. Serás dulce y pacífico, y temerás ante las palabras que has escuchado. No guardarás rencor a tu hermano.

No te preguntarás por lo que el día de mañana te reserva. No invocarás el nombre del Señor en vano; amarás a tu prójimo más que a tu vida. No practicarás el aborto, y no harás morir al recién nacido… Acogerás los acontecimientos de tu vida como beneficios, sabiendo que nada pasa fuera de Dios…

Lo compartirás todo con tu prójimo, sin que nada digas que es de tu propiedad (Hec 4,32). Porque si ponéis en común los bienes incorruptibles, cuanto más los que perecen… Hasta el fin odiarás al mal… Juzgarás con equidad. No crearás la división, sino que establecerás la paz reconciliando a los adversarios entre sí. Confesarás tus pecados. No vendrás a la oración con una conciencia mala.

 

Visita del papa a Colombia

Bergoglio acompañará “el proceso histórico” de paz en Colombia

Un millón de fieles acompañarán a Francisco en Medellín

“Es un Papa que queremos, carismático y latinoamericano”, asegura el alcalde

colombia esperanzada

Cerca de un millón de feligreses se espera que asistan a la misa campal que oficiará el papa Francisco el 9 de septiembre en Medellín, como parte de su visita de cinco días a Colombia, según informaron las autoridades locales. “Estamos listos y preparados. Como ciudad es un honor, y recibimos con mucha esperanza la venida de un Papa que queremos, carismático y latinoamericano“, dijo el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez.

Gutiérrez y el arzobispo de esta ciudad colombiana, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, destacaron que la visita del sumo pontífice será una “experiencia social, humana y de fe”.

El lema elegido para esta visita es “El papa Francisco en Medellín, un encuentro de fe”.

“Hay momento de ruptura y disgregación de fuerzas, así que disfrutemos de este encuentro de fe para que deje buenas consecuencias”, propuso monseñor Tobón, quien agregó que el papa busca especialmente “acompañarnos en el proceso histórico» que vive Colombia tras la firma de los acuerdos de paz.

Las puertas para la misa, a las que asistirán entre 800.000 y un millón de personas, serán abiertas desde la noche anterior, cuando se dará inicio a una vigilia que incluirá momentos de “reflexión, oración y animación espiritual”.

“Nos preparamos con oración, canto, reflexión, silencio y descanso”, añadió el arzobispo, quien indicó que el Papa visitará además el Seminario Conciliar de Medellín.

En el aeropuerto Olaya Herrera, donde tendrá lugar la Eucaristía de casi dos horas, habrá un espacio para enfermos y reclusos, que estarán, según monseñor Tobón, en representación de toda la población privada de la libertad.

 

«Tú eres… el Hijo del Dios vivo»

 

La sed del estío nos hace anhelar las aguas que nacen del santuario. Presentamos nuestro desierto: Que Dios lo bendiga con su misericordia y le pedimos que quienes en verdad sientan la situación “a la deriva” que vivimos cada vez con más intensidad, recen y operen en silencio al que nos llama y no acabamos de entender.                       Tras las lecturas, presentamos una reflexión de San Hilario, en torno a:¿quién es para nosotros el Hijo de Dios?   

Vigésimo primer Domingo del tiempo ordinario

Libro de Isaías 22,19-23. 
Yo te derribaré de tu sitial y te destituiré de tu cargo.
Y aquel día, llamaré a mi servidor Eliaquím, hijo de Jilquías;
lo vestiré con tu túnica, lo ceñiré con tu faja, pondré tus poderes en su mano, y él será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá.
Pondré sobre sus hombros la llave de la casa de David: lo que él abra, nadie lo cerrará; lo que él cierre, nadie lo abrirá.
Lo clavaré como una estaca en un sitio firme, y será un trono de gloria para la casa de su padre.

Salmo 138(137),1-2a.2bc-3.6.8bc. 
Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
te cantaré en presencia de los ángeles.
Me postraré ante tu santo Templo.
y daré gracias a tu Nombre

por tu amor y tu fidelidad.
Me respondiste cada vez que te invoqué
y aumentaste la fuerza de mi alma.
El Señor está en las alturas,

pero se fija en el humilde
y reconoce al orgulloso desde lejos.
Tu amor es eterno, Señor,
¡no abandones la obra de tus manos.

Carta de San Pablo a los Romanos 11,33-36. 
¡Qué profunda y llena de riqueza es la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué insondables son sus designios y qué incomprensibles sus caminos!
¿Quién penetró en el pensamiento del Señor? ¿Quién fue su consejero?
¿Quién le dio algo, para que tenga derecho a ser retribuido?
Porque todo viene de él, ha sido hecho por él, y es para él. ¡A él sea la gloria eternamente! Amén.

Evangelio según San Mateo 16,13-20. 
Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”.
Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”.
“Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?”.
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.
Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”.
Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.

______________________________________________________________________

«Tú eres… el Hijo del Dios vivo»

Leer el comentario del Evangelio por 
San Hilario (c. 315-367), obispo de Poitiers y doctor de la Iglesia
Comentario sobre Mateo, 16

«Tú eres… el Hijo del Dios vivo»

El Señor había preguntado: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» Seguramente que la simple vista de su cuerpo manifestaba que era el Hijo del hombre, pero haciendo esta pregunta quería hacer comprender que, al verle había algo más en él, había algo que necesitaba ser discernido… El objeto de la pregunta era un misterio, a él debía tender la fe de los creyentes.

La confesión de Pedro obtuvo plenamente la respuesta merecida por haber visto en el hombre al Hijo de Dios. Él es «dichoso», alabado por haber extendido su vista más allá de la de los ojos humanos, no prestando atención a lo que venía de la carne y de la sangre, sino contemplando al Hijo de Dios revelado por el Padre celestial. Pedro fue juzgado digno de ser el primero en reconocer que Cristo era Dios. ¡Qué fundamento que tiene la suerte de dar a la Iglesia el título de su nombre nuevo! Se convierte en la piedra digna de edificar la Iglesia, de manera que rompe las leyes del infierno… y todas las demás cárceles de muerte. Dichoso portero del cielo a quien se le confían las llaves de acceso a la eternidad; su sentencia en la tierra se adelanta a la autoridad del cielo, de manera que lo que se ligue o desligue en la tierra será ligado o desligado en el cielo.

Jesús, además, ordena a los discípulos que no digan a nadie que él es Cristo, porque era necesario que otros, es decir, la Ley y los profetas, fueran testimonios de su Espíritu, mientras que el testimonio de la resurrección es propio de los apóstoles. Y puesto que la bienaventuranza de los que conocen a Cristo en el Espíritu ha sido manifestada, se manifiesta, a su vez, el peligro de desconocer su humildad y su Pasión.

La Paz de Jerusalén, dar Vida a lo que muere.

¡Alto!, al mundo que estamos haciendo.

Sábado de la vigésima semana del tiempo ordinario

Libro de Rut 2,1-3.8-11.4,13-17. 

Salmo 128(127),1-2.3.4.5. 

Evangelio según San Mateo 23,1-12. 

______________________________________________________________________

De los textos que se nos regalan, hoy nos estremece éste que sueña con la Paz de Jerusalén, la máxima responsabilidad de la Iglesia.

¡Feliz el que teme al Señor
y sigue sus caminos!
Comerá del fruto de su trabajo,
será feliz y todo le irá bien.

Su esposa será como una parra fecunda
en el seno de su hogar;
y sus hijos, como brotes de olivo
alrededor de su mesa.

¡Así será bendecido
el hombre que teme al Señor!
¡Que el Señor le bendiga desde Sión
                                                 todos los días de su vida:                                                  y contemplará la Paz de Jerusalén.

“Quien se humilla será ensalzado”. (Lc 18,14)

Hay una humildad que viene del temor de Dios, y hay una humildad que viene de Dios mismo. Hay quien es humilde porque teme a Dios, y hay quien es humilde porque conoce a Dios. El que teme a Dios recibe la caricia y dulzura en su cuerpo, en el equilibrio de sus sentidos, y además un corazón contrito y agradecido en todo tiempo. El que se humilla es porque conoce el gozo, y de él recibe una gran sencillez y un corazón dilatado a quien nada ni nadie puede retener en el amor.

Después de orar el texto anterior, y recibir la noticia que disponemos a continuación, nos preguntamos, ¿qué adoctrinamiento reciben las criaturas nacidas de Dios, cuyas formas y comportamientos les hacen expresar o realizar sentimientos y hechos de este tipo?

 

  • El Estado Islámico amenaza al Papa

    ¿Cuántos años tiene la persona que oculta su rostro? ¿Por qué creemos que lo esconde? ¿Cual es el sentimiento o reacción activa al contemplar el mundo que estamos haciendo? ¿Qué hechos de nuestra vida real cambian eso que tantos rechazan, y amedrentan a la generalidad que solo les preocupa vivir para sí, desencarnados de una sociedad olvidada por la inmensa mayoría? Sin darnos cuenta, ¿qué podemos estar escondiendo nosotros?

    El Estado Islámico amenaza al Papa

    Los terroristas difunden un vídeo en el que rompen fotos de Francisco

    El Estado Islámico vuelve a amenazar al Papa y asegura que “estaremos en Roma”

    La Guardia Suiza asegura estar preparada para proteger la seguridad del Pontífice

    (Jesús Bastante/Agencias).- Tras Barcelona, el Vaticano. El Estado Islámico difundió un vídeo, grabado en Filipinas, en el que un yihadista amenaza al Papa Francisco y asegura que “estaremos en Roma, si Dios quiere”, mientras apunta con un fusil una imagen de Bergoglio, que acaba rompiendo.

    Hace unos días, el Obispo de Managua decía: “Le tengo miedo a una Iglesia que no tenga profetas para denunciar las situaciones de injusticia que vive la humanidad”. “Pobre de quien el Señor llame a ser profeta dentro de la Iglesia, porque los profetas son inoportunos, son incómodos, también dentro de la Iglesia”. La mujer  u hombre de hoy se compromete con el Evangelio, o es profeta o no es nada”. “Los profetas no nacen del protagonismo ni ideologías personales, sino de la profunda espiritualidad que sabe escuchar la voz de Dios en medio del ruido del mundo”. “Los profetas son promotores de humanidad, voceros de justicia”.

  • “No se es mártir por el modo en que se muere, sino por el modo como se vive y le lleva a la muerte”. “Si en la lucha por la justicia perdemos la sonrisa, nos han ganado”. “No se puede ser un luchador amargado, vengativo”…

¡Alto!, al mundo que estamos haciendo, hay que dar Vida a lo que muere.

 

¿Quién cree necesitar ayuda?

 

Viernes de la vigésima semana del tiempo ordinario

Libro de Rut 1,1.3-6.14b-16.22. 
Durante el tiempo de los Jueces hubo una gran sequía en el país, y un hombre de Belén de Judá emigró a los campos de Moab, con su mujer y sus dos hijos.
Al morir Elimélec, el esposo de Noemí, ella se quedó con sus hijos.
Estos se casaron con mujeres moabitas – una se llamaba Orpá y la otra Rut – y así vivieron unos diez años.
Pero también murieron Majlón y Quilión, y Noemí se quedó sola, sin hijos y sin esposo.
Entonces se decidió a volver junto con sus nueras, abandonando los campos de Moab, porque se enteró de que el Señor había visitado a su pueblo y le había proporcionado alimento.
Ellas volvieron a prorrumpir en sollozos, pero al fin Orpá despidió a su suegra con un beso, mientras que Rut se quedó a su lado.
Noemí le dijo: “Mira, tu cuñada regresa a su pueblo y a sus dioses; regresa tú también con ella”.
Pero Rut le respondió: “No insistas en que te abandone y me vuelva, porque yo iré adonde tú vayas y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios.
Así regresó Noemí con su nuera, la moabita Rut, la que había venido de los campos de Moab. Cuando llegaron a Belén, comenzaba la cosecha de la cebada.

Salmo 146(145),5-6.7.8-9.10. 
Feliz el que se apoya en el Dios de Jacob
y pone su esperanza en el Señor, su Dios:
él hizo el cielo y la tierra,
el mar y todo lo que hay en ellos.
Él mantiene su fidelidad para siempre,
hace justicia a los oprimidos

y da pan a los hambrientos.
El Señor libera a los cautivos,
Abre los ojos de los ciegos
y endereza a los que están encorvados,
el Señor ama a los justos
y entorpece el camino de los malvados.

El Señor protege a los extranjeros
y sustenta al huérfano y a la viuda;
El Señor reina eternamente,
reina tu Dios, Sión,
a lo largo de las generaciones.
¡Aleluya!

Evangelio según San Mateo 22,34-40. 
Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
“Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?”.
Jesús le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento.
El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas”.

Si no salvas tus circunstancias nunca podrás decir que has sido la persona que la vida quiso de ti al nacer. Nos debatimos entre pedir ayuda o salvar las circunstancias. ¿ ?

Amar a Dios, al prójimo y a sí mismo. Palabras de Antonio de Padua, doctor de la Iglesia.

Ámate tal cual Aquel que te ha amado y te ha hecho. Despréciate tal como tú te has hecho. Sométete a Aquel que está por encima de ti. Desprecia lo que está por debajo de ti. Ámate de la misma manera que te ha amado Aquel que se entregó por ti. Despréciate  por haber despreciado eso que Dios ha hecho y ha amado en ti…

¿Quieres tener siempre a Dios en tu alma? Mírate tal como Dios te ha hecho. No busques ser otro que tú mismo, no quieras ser otro que ese que Dios te ha hecho. De esta manera tendrás siempre a Dios en tu espíritu.

Los obispos USA, ante el ascenso supremacista

Para “abordar el pecado del racismo en nuestra sociedad, e incluso en nuestra Iglesia”

Los obispos norteamericanos crean un comité contra el racismo tras los incidentes de Charlottesville

Quieren “encontrar soluciones a esta epidemia de odio que ha plagado” la sociedad estadounidense

Los acontecimientos recientes han puesto de manifiesto hasta qué punto el pecado del racismo continúa infligiendo a nuestra nación 

          Espectacular mensaje del Papa Francisco.
                                        “No existe familia perfecta”.                                                     No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la familia tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad”.
Papa Francisco

{audio src= http://www.brotesdeolivo.es/descargadirecta/1981a%20%20MEDITACION%20ANTE%20LA%20CRUZ/04-Eres%20tu%20el%20cirineo.mp3]