Venid, benditos todos

Venid, benditos de mi padre, benditos todos.

 

Solemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo

Libro de Ezequiel 34,11-12.15-17. 
Así habla el Señor: ¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él.
Como el pastor se ocupa de su rebaño cuando está en medio de sus ovejas dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las libraré de todos los lugares donde se habían dispersado, en un día de nubes y tinieblas.
Yo mismo apacentaré a mis ovejas y las llevaré a descansar -oráculo del Señor-.
Buscaré a la oveja perdida, haré volver a la descarriada, vendaré a la herida y curaré a la enferma, pero exterminaré a la que está gorda y robusta. Yo las apacentaré con justicia.
En cuanto a ustedes, ovejas de mi rebaño, así habla el Señor: «Yo voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carneros y chivos».

Salmo 23(22),1-2a.2b-3.5.6. 
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.
Él me hace descansar en verdes praderas.
me conduce a las aguas tranquilas

y repara mis fuerzas.
Me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.
Tú preparas ante mí una mesa,

frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

Carta I de San Pablo a los Corintios 15,20-26.28. 

Hermanos: Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.
Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección.
En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo,
cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos, luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida.
En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder.
Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies.
El último enemigo que será vencido es la muerte,
Y cuando el universo entero le sea sometido, el mismo Hijo se someterá también a aquel que le sometió todas las cosas, a fin de que Dios sea todo en todos.

Evangelio según San Mateo 25,31-46. 
Jesús dijo a sus discípulos:
“Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso.
Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos,
y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo,
porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;
desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver’.
Los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?
¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?
¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’.
Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’.
Luego dirá a los de su izquierda: ‘Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;
estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron’.
Estos, a su vez, le preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?’.
Y él les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo’.
Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”.

______________________________________________________________________

 

El Dueño, Creador, Rey y Señor, vino para Servir, ser Amigo, hacernos Libres y anular las diferencias que nunca estuvieron en el Proyecto del Padre” 

Vosotros sois la luz del mundo

No he venido a ser servido

Que quienes os miren se queden an Paz

Atizad y juntad los rescoldos que, por estar separados, se están apagando…

¿Cómo nos vemos en la construcción del papel que se nos ha encargado?

¿Recordamos donde podemos haber perdido la llave de la puerta por la que se nos pidió abrir y dar la vida?

“Hacedlo como YO lo he hecho”

Hazme ver con claridad,

¿Cual es el verdadero motivo que guía lo mejor de ti?

¿Qué somos: moro, judío, cristiano…? Solo se nos pide pasar haciendo el bien.

Se trata de saber qué es lo que nos atrae y aquello que puede estar estorbándonos para sabernos UNO en “Espíritu y en Verdad”…

Nada puede separarnos,

ni nada nos separará del amor de Dios.

De nuestro interior manarán torrentes de agua viva

Te quiero, os quiero… recemos todos por todos…

Renovad cada día vuestra vocación

misioneros de la vida para dar Vida al Reino

Dios se sirve de los chicos y humildes, cuyo único proyecto es el de Servir en Libertad para ser todos UNO…

y todos nos sintamos UNO

vuelvo pronto

cosas nuevas, vida, amor… ¡alma Nueva!

Dejémonos hacer

Ahora comienza la misión

¡Cómo estoy disfrutando!

Os llevo a todos en el corazón

Nada circunstancial y nadie ajeno

Quién podía imaginar tantas cosas…

Como María, guardémoslo todo en nuestro corazón

¡Cuánto hemos de aprender de nuestro hermano Francisco!

Todo lo que nos rodea nos transmite constantemente un mensaje

Todos unidos y en paz.

 

 

“Las críticas a Francisco son un indicador de que las reformas funcionan”

Antonio Spadaro: “La oposición al Papa no tiene gramática, es polémica e irrespetuosa. Chilla y nada más”

El jesuita asegura que “el Papa no tiene miedo” y “no necesita defensores, se defiende solo”

(José M. Vidal).- No le gusta que le llamen “asesor” u “hombre de confianza” del Papa. Pero la verdad es que Antonio Spadaro sj, director de la Civiltá Cattolica, le acompaña en todos sus viajes y tiene muy claras las claves del pontificado de Francisco y así lo demostró, una vez más, en el I Encuentro de Periodistas “Pro Francisco”, organizado, en Madrid, por Religion Digital y Mensajeros de la Paz. “El Papa no necesita que se le defienda”, “no es un Papa ideológico” ni “pacifista”, aseguró en su conferencia en la iglesia de San Antón.

Reproductor de audio

 

¿Qué espera ansiosamente la Creación?

Martes de la trigésima semana del tiempo ordinario

Carta de San Pablo a los Romanos 8,18-25. 
Hermanos:
Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros.
En efecto, toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios.
Ella quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa de quien la sometió, pero conservando una esperanza.
Porque también la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios.
Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto.
Y no sólo ella: también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente anhelando que se realice la redención de nuestro cuerpo.
Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve?
En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia.

Salmo 126(125),1-2ab.2cd-3.4-5.6. 
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía que soñábamos:
nuestra boca se llenó de risas
y nuestros labios, de canciones.

Hasta los mismos paganos decían:
“¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!”.
¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
y estamos rebosantes de alegría!

¡Cambia, Señor, nuestra suerte
como los torrentes del Négueb!
Los que siembran entre lágrimas
cosecharán entre canciones.

El sembrador va llorando
cuando esparce la semilla,
pero vuelve cantando
cuando trae las gavillas.

Evangelio según San Lucas 13,18-21. 
Jesús dijo entonces: “¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo?
Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas”.
Dijo también: “¿Con qué podré comparar el Reino de Dios?
Se parece a un poco de levadura que una mujer mezcló con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa”.

______________________________________________________________________

 

  • Los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura.

 

  • Toda la creación espera ansiosamente la revelación de los hijos de Dios.
  • El sembrador va llorando
    cuando esparce la semilla,
    pero vuelve cantando
    cuando trae las gavillas.
  • “Un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta, creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas”.

 

Chile y Uruguay rompen la media y son los que menos confían en ella

La Iglesia es con mucho la institución en la que más confían los latinoamericanos

Honduras, Paraguay y Guatemala, los tres países donde la institución eclesial es más creíble

(José Manuel Vidal).- La Iglesia es la institución que goza del mayor grado de confianza, con un 65%, en casi todos los países de Latinoamérica (menos en Chile y en Uruguay), seguida de las Fuerzas Armadas, la policía o la institución electoral. Honduras, Paraguay y Guatemala, los tres países donde la institución eclesial es más creíble. Chile y Uruguay, los que menos confían en ella. En 16 países sobre 20, la confianza en la Iglesia es superior a la mitad de la población

 

MADRID. CANONIZACIÓN PADRE FAUSTINO

 
Fecha:Mar. 31 Oct, 2017 20:00 – 22:00
Duración:2 Hours
FAUSTINO
Colegio Natividad de nuestra Señora. Calle de Martínez Izquierdo, 8. 28028 Madrid.

 

 

 

 

«Enséñanos a orar»

Miércoles de la vigésima séptima semana del tiempo ordinario

Libro de Jonás 4,1-11. 
Jonás se disgustó mucho y quedó muy enojado.
Entonces oró al Señor, diciendo: “¡Ah, Señor! ¿No ocurrió acaso lo que yo decía cuando aún estaba en mi país? Por eso traté de huir a Tarsis lo antes posible. Yo sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para enojarte y de gran misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas.
Ahora, Señor, quítame la vida, porque prefiero morir antes que seguir viviendo”.
El Señor le respondió: “¿Te parece que tienes razón para enojarte?”.
Jonás salió de Nínive y se sentó al este de la ciudad: allí levantó una choza y se sentó a la sombra de ella, para ver qué iba a suceder en la ciudad.
Entonces el Señor hizo crecer allí una planta de ricino, que se levantó por encima de Jonás para darle sombra y librarlo de su disgusto. Jonás se puso muy contento al ver esa planta.
Pero al amanecer del día siguiente, Dios hizo que un gusano picara el ricino y este se secó.
Cuando salió el sol, Dios hizo soplar un sofocante viento del este. El sol golpeó la cabeza de Jonás, y este se sintió desvanecer. Entonces se deseó la muerte, diciendo: “Prefiero morir antes que seguir viviendo”.
Dios le dijo a Jonás: “¿Te parece que tienes razón de enojarte por ese ricino?”. Y él respondió: “Sí, tengo razón para estar enojado hasta la muerte”.
El Señor le replicó: “Tú te conmueves por ese ricino que no te ha costado ningún trabajo y que tú no has hecho crecer, que ha brotado en una noche y en una noche se secó,
y yo, ¿no me voy a conmover por Nínive, la gran ciudad, donde habitan más de ciento veinte mil seres humanos que no saben distinguir el bien del mal, y donde hay además una gran cantidad de animales?”.

Salmo 86(85),3-4.5-6.9-10. 
Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor,
porque te invoco todo el día;
reconforta el ánimo de tu servidor,
porque a ti, Señor, elevo mi alma.

Tú, Señor, eres bueno e indulgente,
rico en misericordia con aquellos que te invocan:
¡atiende, Señor, a mi plegaria,
escucha la voz de mi súplica!

Todas las naciones que has creado
vendrán a postrarse delante de ti,
y glorificarán tu Nombre, Señor,
porque tú eres grande, Dios mío,

y eres el único que hace maravillas.

Evangelio según San Lucas 11,1-4. 
Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos”.
El les dijo entonces: “Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino;
danos cada día nuestro pan cotidiano;
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación”.
_______________________________________________________________________

Hoy damos gracias a Dios porque en el día de ayer han sido muchas las grandes ciudades que han rezado la oración que Jesús nos enseñó

  • Son muchas las grandes ciudades en las que habitan muchos seres humanos que no saben distinguir el bien del mal. Pero también sabemos que en todas existe un pequeño resto que rezan al Padre de la Vida con confianza, y ÉL los escucha.
  • Tú, Señor, eres bueno e indulgente,
    rico en misericordia con aquellos que te invocan.
  • “Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos”.

 

De los 36 años en alta mar, recordamos que: 

  • Sin saberlo, hemos navegado hasta orillas  desconocidas.
  • Las islas nunca desviaron nuestra travesía, en búsqueda del Espíritu y la Verdad con rumbo al Gran mar.
  • Y nos ha devuelto a la esencia de “Tu tierra” que ya se nos entregó desde el principio. Esta tierra no es de Cefas, ni de Pablo, ni de Apolo, sino de todos los que se reúnen en Nombre de Jesús de Nazareth, y hacen a todos partícipes, rezando y viviendo la oración que Jesús nos enseñó.

Durante este tiempo de inconsciencias y de dudas, siempre hemos intentado buscar el Espíritu en cuantas momentos no entendíamos. En todos ellos, las circunstancias nos han transmitido vivir y predicar una nueva evangelización fundamentada en la Palabra de Dios, encarnada y sin traducciones.

Es la Palabra la que nos dice que Dios está llamando a nuestra puerta, y si le abrimos, entrará y cenará con nosotros. ¿Qué nos parece tal insinuación? ¿Qué sentimos al contemplar que es Dios mismo el que nos invita a vivir desde el silencio de nuestro corazón? ¿Creemos en Verdad que nos convoca y espera para cenar con nosotros, queremos apostar y vivir esa cena con ÉL?

36 años Comunidad Pueblo de Dios,”Tu Tierra”

36 años. 12 para el Padre, 12 para el Hijo y 12 para el Espíritu Santo

Vigésimo séptimo Domingo del tiempo ordinario

Libro de Isaías 5,1-7. 
Voy a cantar en nombre de mi amigo
el canto de mi amado a su viña.
Mi amigo tenía una viña
en una loma fértil.
La cavó, la limpió de piedras
y la plantó con cepas escogidas;
edificó una torre en medio de ella
y también excavó un lagar.
El esperaba que diera uvas,
pero dio frutos agrios.

Y ahora, habitantes de Jerusalén
y hombres de Judá,
sean ustedes los jueces
entre mi viña y yo.
¿Qué más se podía hacer por mi viña 
que yo no lo haya hecho? 
Si esperaba que diera uvas,
¿por qué dio frutos agrios?

Y ahora les haré conocer
lo que haré con mi viña:
Quitaré su valla, y será destruida,
derribaré su cerco y será pisoteada.
La convertiré en una ruina,
y no será podada ni escardada.
Crecerán los abrojos y los cardos,
y mandaré a las nubes
que no derramen lluvia sobre ella.

Porque la viña del Señor de los ejércitos
es la casa de Israel,
y los hombres de Judá
son su plantación predilecta.
¡El esperó de ellos equidad,
y hay efusión de sangre;
esperó justicia,
y hay gritos de angustia!

Salmo 80(79),9.12.13-14.15-16.19-20. 
Tú sacaste de Egipto una vid,
expulsaste a los paganos y la plantaste;
extendió sus sarmientos hasta el mar
y sus retoños hasta el Río.

¿Por qué has derribado sus cercos
para que puedan saquearla todos los que pasan?
Los jabalíes del bosque la devastan
y se la comen los animales del campo.

Vuélvete, Señor de los ejércitos,
observa desde el cielo y mira:
ven a visitar tu vid,
la cepa que plantó tu mano,

el retoño que Tú hiciste vigoroso.
y nunca nos apartaremos de ti:
devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre.
¡Restáuranos, Señor de los ejércitos, 
que brille tu rostro y seremos salvados!

Carta de San Pablo a los Filipenses 4,6-9. 
Hermanos: 
No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. 
Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. 
En fin, mis hermanos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza, debe ser el objeto de sus pensamientos.
Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes.

Evangelio según San Mateo 21,33-43. 
Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
«Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero.
Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos.
Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon.
El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera.
Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: “Respetarán a mi hijo”.
Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: “Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia”.
Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron.
Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?».
Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo.»
Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos?
Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.»
_______________________________________________________________________

12+12+12=36.

Hoy, a los 36  años, la Palabra de Dios, nos habla de cuanto ha hecho y descubierto  través de los tres tiempos de la Trinidad que, a través de la inconsciencia, la duda y el desconcierto, ha sembrado, desde y para toda la Iglesia. Sin nadie comprenderlo, lo ha propiciado en silencio, para recordar, rescatar y revalidar los valores aparcados, olvidados y enterrados del Mensaje de Dios para todos los tiempos.

¿Qué más se podía hacer por mi viña 
que Yo no lo haya hecho? 

¡Restáuranos, Señor de los ejércitos, 
que brille tu rostro y seremos salvados!

Hermanos: 
No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. 
Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. 

En el  silencio de vuestro corazón, ahora os llega vuestro tiempo para dar frutos abundantes y permanentes. Jn 15, 16

 

 

Gracias por haberte seguido… sin entender nada.

 

Si continuamos siendo y sintiendo con la inocencia de un niño, estaremos construyendo Su Reino en la tierra.

Sábado de la vigésima quinta semana del tiempo ordinario

Libro de Zacarías 2,5-9.14-15a. 
Yo levanté los ojos, y tuve una visión: Había un hombre que tenía en la mano una cuerda de medir.
Entonces le pregunté: “¿A dónde vas?”. El mes respondió: “Voy a medir Jerusalén, para ver cuánto tiene de ancho y cuánto de largo”.
Mientras el ángel que hablaba conmigo estaba allí, otro ángel le salió a su encuentro
y le dijo: “Corre, habla a ese joven y dile: Jerusalén será una ciudad abierta por la gran cantidad de hombres y animales que habrá en ella.
Yo seré para ella -oráculo del Señor- una muralla de fuego a su alrededor, y seré su Gloria en medio de ella”.
Grita de júbilo y alégrate, hija de Sión: porque yo vengo a habitar en medio de ti -oráculo del Señor-.
Aquel día, muchas naciones se unirán al Señor: ellas serán un pueblo para él y habitarán en medio de ti. ¡Así sabrás que me ha enviado a ti el Señor de los ejércitos!

Libro de Jeremías 31,10.11-12ab.13. 
¡Escuchen, naciones, la palabra del Señor,
anúncienla en las costas más lejanas!
Digan: «El que dispersó a Israel lo reunirá,
y lo cuidará como un pastor a su rebaño.»

Porque el Señor ha rescatado a Jacob,
lo redimió de una mano más fuerte que él.
Llegarán gritando de alegría a la altura de Sión,
afluirán hacia los bienes del Señor.

Entonces la joven danzará alegremente,
los jóvenes y los viejos se regocijarán;
yo cambiaré su duelo en alegría,
los alegraré y los consolaré de su aflicción.

Evangelio según San Lucas 9,43b-45. 
Mientras todos se admiraban por las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
“Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”.
Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les estaba velado de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto. ______________________________________________________________________

«¿No es esta una situación constante, parecida a la que sufrieron los discípulos de Jesús de aquel entonces, la que hemos venido repitiendo en esta “Historia de historias”, quienes estamos entregando la vida a “algo nuevo” que se nos viene insinuando desde hace cinco décadas?»

 

Ayer en Caracas de Huelva, todo el contenido del día estuvo signado por el reconocimiento a Rosy, sencilla madre soñada, de la que Dios se ha valido para marcar una línea interior que debe vivir quienes en este mundo quieren transformar, desde el Espíritu que nos habita a todos, la faz de la tierra, Salmo 104, 20 . 

Decir Rosy, sentir a Rosy me lleva más allá de esta tierra, me acerca al Señor de la Vida, también en sus noches oscuras. Ninguna palabra alcanza a expresar lo que al Señor agradezco por el enorme regalo que hace 77 años nos ha hecho al enviarnos a esta “MADRE SOÑADA”. Que Dios os siga y nos siga bendiciendo a través de ella, de su cariño y su testimonio de confianza absoluta en el Padre. Besos a Rosy y a todos vosotros. Susana Doval.

MADRE SOÑADA Cuando yo muera, quisiera que el alma, me dejara una eterna sonrisa reflejada en mi cara. Por una vida sencilla, por una vida ignorada, por el amor a mi esposo, por el cariño a mi casa, por el deseo ferviente de ser una “MADRE SOÑADA”.

 

Los seguidores del Rey de los Mindundis es el resultado de la perseverancia de dos personas que en los años más tiernos de su adolescencia se encontraron con ÉL: Jesús de Nazareth.

Felicidades, Antonio. Hoy terminas y comienzas al mismo tiempo. En la vida de quienes LE siguen, todo es un encuentro con la Vida, y un ¡”A Dios”! al pasado, en el que por  pura Gracia Suya,  reconocemos todo lo que de ÉL quedó sembrado de Evangelio en aquellos con los ÉL nos puso en nuestro camino.

 

Damos gracias a Dios por los 64 años que nos ha mantenido unidos y hemos intentado hacer Su voluntad, en la mayoría de las veces sin entender nada.

 

 

 

 

 

                        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pídeme lo que quieras

Decimoséptimo Domingo del tiempo ordinario

Primer Libro de los Reyes 3,5.7-12. 
El Señor se apareció a Salomón en un sueño, durante la noche. Y le dijo: “Pídeme lo que quieras”. 
“Señor, Dios mío, has hecho reinar a tu servidor en lugar de mi padre David, a mí, que soy apenas un muchacho y no sé valerme por mí mismo.
Tu servidor está en medio de tu pueblo, el que tú has elegido, un pueblo tan numeroso que no se puede contar ni calcular.
Concede entonces a tu servidor un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. De lo contrario, ¿quién sería capaz de juzgar a un pueblo tan grande como el tuyo?”.
Al Señor le agradó que Salomón le hiciera este pedido,
y Dios le dijo: “Porque tú has pedido esto, y no has pedido para ti una larga vida, ni riqueza, ni la vida de tus enemigos, sino que has pedido el discernimiento necesario para juzgar con rectitud, yo voy a obrar conforme a lo que dices: Te doy un corazón sabio y prudente, de manera que no ha habido nadie como tú antes de ti, ni habrá nadie como tú después de ti.”

Salmo 119(118),57.72.76-77.127-128.129-130. 
El Señor es mi herencia:
yo he decidido cumplir tus palabras.
Para mí vale más la ley de tus labios
que todo el oro y la plata.

Que tu misericordia me consuele, 
de acuerdo con la promesa que me hiciste.
Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, 
porque tu ley es toda mi alegría.

Yo amo tus mandamientos
y los prefiero al oro más fino.
Por eso me guío por tus preceptos
y aborrezco todo camino engañoso.

Tus prescripciones son admirables:
por eso las observo.
La explicación de tu palabra ilumina
y da inteligencia al ignorante.

Carta de San Pablo a los Romanos 8,28-30. 
Hermanos:
Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.
En efecto, a los que Dios conoció de antemano, los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el Primogénito entre muchos hermanos;
y a los que predestinó, también los llamó; y a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó.

Evangelio según San Mateo 13,44-52. 
Jesús dijo a la multitud:
“El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.
El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas;
y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.”
El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces.
Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve.
Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos,
para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.
¿Comprendieron todo esto?”. “Sí”, le respondieron.
Entonces agregó: “Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo”.

______________________________________________________________________

Así hablamos nosotros a Dios, y así nos responde Dios a nosotros.

  • “Pídeme lo que quieras”. Soy tu servidor, y estoy en medio de tu pueblo. Y Dios me respondió:
  • “Porque te he pedido que me pidas lo que quieras, sabiendo que te lo daré, tú me has respondido igualmente. Es por esto por lo que Yo voy a obrar conforme según me has respondido: Te doy un corazón sabio y prudente”. Y a ello, yo solo supe decirte:
  • Que tu misericordia me consuele, 
    de acuerdo con la promesa que me has hecho.
    Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, 
    porque Tu ley es toda mi alegría.
  • Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman.
  • “El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.

______________________________________________________________________

“¿Es este el tesoro escondido para muchos que hemos econtrado?”

Si nuestra vida pretende, no de hablar y predicar, sino de construir el Reino de Dios en esta tierra que vivimos, hemos de estar convencidos de que:

 “La fe trasciende la capacidad propia de nuestra razón, al igual que el amor ve más que la mera inteligencia”  (Benedicto XVI).

Según esta línea de conciencia en la tarea misionera que se nos plantea hemos de vivir en lo más puro y limpio de nosotros:

 

“No quitemos toda resonancia a la vida que vivimos”

Blázquez advierte que la sociedad “pierde calidad humana”

“No es indiferente el trato que se dé a las cenizas de un ser querido”

El cuerpo de Jesús resucitado no es un fantasma de la imaginación ni existe como cuando caminaba por el lago, predicaba, curaba o dormía

 

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha advertido de que “el hombre radicalmente secularizado tiende a convertir en secular y ausente toda la resonancia sagrada, de lo que toca y trata” y que al hacerlo la sociedad “pierde calidad humana”.

Así se ha pronunciado este viernes en su lección de clausura de la XVI Escuela de Teología ‘Karl Rahner – Hans U. Balthasar. Muerte, cenizas, resurrección’, que se ha celebrado esta semana en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En esta lectura se ha referido a la Instrucción ‘Ad resurgendum cum Christo’ acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas, del 15 de agosto de 2016, preparada para la Congregación de la Doctrina de la Fe y aprobada por el Papa Francisco.

Imágenes tomadas en el día de ayer. Todas ellas nos recuerdan la vida inconsciente y atrevida que  se nos viene regalando desde muchos años atrás.

En ellas contemplamos las múltiples motivaciones imposibles de olvidar, que a lo largo de 52 y 63 años nos han estado recordando que cada día hemos de nacer de nuevo.

 

Un poquitín de levadura…

Un poquitín de levadura en el principio, quiso Dios que comenzara a fermentar una masa que poco a poco había ido perdiendo la conciencia del papel que Jesús vino a traernos. Así nacía una tarea olvidada inconscientemente, que se fue ampliando con el único anhelo de ser todos uno, en la libertad gloriosa de los hijos de Dios, buscando el Espíritu en toda situación donde la Luz de Dios fuese difícil de descubrir…

Ellos, con la emoción de lo que Dios les hizo vivir, recuerdan y dan gracias a Dios por todo.

Decimosexto Domingo del tiempo ordinario

Libro de la Sabiduría 12,13.16-19. 
Fuera de ti, no hay otro Dios que cuide de todos,
a quien tengas que probar que tus juicios no son injustos;
Porque tu fuerza es el principio de tu justicia, y tu dominio sobre todas las cosas te hace indulgente con todos.
Tú muestras tu fuerza cuando alguien no cree en la plenitud de tu poder, y confundes la temeridad de aquellos que la conocen.
Pero, como eres dueño absoluto de tu fuerza, juzgas con serenidad y nos gobiernas con gran indulgencia, porque con sólo quererlo puedes ejercer tu poder.
Al obrar así, tú enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser amigo de los hombres
y colmaste a tus hijos de una feliz esperanza, porque, después del pecado, das lugar al arrepentimiento.

Salmo 86(85),5-6.9-10.15-16a. 
Tú, Señor, eres bueno e indulgente,
rico en misericordia con aquellos que te invocan:
¡atiende, Señor, a mi plegaria,
escucha la voz de mi súplica!

Todas las naciones que has creado
vendrán a postrarse delante de ti,
y glorificarán tu Nombre, Señor,
porque tú eres grande, Dios mío,
y eres el único que hace maravillas.

Pero tú, Señor, Dios compasivo y bondadoso,
lento para enojarte, rico en amor y fidelidad,
vuelve hacia mí tu rostro y ten piedad de mí.

Carta de San Pablo a los Romanos 8,26-27. 
Hermanos:
El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero el Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables.
Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina.

Evangelio según San Mateo 13,24-43. 

Jesús propuso a la gente otra parábola:
“El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue.
Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña.
Los peones fueron a ver entonces al propietario y le dijeron: ‘Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?’.
El les respondió: ‘Esto lo ha hecho algún enemigo’. Los peones replicaron: ‘¿Quieres que vayamos a arrancarla?’.
‘No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo.
Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y entonces diré a los cosechadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero'”.
También les propuso otra parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.
En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas”.
Después les dijo esta otra parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa”.
Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,
para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.
Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña en el campo”.
El les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;
el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno,
y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal,
y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes.
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!” .

______________________________________________________________________

Si pretendemos ir hasta donde nunca fuimos, hoy nos puede ayudar nuestra respuesta sincera a estas Palabras:

  • Fuera de ti, no hay otro Dios que cuide de todos,
  • Todas las naciones que has creado
    vendrán a postrarse delante de ti,
    y glorificarán tu Nombre, Señor,
    porque Tú eres grande, Dios mío,
    y eres el único que hace maravillas.
  • El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero el Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables.
  • “El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa”.

Una inquieta y vieja amiga nos ha enviado este escrito:

Queridos hermanos. La inagotable demanda de este mundo, que nos bombardea retándonos y provocándonos, al decirnos que nuestro ambiente no realiza nada, más bien lo anula, nos sigue masificando. Sin embargo hemos de mantener la Esperanza que nos transmitieron estas palabras, que aún siguen vigentes. ¡ ALTO AL MUNDO QUE ESTAMOS HACIENDO! Vale la pena seguir. La Diestra de Dios nos sostiene.

Tengo experiencia que cuando un enfermo se aísla, algo le está pasando. De ahí la palabra “Rehabilitación”, que nos da a entender, que hemos de volver a todo aquello que creemos bueno y que se ha perdido. Preguntemos al corazón y avivemos nuestros sentidos… El Espíritu nos ayudará.

Doy tantas gracias a Dios por todo lo que está pasando en mi vida. A la comunidad de Pueblo de Dios que me está haciendo ver tanto…, a Cielo Nuevo y Tierra Nueva, por seguir siendo el pan que no alimenta pero sí sustenta.Gracias por mi familia biológica que fue la que me hizo ver tantas cosas. ¿Cómo vemos las cosas que nos ocurren?   La mirada lo envuelve todo. La belleza está en los ojos de quien mira.

 Hemos de seguir preparando el desierto, nos vendrá bien un descanso. A mí me vendrá muy bien.
¿Lo haremos buscando en Dios la Luz de lo Nuevo? ¿Abandonaremos lo caduco, amenazado por la falta de Dios que padecemos…?

Con este tema recordamos y agradecemos lo mucho que esta “Historia de historias” debe a nuestro hermano Jaime, ya con el Padre, orando por todos nosotros. Gracias, Señor.

Las noches del Copo
La noche vivida en “El Copo” en la Navidad de 1.987, fue una de las más luminosas e inolvidables. En ellas pudimos advertir la Libertad que hemos de vivir. ¿Qué podemos hacer entre todos, en lo que sintamos que no podemos vivir si no sentimos a todos en nuestro corazón?
 

Poco a poco, serenamente, Dios continuará haciendo Su obra en nosotros. Y como siempre, la música y la vida de quienes la ofrezcan, siempre nos acompañará.