¿Quién nos envía a la misión que hacemos?

Viernes de la cuarta semana de Cuaresma

Libro de la Sabiduría 2,1a.12-22.
Los impíos se dicen entre sí, razonando equivocadamente:
«Tendamos trampas al justo, porque nos molesta y se opone a nuestra manera de obrar; nos echa en cara las transgresiones a la Ley y nos reprocha las faltas contra la enseñanza recibida.
El se gloría de poseer el conocimiento de Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor.
Es un vivo reproche contra nuestra manera de pensar y su sola presencia nos resulta insoportable,
porque lleva una vida distinta de los demás y va por caminos muy diferentes.
Nos considera como algo viciado y se aparta de nuestros caminos como de las inmundicias. El proclama dichosa la suerte final de los justos y se jacta de tener por padre a Dios.
Veamos si sus palabras son verdaderas y comprobemos lo que le pasará al final.
Porque si el justo es hijo de Dios, él lo protegerá y lo librará de las manos de sus enemigos.
Pongámoslo a prueba con ultrajes y tormentos, para conocer su temple y probar su paciencia.
Condenémoslo a una muerte infame, ya que él asegura que Dios lo visitará.»
Así razonan ellos, pero se equivocan, porque su malicia los ha enceguecido.
No conocen los secretos de Dios, no esperan retribución por la santidad, ni valoran la recompensa de las almas puras.

Salmo 34(33),17-18.19-20.21.23.
El Señor rechaza a los que hacen el mal
para borrar su recuerdo de la tierra.
Cuando ellos claman, el Señor los escucha
y los libra de todas sus angustias.

El Señor está cerca del que sufre
y salva a los que están abatidos.
El justo padece muchos males,
pero el Señor lo libra de ellos.

El cuida todos sus huesos,
no se quebrará ni uno solo.
Pero el Señor rescata a sus servidores,
y los que se refugian en El no serán castigados.

Evangelio según San Juan 7,1-2.10.25-30.
Jesús recorría la Galilea; no quería transitar por Judea porque los judíos intentaban matarlo.
Se acercaba la fiesta judía de las Chozas,
Sin embargo, cuando sus hermanos subieron para la fiesta, también él subió, pero en secreto, sin hacerse ver.
Algunos de Jerusalén decían: “¿No es este aquel a quien querían matar?
¡Y miren cómo habla abiertamente y nadie le dice nada! ¿Habrán reconocido las autoridades que es verdaderamente el Mesías?
Pero nosotros sabemos de dónde es este; en cambio, cuando venga el Mesías, nadie sabrá de dónde es”.
Entonces Jesús, que enseñaba en el Templo, exclamó: “¿Así que ustedes me conocen y saben de dónde soy? Sin embargo, yo no vine por mi propia cuenta; pero el que me envió dice la verdad, y ustedes no lo conocen.
Yo sí lo conozco, porque vengo de él y es él el que me envió”.
Entonces quisieron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque todavía no había llegado su hora.

*************************************************************************************************

El cardenal Peter Turkson, Prefecto de Desarrollo Humano.

nos recuerda que el Papa Francisco aboga por el desarme militar como “imperativo moral”

Turkson ha dicho sobre Trump: “Espero que empiece a repensar algunas de sus decisiones”

El cardenal afea al presidente de EEUU unas políticas que muestran “cierta disonancia con la realidad”.

(C.D./Agencias).- Becciu, Parolin… y ahora Peter Turkson. El Prefecto de Desarrollo Humano se ha sumado al coro de voces emanado desde el Vaticano expresando su “preocupación” por las políticas de Donald Trump. “Espero que el presidente se dé cuenta de que hay una cierta disonancia entre la realidad y las expresiones utilizadas en campaña”, ha dicho este jueves el cardenal ghanés.

“Es una cosa que preocupa, pero afortunadamente hay voces en Estados Unidos que están en desacuerdo con las posiciones de Trump”. Lo expuso el purpurado, antes de matizar que también en la Iglesia católica existe “un poco de esperanza de que las cosas cambiarán”.

El prefecto del dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano e Integral se expresó en estos términos en un encuentro con la prensa con motivo del 50 aniversario de la encíclica de Pablo VI Populorum progressio.

Turkson también confió en que el mandatario estadounidense “comience a repensar” algunas de sus promesas realizadas en campaña ahora que es presidente.

Se refirió a la suspensión judicial – ya indefinido – del veto migratorio del presidente de EEUU, y a la generalizada oposición suscitada entre la población estadounidense y sus políticas en materia del cambio climático, Turkson argumentó que son muestras de que “hay individuos, elementos en la sociedad estadounidense, que no están de acuerdo y también si no se puede decir que esto refleja a la Iglesia Católica, para nosotros es una señal de que puede haber otra voz, que pueda salir, que comience a hablar otro lenguaje. Y se espera que, a través de medios políticos, Trump mismo empiece un poco a repensar algunas de sus decisiones“.

El Prefecto de Desarrollo Humano asimismo criticó la voluntad de la administración de Trump de abanderar el “gran resurgir” militar estadounidense -en palabras de Trump- con un aumento del gasto en defensa que militarizará al país a niveles históricos para tiempos de paz.

En este sentido, el cardenal ghanés recordó el mensaje que recientemente envió el Papa Francisco a Naciones Unidas en el que aseguró que el desarme nuclear “es un imperativo moral y humanitario” y que se puede alcanzar.

Turkson consideró que se invierten grandes sumas de dinero en armamento que podrían destinarse a otras fines.

SCHOLAS OCCURRENTES, ACTUALIDAD DEL SUEÑO Cº.Nº.Tª.Nª

El Señor dijo a Moisés: “Baja en seguida, porque tu pueblo, ese que hiciste salir de Egipto, se ha pervertido. Ellos se han apartado rápidamente del camino que YO les había señalado.

Libro del Exodo 32,7-14.
El Señor dijo a Moisés: “Baja en seguida, porque tu pueblo, ese que hiciste salir de Egipto, se ha pervertido.
Ellos se han apartado rápidamente del camino que yo les había señalado, y se han fabricado un ternero de metal fundido. Después se postraron delante de él, le ofrecieron sacrificios y exclamaron: “Este es tu Dios, Israel, el que te hizo salir de Egipto”.
Luego le siguió diciendo: “Ya veo que este es un pueblo obstinado.
Por eso, déjame obrar: mi ira arderá contra ellos y los exterminaré. De ti, en cambio, suscitaré una gran nación”.
Pero Moisés trató de aplacar al Señor con estas palabras: “¿Por qué, Señor, arderá tu ira contra tu pueblo, ese pueblo que tú mismo hiciste salir de Egipto con gran firmeza y mano poderosa?
¿Por qué tendrán que decir los egipcios: “El los sacó con la perversa intención de hacerlos morir en las montañas y exterminarlos de la superficie de la tierra?”. Deja de lado tu indignación y arrepiéntete del mal que quieres infligir a tu pueblo.
Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Jacob, tus servidores, a quienes juraste por ti mismo diciendo: “Yo multiplicaré su descendencia como las estrellas del cielo, y les daré toda esta tierra de la que hablé, para que la tengan siempre como herencia”.
Y el Señor se arrepintió del mal con que había amenazado a su pueblo.

Salmo 106(105),19-20.21-22.23.
En Horeb se fabricaron un ternero,
adoraron una estatua de metal fundido:
así cambiaron su Gloria
por la imagen de un toro que come pasto.

Olvidaron a Dios, que los había salvado
y había hecho prodigios en Egipto,
maravillas en la tierra de Cam
y portentos junto al Mar Rojo.

El Señor amenazó con destruirlos,
pero Moisés, su elegido,
se mantuvo firme en la brecha
para aplacar su enojo destructor.

Evangelio según San Juan 5,31-47.
Jesús dijo a los judíos:
Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no valdría.
Pero hay otro que da testimonio de mí, y yo sé que ese testimonio es verdadero.
Ustedes mismos mandaron preguntar a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad.
No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para la salvación de ustedes.
Juan era la lámpara que arde y resplandece, y ustedes han querido gozar un instante de su luz.
Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: son las obras que el Padre me encargó llevar a cabo. Estas obras que yo realizo atestiguan que mi Padre me ha enviado.
Y el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Ustedes nunca han escuchado su voz ni han visto su rostro,  y su palabra no permanece en ustedes, porque no creen al que él envió.
Ustedes examinan las Escrituras, porque en ellas piensan encontrar Vida eterna: ellas dan testimonio de mí, y sin embargo, ustedes no quieren venir a mí para tener Vida.
Mi gloria no viene de los hombres.
Además, yo los conozco: el amor de Dios no está en ustedes.
He venido en nombre de mi Padre y ustedes no me reciben, pero si otro viene en su propio nombre, a ese sí lo van a recibir.
¿Cómo es posible que crean, ustedes que se glorifican unos a otros y no se preocupan por la gloria que sólo viene de Dios?
No piensen que soy yo el que los acusaré ante el Padre; el que los acusará será Moisés, en el que ustedes han puesto su esperanza.
Si creyeran en Moisés, también creerían en mí, porque él ha escrito acerca de mí.
Pero si no creen lo que él ha escrito, ¿cómo creerán lo que yo les digo?”.

****************************************************************************************************

  • El Señor dijo a Moisés: “Baja en seguida, porque tu pueblo, ese que hiciste salir de Egipto, se ha pervertido.
  • En el mundo y en Mi Nombre, se fabricaron y seguís fabricando caminos y pensamientos, que os dividieron y os alejaron de Mi. 
    Así, cambiaron Mi Gloria por fundamentos que -poco o nada recordaban – poco o nada recuerdan la esencia de Mi Proyecto.
  • ¿Cómo os es posible pensar y decir que creéis en Mi, vosotros que habláis mal unos de otros y no os preocupáis por la Gloria que sólo vive en Mi?
    ¿Cómo creeréis lo que YO os digo, cómo apreciaréis lo que he puesto en vuestras manos?”.

“Estudiáis apasionadamente las Escrituras, reuniéndoos constantemente en Mi Nombre pensando encontrar la vida eterna,..,…las Escrituras hablan de mí.”      (Jn 5,39)

OBRAS EN PUEBLO DE DIOS, “TU TIERRA”.

Mostrando tira_trabajo_suelo_prafabrica.jpg

JUNTO A TANTA “OBRA CIVIL”, NOS ABRUMA Y “PERSIGUE” UNA SED Y RESPONSABILIDAD DE ENCUENTRO CON LA PASCUA HISTÓRICA EN “TU TIERRA”, QUE NOS HAGA RESUCITAR SEGÚN EL DIOS DE LA TIERRA QUE SE NOS HA DESCUBIERTO DESCONCERTANTEMENTE . NO DESCANSAREMOS HASTA QUE QUIENES VIVEN, PASEN, SE ACERQUEN, CURIOSEEN, TENGAN HAMBRE DE ENCUENTRO DEL “ESPÍRITU Y LA VERDAD” , Y RESPONDAN Y SE ENTREGUEN AL MENSAJE DE LA “HISTORIA DE HISTORIAS”, ADVIERTAN Y CONOZCAN LA VIDA DESCUBIERTA AÑO TRAS AÑO, EN UN LUGAR QUE JAMÁS TUVO VIDA NI SUEÑOS “PREFABRICAOS”. CON LA AYUDA DE TODOS LO INTENTAREMOS ENTRE TODOS. ¿ENTENDEREMOS Y DEVOLVEREMOS A DIOS LO QUE HA PUESTO EN NUESTRAS MANOS? ¿RESUCITARÁ EL DIOS DE LA TIERRA?           

TODOS HEMOS SIDO PROTAGONISTAS 

Un nuevo año vamos preparándonos para celebrar el Paso del Señor por nuestras vidas. Le pedimos a Dios que, allá donde la vivamos (en la parroquia, con la comunidad…), nos sintamos unidos, adentrándonos en este mismo misterio que sostiene y anima nuestras vidas.

Si este año, tu elección, va a ser celebrarla en esta casa de todos, en un ambiente de familia (seamos muchos o pocos), con la riqueza eclesial que se transparenta cuando nos encontramos…, te animamos a que nos lo digas mediante este sencillo formulario:

Voy a la Pascua

www.pueblodedios.todosuno.org/voyalapascua

Aunque más adelante iremos añadiendo toda la información detallada, decirte que empezaremos tras el Domingo de Ramos (9 de abril) con tres días de Prepascua (lunes, martes y miércoles). Los “días grandes”, del Triduo Pascual, comenzarán el jueves 13 con la acogida durante la mañana y la presentación de la Pascua después de comer.

Y para quienes podáis acercaros, el sábado 8, desde las 10h, tendremos un día de trabajo en el que intentaremos dejar esta tierra de todos acogedora como siempre.

Junto a tanto anterior que mostramos “sin comentarios”, hacemos lo mismo con cuanto vivimos ayer en Valencia. Resulta imposible – salvo con imágenes – mostrar la fuerza arrolladora de Dios, que nos insinúa pensar más, y más, y más, y más…

La escuela de la vida

Miércoles deLa imagen puede contener: texto la cuarta semana de Cuaresma

Libro de Isaías 49,8-15.
Así habla el Señor: En el tiempo favorable, yo te respondí, en el día de la salvación, te socorrí. Yo te formé y te destiné a ser la alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir las herencias devastadas,
para decir a los cautivos: “¡Salgan!”, y a los que están en las tinieblas: “¡Manifiéstense!”. Ellos se apacentarán a lo largo de los caminos, tendrán sus pastizales hasta en las cumbres desiertas.
No tendrán hambre, ni sufrirán sed, el viento ardiente y el sol no los dañarán, porque el que se compadece de ellos los guiará y los llevará hasta las vertientes de agua.
De todas mis montañas yo haré un camino y mis senderos serán nivelados.
Sí, ahí vienen de lejos, unos del norte y del oeste, y otros, del país de Siním.
¡Griten de alegría, cielos, regocíjate, tierra! ¡Montañas, prorrumpan en gritos de alegría, porque el Señor consuela a su pueblo y se compadece de sus pobres!
Sión decía: “El Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí”.
¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!

Salmo 145(144),8-9.13cd-14.17-18.
El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
el Señor es bueno con todos
y tiene compasión de todas sus criaturas.

El Señor es fiel en todas sus palabras
y bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que caen
y endereza a los que están encorvados.

El Señor es justo en todos sus caminos
y bondadoso en todas sus acciones;
está cerca de aquellos que lo invocan,
de aquellos que lo invocan de verdad.

Evangelio según San Juan 5,17-30.
Jesús dijo a los judíos:
“Mi Padre trabaja siempre, y yo también trabajo”.
Pero para los judíos esta era una razón más para matarlo, porque no sólo violaba el sábado, sino que se hacía igual a Dios, llamándolo su propio Padre.
Entonces Jesús tomó la palabra diciendo: “Les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo sino solamente lo que ve hacer al Padre; lo que hace el Padre, lo hace igualmente el Hijo.
Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que hace. Y le mostrará obras más grandes aún, para que ustedes queden maravillados.
Así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, del mismo modo el Hijo da vida al que él quiere.
Porque el Padre no juzga a nadie: él ha puesto todo juicio en manos de su Hijo,
para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que lo envió.
Les aseguro que el que escucha mi palabra y cree en aquel que me ha enviado, tiene Vida eterna y no está sometido al juicio, sino que ya ha pasado de la muerte a la Vida.
Les aseguro que la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan, vivirán.
Así como el Padre dispone de la Vida, del mismo modo ha concedido a su Hijo disponer de ella, y le dio autoridad para juzgar porque él es el Hijo del hombre.
No se asombren: se acerca la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz y saldrán de ellas: los que hayan hecho el bien, resucitarán para la Vida; los que hayan hecho el mal, resucitarán para el juicio.
Nada puedo hacer por mí mismo. Yo juzgo de acuerdo con lo que oigo, y mi juicio es justo, porque lo que yo busco no es hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.

****************************************************************************************************
« Mi Padre, hasta ahora, sigue creando y yo también »

Jim Keenan, sj, con el Papa Francisco

RD

“La ‘Amoris laetitia’ es una invitación a una relación más plena con la Iglesia”

Jim Keenan, sj: “En este momento de confusión, el Papa está levantando una Iglesia como un faro en las tinieblas”

“Lo que defiende Francisco una y otra vez es la ‘unidad en la diversidad'”

                                               Blanco y negro. Año 1995                                                Soñaré que lo distinto se ama.

José Manuel Vidal,

No es el momento para la figura mítica solitaria: es un momento para un liderazgo solidario. Creo que este es el liderazgo al que llama el Papa

Moralistas de la CTEWC en el Vaticano

Moralistas de la CTEWC en el Vaticano

(José M. Vidal).- “El giro de Francisco a lo social es el imperativo evangélico”. Jim Keenan, sj, profesor del Boston College y creador de una red mundial de moralistas, que acaba de ser recibida por el Papa y por varios dicasteros romanos. El reputado moralista americano cree que “Francisco es un faro en medio de las tinieblas”, defiende la ‘Amoris laetitia’ y la moral enriquecida por el bien hacer de los laicos en este ámbito.

Acaba de estar en Roma, con algunos otros miembros de Catholic Theological Ethics in the World Church, y han sido recibidos por diversos dicasterios y por el propio Papa. ¿Es un reconocimiento explícito a la red que fundó?

Los miembros del comité organizador de nuestra red fuimos a Roma para presentarnos a los cardenales y al personal de seis Congregaciones y para ofrecernos como punto de contacto. Fuimos recibidos calurosamente y nuestros anfitriones nos dedicaron un largo tiempo.

La sensación que tuvimos fue, sobre todo, de respaldo. Tras catorce años de desarrollo de la que es una red viviente de mil moralistas católicos de ochenta países, recibimos en las reuniones con cada uno de los cardenales y con el Papa una bienvenida, un apoyo y un respaldo fraternal.

Cielo Nuevo y Tierra Nueva, en febrero de los años 2.013 y 2.014, sin saber realmente lo que nos movía. Sin garantía alguna de ´poder visitar a algunos de los superiores generales de congregaciones religiosas, por pura Gracia de Dios fuimos teniendo ocasión de ir visitando a algunos. Hablamos de la necesidad de crear un espacio en el que todos estuviesen representados permanentemente, y con ello manifestar la puesta en práctica, “en Espíritu y en Verdad” del “Que todos sean UNO para que el mundo crea”. Nuestra sorpresa fue que llegamos a visitar a 31, y en general todos fueron reconociendo que era la intención por la que llevaban reuniéndose en las dos últimas ocasiones. Disponemos dos de los blogs que elaboramos en aquellos días.

Siembra o cosecha, ¿qué quieres, Señor?

DSCN9051

“Cuando tras de Dios se camina, todo es un encuentro y un adiós; adiós al pasado y encuentro con el futuro”.

Mc 4, 1-9

¿Qué significa en la historia brotes / pueblo la presencia inesperada en Roma, sin otro programa que la obsesión por la Comunión Trinitaria? ¿Qué, si se nos ha dado a entender que, ineludiblemente ha de ser buscada y encontrada por todos, sin que nadie quiera dejar huella de su visión particular sobre la misma? Más aún, ¿cómo reconocer que nuestra opinión y esfuerzos lo son en verdad cuando aprendemos de los demás, tanto más cuanto más distintos sean de los nuestros? Solo así daremos razón de que lo que buscamos es la verdadera comunión entre todos y para todos. Trabajarlo y buscarlo solo con quienes piensan como nosotros es un engaño que nos hacemos a nosotros mismos, y con ello, a la causa por la cual estamos dando la vida.

Será muy difícil. Tendremos que revolucionar todos la búsqueda que entendemos,y reconocer si en verdad es la Comunión lo más hambriento de nosotros, el máximo interés de cada corazón… Desde hace muchos años, Dios nos dijo muy severamente, “Tu principal enemigo para encontrarte conMigo, eres tú” Lc 7, 7.

Es tiempo de cosecha de lo mucho sembrado. Es tiempo de reconocer los frutos que hemos obtenido sin la más mínima conciencia de la siembra. Y sobre esos frutos, nos preguntamos una vez más… ¿Qué quieres, Señor?

2013-01-30 11 36 48

Luis y Vicente

Dios cumple su promesa, de dos en dos

Carta a los Hebreos 10,19-25.

Hermanos. Mantengamos firmemente la confesión de nuestra esperanza, porque aquel que ha hecho la promesa es fiel. Velemos y recemos unos por otros, para estimularnos en el amor y en las buenas obras. Animémonos mutuamente, tanto más cuanto más vemos acercarse el Día.

Evangelio según San Marcos 4,21-25.

Jesús les decía: “¿Ponemos una lámpara debajo de un cajón o de la cama? ¿No es más bien para colocarla sobre el candelero?
No hay nada oculto que no deba ser revelado y nada secreto que no deba manifestarse.
¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!”.
Y les decía: “¡Presten atención a lo que oyen! Se os medirá con la medida que midáis.
Porque al que tiene, se le dará, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene”.

Siembra o cosecha, ¿qué quieres, Señor?

Oremos y caminemos.

SEÑOR, ¿Qué quiere tu ESPÍRITU de nosotros?

DSCN6861

Señor. Hoy, esta historia que se inició hace años, siente que TÚ la envías a Jerusalén. Una vez más, y como siempre, sin saber, sin tener “Conciencia”, TÚ te sirves de nosotros inesperadamente. Con Tu Madre, hoy queremos hacer sencillamente Tu Voluntad.

Este momento, no deja de ser más que uno de tantos en los que gracias a muchos, sin saber, TÚ nos has ido mostrando un camino profético de Humildad, de Misericordia, de Fe, de Fidelidad… todos en favor de la Comunión del Cuerpo, en el que percibir que este barco lo llevas TÚ, que todo está bajo el control de tu Espíritu y de tu Providencia.

DSCN6848

La realidad que está en nuestras manos nos ha proporcionado hacer Tu Voluntad, construida por muchos, bajo circunstancias, imposible de saber que eras TÚ el que en sus dificultades, nos presentabas y nos llamabas a responder a Tu Palabra en sus raíces, su camino inconcebible y su verdadera misión, todo desde la esencia más verdadera y genuina de Tu Proyecto.

Haz que abandonemos la alforja que hasta ahora hemos llevado cuando hemos querido seguirTe. Que cuanto hagamos, sintamos y vivamos, lo sea en orden a lo que desde el comienzo, TÚ has querido de nosotros. ¿?

¿?”Allanar los caminos”. Reconocer en nosotros el Mal que intenta gobernarnos. SER UNO CON TODOS sin olvidar a nadie. Sentirnos y construir “Tu Pueblo”. “La Nueva Humanidad”. Soñar con el Cielo Nuevo aquí en esta Tierra de siempre. Ver en TÍ, no un Dios, sino DIOS TÚ-CON-NOSOTROS, cuando todos vivimos para sentir y sonreír juntos…

Ahora, TÚ nos haces salir de la tierra inconsciente de siempre a hablar de “tus misterios” a quienes sienten el peso y la responsabilidad de alcanzar “Tu Gloria”, pensando como Tú, para poder servir como TÚ. Ojalá la humildad del pueblo que nos ha transmitido “Tu Tierra” haga que Todos Juntos la veamos.

DSCN6843

Según estos blogs de enero 2.013, oremos y contemplemos.

Pasados cuatro años de estas visitas, movidos solo Dios sabe por qué, ¿que suponen hoy los deseos de Francisco con la misión inconsciente que vivimos aquel año.        “Lo que defiende Francisco una y otra vez es la ‘unidad en la diversidad'”

“Señor, no tengo a nadie que me ayude a sumergirme en tus aguas”.

El agua, valor múltiple del Mensaje en la Palabra de Dios.

Martes de la cuarta semana de Cuaresma

Libro de Ezequiel 47,1-9.12.
Un ángel me llevó a la entrada de la Casa, y vi que salía agua por debajo del umbral de la Casa, en dirección al oriente, porque la fachada de la Casa miraba hacia el oriente. El agua descendía por debajo del costado derecho de la Casa, al sur del Altar.
Luego me sacó por el camino de la puerta septentrional, y me hizo dar la vuelta por un camino exterior, hasta la puerta exterior que miraba hacia el oriente. Allí vi que el agua fluía por el costado derecho.
Cuando el hombre salió hacia el este, tenía una cuerda en la mano. Midió quinientos metros y me hizo caminar a través del agua, que me llegó a los tobillos.
Midió otros quinientos metros y me hizo caminar a través del agua, que me llegó a las rodillas. Midió otros quinientos metros y me hizo caminar a través del agua, que me llegó a la cintura.
Luego midió otros quinientos metros, y ya era un torrente que no pude atravesar, porque el agua había crecido: era un agua donde había que nadar, un torrente intransitable.
El hombre me dijo: “¿Has visto, hijo de hombre?”, y me hizo volver a la orilla del torrente.
Al volver, vi que a la orilla del torrente, de uno y otro lado, había una inmensa arboleda.
Entonces me dijo: “Estas aguas fluyen hacia el sector oriental, bajan hasta la estepa y van a desembocar en el Mar. Se las hace salir hasta el Mar, para que sus aguas sean saneadas.
Hasta donde llegue el torrente, tendrán vida todos los seres vivientes que se mueven por el suelo y habrá peces en abundancia. Porque cuando esta agua llegue hasta el Mar, sus aguas quedarán saneadas, y habrá vida en todas parte adonde llegue el torrente.
Al borde del torrente, sobre sus dos orillas, crecerán árboles frutales de todas las especies. No se marchitarán sus hojas ni se agotarán sus frutos, y todos los meses producirán nuevos frutos, porque el agua sale del Santuario. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas de remedio”.

Salmo 46(45),2-3.5-6.8-9.
El Señor es nuestro refugio y fortaleza,
una ayuda siempre pronta en los peligros.
Por eso no tememos,
aunque la tierra se conmueva

y las montañas se desplomen
hasta el fondo del mar.
Los canales del Río alegran la Ciudad de Dios,
la más santa Morada del Altísimo.

El Señor está en medio de ella: nunca vacilará;
él la socorrerá al despuntar la aurora.
El Señor de los ejércitos está con nosotros,
nuestro baluarte es el Dios de Jacob.

Vengan a contemplar las obras del Señor,

Él hace cosas admirables en la tierra.

Evangelio según San Juan 5,1-16.
Se celebraba una fiesta de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.
Junto a la puerta de las Ovejas, en Jerusalén, hay una piscina llamada en hebreo Betsata, que tiene cinco pórticos.
Bajo estos pórticos yacía una multitud de enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados, que esperaban la agitación del agua.
[Porque el Ángel del Señor descendía cada tanto a la piscina y movía el agua. El primero que entraba en la piscina, después que el agua se agitaba, quedaba curado, cualquiera fuera su mal.]
Había allí un hombre que estaba enfermo desde hacía treinta y ocho años.
Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: “¿Quieres curarte?”.
El respondió: “Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes”.
Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y camina”.
En seguida el hombre se curó, tomó su camilla y empezó a caminar. Era un sábado,
y los judíos dijeron entonces al que acababa de ser curado: “Es sábado. No te está permitido llevar tu camilla”.
El les respondió: “El que me curó me dijo: ‘Toma tu camilla y camina'”.
Ellos le preguntaron: “¿Quién es ese hombre que te dijo: ‘Toma tu camilla y camina?'”.
Pero el enfermo lo ignoraba, porque Jesús había desaparecido entre la multitud que estaba allí.
Después, Jesús lo encontró en el Templo y le dijo: “Has sido curado; no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán peores cosas todavía”.
El hombre fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado.
Ellos atacaban a Jesús, porque hacía esas cosas en sábado.

****************************************************************************************************

El agua, valor múltiple del Mensaje en la Palabra de Dios.

Cae sobre todos, sobre buenos y malos, y cada quién la recibe según quiere.

El agua fluye como suave caricia y como un torrente intransitable que no se puede atravesar.
En sus orillas crecen inmensas arboleda.
Se las hace salir hasta el Mar, para que sus aguas sean saneadas. Y habrá vida en todas parte adonde llegue el torrente.
Crecerán árboles frutales de todas las especies. No se marchitarán sus hojas ni se agotarán sus frutos, y todos los meses producirán nuevos frutos, que servirán de alimento y sus hojas de remedio”.

Los canales del Río alegran la Ciudad de Dios, la más santa Morada del Altísimo.

Vengan a contemplar las obras del Señor, Él hace cosas admirables en la tierra.

Se celebraba una fiesta de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.
Junto a la puerta de las Ovejas, en Jerusalén, hay una piscina llamada en hebreo Betsata, en cuyos pórticos yacía una multitud de enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados, que esperaban la agitación del agua.
Porque el Ángel del Señor descendía cada tanto a la piscina y movía el agua. El primero que entraba en la piscina, después que el agua se agitaba, quedaba curado, cualquiera fuera su mal.
Había allí un hombre que estaba enfermo desde hacía treinta y ocho años.
Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: “¿Quieres curarte?”.
El respondió: “Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes”.

«¿Qué hacemos nosotros con aquellos que quieren sumergirse en las aguas del Espíritu?»

Jesús dijo a la samaritana, “Dáme de beber”. ¿Conoces el don de Dios que hay dentro de ti?

Vallecas ‘canoniza’ a Alberto Iniesta: “Es el modelo del cura y del obispo que quiere recrear Francisco”.

MÁS DE 500 PERSONAS EN LA JORNADA ‘MEMORIA Y LEGADO DE ALBERTO INIESTA PARA LA IGLESIA DE HOY’

Vallecas ‘canoniza’ a Alberto Iniesta: “Es el modelo del cura y del obispo que quiere recrear Francisco”

JOSÉ MARÍA CASTILLO: “FRANCISCO PRODUCE DESCONCIERTO EN LA IGLESIA, PORQUE TRATA DE VIVIR EL EVANGELIO”

(José Manuel Vidal).- No dejar que se pierda la memoria de un obispo que fue francisquista antes de Francisco. Alberto Iniesta constituye un ejemplo acabado y un referente del cura y del obispo que quiere el Papa para la Iglesia. En Vallecas lo saben y no quieren que se apague la memoria de su ‘obispo callejero’ y, a un año de su muerte, organizaron una jornada de recuerdo y reivindicación.

Fue en un Festival David, en el que el obispo Iniesta deba una charla sobre la profecía. En ella apuntaba que ser profeta es algo: I) Infinitamente duro y difícil, II) A cuya tarea son pocos los que responden, (ser fieles a la Palabra de Dios), y III) Y que aquellos que deciden decir SI han de prepararse para tener pocos amigos.

Según José María Castillo, profetas son aquellos que producen desconcierto en la Iglesia, ¿Te sientes profeta? ¿Qué valor le concedes? ¿Crees que cae sobre ti el agua de la profecía?

Mínima reseña de un inmenso recuerdo

LLAMADOS a buscar lo distinto, hasta reconocer que en lo diferente y difícil de entender, es donde mejor habla y acabamos entendiendo al Dios desconocido.

Lunes de la cuarta semana de Cuaresma

Libro de Isaías 65,17-21.
Así habla el Señor:
Sí, yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No quedará el recuerdo del pasado ni se lo traerá a la memoria, sino que se regocijarán y se alegrarán para siempre por lo que yo voy a crear: porque voy a crear a Jerusalén para la alegría y a su pueblo para el gozo.
Jerusalén será mi alegría, yo estaré gozoso a causa de mi pueblo, y nunca más se escucharán en ella ni llantos ni alaridos.
Ya no habrá allí niños que vivan pocos días ni ancianos que no completen sus años, porque el más joven morirá a los cien años y al que no llegue a esa edad se lo tendrá por maldito.
Edificarán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos.

Salmo 30(29),2.4.5-6.11-12a.13b.
Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste
y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí.
Tú, Señor, me levantaste del Abismo
y me hiciste revivir,
cuando estaba entre los que bajan al sepulcro.

Canten al Señor, sus fieles;
den gracias a su santo Nombre,
porque su enojo dura un instante,
y su bondad, toda la vida:
si por la noche se derraman lágrimas,
por la mañana renace la alegría.

«Escucha, Señor, ten piedad de mí;
ven a ayudarme, Señor.»
Tú convertiste mi lamento en júbilo,
¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente!

Evangelio según San Juan 4,43-54.
Jesús partió hacia Galilea.
El mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo.
Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta.
Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún.
Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo.
Jesús le dijo: “Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen”.
El funcionario le respondió: “Señor, baja antes que mi hijo se muera”.
“Vuelve a tu casa, tu hijo vive”, le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino.
Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y le anunciaron que su hijo vivía.
El les preguntó a qué hora se había sentido mejor. “Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre”, le respondieron.
El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: “Tu hijo vive”. Y entonces creyó él y toda su familia.
Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

****************************************************************************************************

La síntesis de la Palabra de Dios que señala este momento de la Cuaresma parece referir la situación del tiempo que vive esta “Historia de historias”, en la que su conjunto habla de la actitud de Jerusalén, la Jerarquía responsable de dar vida al plan de la Palabra.                                                                                                                 Con lo ocurrido desde que todo comenzara sin plan premeditado, sorprende contemplar que todo ha constituido una proposición/respuesta, en la que la propia vida se nos ha ido manifestando a lo largo del tiempo. Algo hemos sentido siempre que nos ha hecho sentir la responsabilidad de cuestionarnos, ¿acaso la experiencia vivida no nos sitúa y exige reconocer el Proyecto de Dios en lo ocurrido en tantos años?

  • “Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen”.
  • YO voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. Voy a crear a Jerusalén para la alegría y a su pueblo para el gozo. Jerusalén será mi alegría, y estaré gozoso a causa de mi pueblo, y nunca más se escucharán en ella ni llantos ni alaridos. No quedará el recuerdo del pasado, y YO Convertiré el lamento en júbilo.
  • ¡Señor, Dios nuestro, te daremos gracias eternamente!

Con la complicidad de todo lo que Dios nos propone, apuntamos cosas que nos hacen pensar. Responden a lo que en Su Nombre hacen las mujeres y hombres de buena voluntad. En ellas disponemos palabras de Francisco, e imágenes que señalan insinuaciones del largo recorrido del paso de Dios a través del tiempo.

 “Dios continúa buscando aliados, hombres y mujeres capaces de creer en lo imposible”
 
UN MILLÓN DE PERSONAS ACOMPAÑARON A FRANCISCO EN LA MISA EN EL PARQUE DE MONZA, DICIÉNDOLES:

“Dios continúa buscando aliados, hombres y mujeres capaces de creer en lo imposible”

(Jesús Bastante).- Como hizo con María, “Dios continúa buscando. Insiste en buscar y llamar a hombres y mujeres capaces de creer, de hacer memoria y sentirse parte de su pueblo para cooperar y buscar la creatividad del Espíritu en todo”. Ésta fue la base de la homilía del Papa Francisco en el parque de Monza.
“NO PODEMOS ASISTIR AL DOLOR COMO ESPECTADORES QUE AGUARDAN A QUE DEJE DE LLOVER”.

https://www.google.es/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=youtube+aleluya+de+la+tierra&*

Una vez más en camino

Nuevas personas con las que compartir y aprender

el encuentro con ÉL y Su Palabra

que constantemente nos recordará la razón y tesoro de lo que hizo por todos

en personas que unirán sus talentos, que manifiesten la historia interminable del Plan Universal para todos

Deforma inesperada, el Señor nos hace irrumpir en gentes que preparan sus futuros para ser sacramento familiar de comunión en el mundo,

a los que hablarán de experiencias inéditas, y en ellas el paso de Dios por sus vidas.

En muchas ocasiones hará sentirnos solos

como aquella joven mujer que alumbraría una criatura que en el correr de los siglos  constituiría ENMANUEL, Dios de la tierra,

cuyo conjunto desconocido sorprendería a toda la creación y a toda la humanidad.

Tal nos sucedió con criaturas buenas, dispuestas, empujadas, con sed interior siempre en búsqueda,

convencidas de que la Vida, el Camino y la Verdad se encuentra cuando la andadura, aún pareciéndonos la misma cada día,

el Espíritu en ellos renovará la faz de la tierra

poniendo música a la vida en todas las circunstancias, en las que las cuerdas de su guitarra, a veces se rompan mientras las tensas.

Segovia ha sido el lugar en el que Dios nos ha proporcionado circunstancias, antiguas y actuales. Otra ocasión, en las que la instrucción, la corrección y la actitud de quienes se ponen en sus manos revisan su humildad y su misericordia.

dando razón de que es ÉL Quién dispone y habla, sin aquello que vemos necesario para que llegue a todos Su Mensaje.

Lo Viejo y lo Nuevo siempre presente.         GRACIAS, SEÑOR.

 

¿Sientes derramado sobre ti la Luz del Espíritu de Dios?

No sigáis utilizando los paraguas individuales y de distintos colores, que al hacerlo, apagáis la Luz del Espíritu, y sin ella es imposible generar la Comunión.  Mañana hablaremos de esto y de Segovia. Tenemos dificultades, y por ello pedimos perdón

Domingo de la cuarta semana de Cuaresma

Primer Libro de Samuel 16,1b.6-7.10-13a.
El Señor dijo a Samuel: “¡Llena tu frasco de aceite y parte! Yo te envío a Jesé, el de Belén, porque he visto entre sus hijos al que quiero como rey”.
Cuando ellos se presentaron, Samuel vio a Eliab y pensó: “Seguro que el Señor tiene ante él a su ungido”.
Pero el Señor dijo a Samuel: “No te fijes en su aspecto ni en lo elevado de su estatura, porque yo lo he descartado. Dios no mira como mira el hombre; porque el hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón”.
Así Jesé hizo pasar ante Samuel a siete de sus hijos, pero Samuel dijo a Jesé: “El Señor no ha elegido a ninguno de estos”.
Entonces Samuel preguntó a Jesé: “¿Están aquí todos los muchachos?”. El respondió: “Queda todavía el más joven, que ahora está apacentando el rebaño”. Samuel dijo a Jesé: “Manda a buscarlos, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que llegue aquí”.
Jesé lo hizo venir: era de tez clara, de hermosos ojos y buena presencia. Entonces el Señor dijo a Samuel: “Levántate y úngelo, porque es este”.
Samuel tomó el frasco de óleo y lo ungió en presencia de sus hermanos. Y desde aquel día, el espíritu del Señor descendió sobre David.

Salmo 23(22),1-3a.3b-4.5.6.
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.
El me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque Tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.
Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;

unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

Carta de San Pablo a los Efesios 5,8-14.
Hermanos:
Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz.
Ahora bien, el fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.
Sepan discernir lo que agrada al Señor, y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia.
Es verdad que resulta vergonzoso aun mencionar las cosas que esa gente hace ocultamente.
Pero cuando se las pone de manifiesto, aparecen iluminadas por la luz,
porque todo lo que se pone de manifiesto es luz. Por eso se dice: Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.

Evangelio según San Juan 9,1-41.
Jesús, al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento.
Sus discípulos le preguntaron: “Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?”.
“Ni él ni sus padres han pecado, respondió Jesús; nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios.
Debemos trabajar en las obras de aquel que me envió, mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar.
Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo”.
Después que dijo esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva y lo puso sobre los ojos del ciego,
diciéndole: “Ve a lavarte a la piscina de Siloé”, que significa “Enviado”. El ciego fue, se lavó y, al regresar, ya veía.
Los vecinos y los que antes lo habían visto mendigar, se preguntaban: “¿No es este el que se sentaba a pedir limosna?”.
Unos opinaban: “Es el mismo”. “No, respondían otros, es uno que se le parece”. El decía: “Soy realmente yo”.
Ellos le dijeron: “¿Cómo se te han abierto los ojos?”.
El respondió: “Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, lo puso sobre mis ojos y me dijo: ‘Ve a lavarte a Siloé’. Yo fui, me lavé y vi”.
Ellos le preguntaron: “¿Dónde está?”. El respondió: “No lo sé”.
El que había sido ciego fue llevado ante los fariseos.
Era sábado cuando Jesús hizo barro y le abrió los ojos.
Los fariseos, a su vez, le preguntaron cómo había llegado a ver. El les respondió: “Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo”.
Algunos fariseos decían: “Ese hombre no viene de Dios, porque no observa el sábado”. Otros replicaban: “¿Cómo un pecador puede hacer semejantes signos?”. Y se produjo una división entre ellos.
Entonces dijeron nuevamente al ciego: “Y tú, ¿qué dices del que te abrió los ojos?”. El hombre respondió: “Es un profeta”.
Sin embargo, los judíos no querían creer que ese hombre había sido ciego y que había llegado a ver, hasta que llamaron a sus padres
y les preguntaron: “¿Es este el hijo de ustedes, el que dicen que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?”.
Sus padres respondieron: “Sabemos que es nuestro hijo y que nació ciego,
pero cómo es que ahora ve y quién le abrió los ojos, no lo sabemos. Pregúntenle a él: tiene edad para responder por su cuenta”.
Sus padres dijeron esto por temor a los judíos, que ya se habían puesto de acuerdo para excluir de la sinagoga al que reconociera a Jesús como Mesías.
Por esta razón dijeron: “Tiene bastante edad, pregúntenle a él”.
Los judíos llamaron por segunda vez al que había sido ciego y le dijeron: “Glorifica a Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador”.
“Yo no sé si es un pecador, respondió; lo que sé es que antes yo era ciego y ahora veo”.
Ellos le preguntaron: “¿Qué te ha hecho? ¿Cómo te abrió los ojos?”.
El les respondió: “Ya se lo dije y ustedes no me han escuchado. ¿Por qué quieren oírlo de nuevo? ¿También ustedes quieren hacerse discípulos suyos?”.
Ellos lo injuriaron y le dijeron: “¡Tú serás discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés!
Sabemos que Dios habló a Moisés, pero no sabemos de donde es este”.
El hombre les respondió: “Esto es lo asombroso: que ustedes no sepan de dónde es, a pesar de que me ha abierto los ojos.
Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí al que lo honra y cumple su voluntad.
Nunca se oyó decir que alguien haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento.
Si este hombre no viniera de Dios, no podría hacer nada”.
Ellos le respondieron: “Tú naciste lleno de pecado, y ¿quieres darnos lecciones?”. Y lo echaron.
Jesús se enteró de que lo habían echado y, al encontrarlo, le preguntó: “¿Crees en el Hijo del hombre?”.
El respondió: “¿Quién es, Señor, para que crea en él?”.
Jesús le dijo: “Tú lo has visto: es el que te está hablando”.
Entonces él exclamó: “Creo, Señor”, y se postró ante él.
Después Jesús agregó: “He venido a este mundo para un juicio: Para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven”.
Los fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: “¿Acaso también nosotros somos ciegos?”.
Jesús les respondió: “Si ustedes fueran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen: ‘Vemos’, su pecado permanece”.

****************************************************************************************************

“Levántate y úngelo, porque es este”. El Espíritu en Samuel ungió a David en presencia de sus hermanos. Y desde aquel día, el Espíritu del Señor descendió sobre David.

 
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz. El fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.

Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.

Debemos trabajar en las obras de Aquel que nos envió la Luz. Cuando llega la noche nadie puede trabajar.
Mientras estoy en el mundo, Yo Soy la luz del mundo”.

“Cristo es la Luz, imagen del Dios invisible…; En él fueron creadas todas las cosas”.

¿Sientes derramada sobe ti la Luz del Espíritu de Dios?

ENMANUEL, DIOS DE LA TIERRA.

Resultado de imagen de FOTOS DIOS DE LA TIERRA

Solemnidad de la Anunciación del Señor

Libro de Isaías 7,10-14.8,10b.
Una vez más, el Señor habló a Ajaz en estos términos:
«Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas».
Pero Ajaz respondió: «No lo pediré ni tentaré al Señor.»
Isaías dijo: «Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios?.
Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel.
Hagan un proyecto: ¡fracasará! Digan una palabra: ¡no se realizará! Porque Dios está con nosotros.

Salmo 40(39),7-8.9.10.11.
Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
entonces dije: «Aquí estoy».

En el libro de la Ley está escrito
lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón».

Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,
Tú lo sabes, Señor.

No escondí tu justicia dentro de mí,
proclamé tu fidelidad y tu salvación,
y no oculté a la gran asamblea
tu amor y tu fidelidad.

Carta a los Hebreos 10,4-10.
Hermanos:
Es imposible que la sangre de toros y chivos quite los pecados.
Por eso, Cristo, al entrar en el mundo, dijo:
“Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo.
No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios.
Entonces dije:
Aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer, Dios, tu voluntad.”
El comienza diciendo: Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley.
Y luego añade: Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo.
Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Evangelio según San Lucas 1,26-38.
El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”.
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”.
María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”.
El Ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes,
porque no hay nada imposible para Dios”.
María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Ángel se alejó.

****************************************************************************************************

La palabra de Dios se viene sucediendo a través de los siglos en medio de todas las situaciones y circunstancias. En esta “Historia de historias”, la Vida se nos ha manifestado con insistencia inusual recordándonos la Luz a todos:

“Cuando en verdad seáis UNO, en la tierra me verá mi pueblo,                       porque juntos conMigo sois YO, Enmanuel, el mismo Dios del cielo.                       Y de todo eso que me piden, dádselo vosotros, ¡de lo vuestro!                                YO desde los cielos no haré milagros, vosotros, Dios de la tierra, hacedlos.

«Escuchen todos: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansan también a Dios?
El Señor os ha dado un signo. Su acción sobre una joven llamada María dará al mundo a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel: Dios de la tierra.

En el libro de la Ley está escrito
lo que tenéis que hacer:
amad a Dios en todos y haréis su voluntad,
Su ley está en vuestro corazón».

No escondáis su justicia dentro de vosotros,
proclamad su fidelidad y su salvación,
y no oculten a la gran asamblea
su amor y su fidelidad, diciendo:

“Dios, aquí estoy para hacer tu voluntad.”

Fue María la que dijo: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”.

 

 

 

Todos somos templos del Espíritu  santo y morada de Dios

Hoy, en la

Rosy, acompañada por otros hijos, nietos, y muchos más, orará, vivirá y guardará todo en su corazón.