¿Qué, del Mensaje, queda en quienes nos ven?

Lunes de la quinta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 14,5-18. 
Al producirse en Iconio un tumulto los paganos y los judíos, dirigidos por sus jefes, intentaron maltratar y apedrear a Pablo y Bernabé.
Estos, al enterarse, huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a sus alrededores; y allí anunciaron la Buena Noticia.
Había en Listra un hombre que tenía las piernas paralizadas. Como era tullido de nacimiento, nunca había podido caminar, y sentado, escuchaba hablar a Pablo. Este, mirándolo fijamente, vio que tenía la fe necesaria para ser curado, y le dijo en voz alta: “Levántate, y permanece erguido sobre tus pies”. El se levantó de un salto y comenzó a caminar.
Al ver lo que Pablo acababa de hacer, la multitud comenzó a gritar en dialecto licaonio: “Los dioses han descendido hasta nosotros en forma humana”, y daban a Bernabé el nombre de Júpiter, y a Pablo el de Mercurio porque era el que llevaba la palabra.
El sacerdote del templo de Júpiter que estaba a la entrada de la ciudad, trajo al atrio unos toros adornados de guirnaldas y, junto con la multitud, se disponía a sacrificarlos.
Cuando Pablo y Bernabé se enteraron de esto, rasgaron sus vestiduras y se precipitaron en medio de la muchedumbre, gritando:
“Amigos, ¿qué están haciendo? Nosotros somos seres humanos como ustedes, y hemos venido a anunciarles que deben abandonar esos ídolos para convertirse al Dios viviente que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos.
En los tiempos pasados, él permitió que las naciones siguieran sus propios caminos.
Sin embargo, nunca dejó de dar testimonio de sí mismo, prodigando sus beneficios, enviando desde el cielo lluvias y estaciones fecundas, dando el alimento y llenando de alegría los corazones”.
Pero a pesar de todo lo que dijeron, les costó mucho impedir que la multitud les ofreciera un sacrificio.

Salmo 115(113B),1-2.3-4.15-16. 
No nos glorifiques a nosotros, Señor:
glorifica solamente a tu Nombre,
por tu amor y tu fidelidad.
¿Por qué han de decir las naciones:
«¿Dónde está su dios?»

Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra
él hace todo lo que quiere.
Los ídolos, en cambio, son plata y oro,
obra de las manos de los hombres.

Sean bendecidos por el Señor,
que hizo el cielo y la tierra.
El cielo pertenece al Señor,
y la tierra la entregó a los hombres.

Evangelio según San Juan 14,21-26. 
Jesús dijo a sus discípulos:
«El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él”.
Judas -no el Iscariote- le dijo: “Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?”.
Jesús le respondió: “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.
El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió.
Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes.
Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.»

______________________________________________________________________

En las condiciones y circunstancias que vivimos, ¿se cumplen estas Palabras que hoy nos hacen orar allí donde queremos que conozcan el Mensaje al que nos entregamos?

  • Al producirse en Iconio un tumulto los paganos y los judíos, dirigidos por sus jefes, intentaron maltratar y apedrear a Pablo y Bernabé.
    Estos, al enterarse, huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a sus alrededores; y allí anunciaron la Buena Noticia.
  • ¿Por qué han de decir las naciones:
    «¿Dónde está su dios?»
  • Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes.
    Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.»

 

Sin Mí, no podéis hacer nada.

Quinto Domingo de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 9,26-31. 
Cuando llegó a Jerusalén, trató de unirse a los discípulos, pero todos le tenían desconfianza porque no creían que también él fuera un verdadero discípulo.
Entonces Bernabé, haciéndose cargo de él, lo llevó hasta donde se encontraban los Apóstoles, y les contó en qué forma Saulo había visto al Señor en el camino, cómo le había hablado, y con cuánta valentía había predicado en Damasco en el nombre de Jesús.
Desde ese momento, empezó a convivir con los discípulos en Jerusalén y predicaba decididamente en el nombre del Señor.
Hablaba también con los judíos de lengua griega y discutía con ellos, pero estos tramaban su muerte.
Sus hermanos, al enterarse, lo condujeron a Cesarea y de allí lo enviaron a Tarso.
La Iglesia, entre tanto, gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se iba consolidando, vivía en el temor del Señor y crecía en número, asistida por el Espíritu Santo.

Salmo 22(21),26b-27.28.30.31-32. 
Cumpliré mis votos delante de los fieles:
los pobres comerán hasta saciarse
y los que buscan al Señor lo alabarán.
¡Que sus corazones vivan para siempre!
Todos los confines de la tierra
se acordarán y volverán al Señor;

todas las familias de los pueblos
se postrarán en su presencia.
Todos los que duermen en el sepulcro
se postrarán en su presencia;
todos los que bajaron a la tierra
doblarán la rodilla ante él,

y los que no tienen vida
Glorificarán su poder.
Hablarán del Señor a la generación futura,
anunciarán su justicia
a los que nacerán después,
porque esta es la obra del Señor.

Epístola I de San Juan 3,18-24. 
Hijitos míos, no amemos solamente con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad.
En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios
aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas.
Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza,
y él nos concederá todo cuanto le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.
Su mandamiento es este: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como él nos ordenó.
El que cumple sus mandamientos permanece en Dios, y Dios permanece en él; y sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

Evangelio según San Juan 15,1-8. 
Jesús dijo a sus discípulos:
«Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.
El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.
Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.
Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.
Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.
Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.
Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.
La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.»

______________________________________________________________________

«Sin mí, no pueden hacer nada»

 

Rechazan que las mujeres puedan ser “juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas”

Carmelitas descalzas de Hondarribia, con la víctima de ‘La Manada’: “Hermana, yo sí te creo”

Reconocen que su opción de vida no las hace “ni mejores ni peores que nadie”

(José M. Vidal).- La Conferencia episcopal guarda silencio, los obispos callan y los curas enmudecen, ante la alarma social que prende en todo el país ante la sentencia del caso de ‘La Manada’. Son las monjas de clausura de las Carmelitas de Hondarribia las únicas del universo religioso que, al menos por ahora, levantan la voz y se suman al clamor popular del ‘Yo sí te creo’, en defensa de la víctima.

Tras el titular de ayer, que Cielo Nuevo y Tierra Nueva denominó «El que cree en Mi hará las mismas obras que YO e incluso mayores», la Palabra de Dios de hoy nos dice contundentemente “Sin Mí no podéis hacer nada”. Nos conmociona el estar alerta cada día que, según se nos adelantó en el comienzo sin saber nada, se nos instó a buscar el Espíritu Santo de Dios en todo y en todos. Nuestra sed por encontrarlo ha de llevarnos cada jornada a contemplar y ratificar nuestra vocación al aire del soplo renovado de nuestra entrega por ser consecuentes con los dones y talentos que recibimos en el vientre de nuestra madre, Mt 25.
Esta situación nos ha recordado el hecho de visitar múltiples conventos de clausura en el  año 2.010, en el que tratamos este tema. Al mismo tiempo, alguien aparecido en “Pueblo de Dios, Tu Tierra”, leyó y rezó profundamente lo que hasta entonces habíamos entendido como “Nuestra historia”, que hoy nos obliga a recordar que lo denominó Principios Fundamentales. A partir de dicho estudio y lo que para nosotros supuso una profundización más honda de lo que hasta entonces habíamos entendido, comenzamos a comprender que la vida nos había ido sumergiendo en la contemplación más universal del tema Todos Juntos, que ya dispusimos días anteriores.
Desde estas circunstancias que comentamos, cada vez que nos hemos situado en algo que nos mueve y recuerda todo lo anterior, lo comprendemos y hacemos desde esta  “Historia de historias” que universaliza lo que podíamos haber creído nuestro, y nos hace orar y contemplarlo todo con lo que sucede en toda la Creación.

Estas connotaciones de hoy, y junto a ellas los textos que nos regala la Iglesia, nos ha llevado a escuchar y rezar el primer volumen L.P. que surgiera y cantáramos en 1.973. Entre dichos cantos ha sonado este tema inocente, que hoy celebramos disponer para todos, y pedirle a Dios que nos siga instando conjuntamente a reconocer y vivir Todos Juntos Su Voluntad.

 

«El que cree en Mi hará las mismas obras que YO e incluso mayores»

Sábado de la cuarta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 13,44-52. 
Casi toda la ciudad se reunió el sábado siguiente para escuchar la Palabra de Dios.
Al ver esa multitud, los judíos se llenaron de envidia y con injurias contradecían las palabras de Pablo.
Entonces Pablo y Bernabé, con gran firmeza, dijeron: “A ustedes debíamos anunciar en primer lugar la Palabra de Dios, pero ya que la rechazan y no se consideran dignos de la Vida eterna, nos dirigimos ahora a los paganos.
Así nos ha ordenado el Señor: Yo te he establecido para ser la luz de las naciones, para llevar la salvación hasta los confines de la tierra”.
Al oír esto, los paganos, llenos de alegría, alabaron la Palabra de Dios, y todos los que estaban destinados a la Vida eterna abrazaron la fe.
Así la Palabra del Señor se iba extendiendo por toda la región.
Pero los judíos instigaron a unas mujeres piadosas que pertenecían a la aristocracia y a los principales de la ciudad, provocando una persecución contra Pablo y Bernabé, y los echaron de su territorio.
Estos, sacudiendo el polvo de sus pies en señal de protesta contra ellos, se dirigieron a Iconio.
Los discípulos, por su parte, quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo.

Salmo 98(97),1.2-3ab.3cd-4. 
Canten al Señor un canto nuevo,
porque él hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria.

El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado
el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos.

Evangelio según San Juan 14,7-14. 
Jesús dijo a sus discípulos:
“Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.
Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”.
Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: ‘Muéstranos al Padre’?
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.”
Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.”

_______________________________________________________________________

 

«El que cree en mi hará las mismas obras que yo e incluso mayores»

 

[Diario] Caminar hacia el encuentro con Jesús

Papa y Santa Sede

“El Cielo no es un lugar aburrido, sino el encuentro gozoso con Jesús”

Invitación del Papa a caminar en la vida

 

 

 

 

 

 

Familia Montfortiana: El Papa los llama a ser almas “de fuego” animadas por el Espíritu

Un compromiso gestado en la búsqueda conjunta

Viernes de la cuarta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 13,26-33. 

Salmo 2,6-7.8-9.10-11. 

Evangelio según San Juan 14,1-6. 

_____________________________________________________________________

Después de lo que venimos viviendo y reconociendo como la voz de Dios para estos tiempos, la Palabra que nos regala la Iglesia, viene a confirmar la Providencia que nos ha acompañado año tras año.

  • “Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios.
    En efecto, la gente de Jerusalén y sus jefes no reconocieron a Jesús, ni entendieron las palabras de los profetas que se leen cada sábado, pero las cumplieron sin saberlo, condenando a Jesús.*
  • Durante un tiempo se apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, los mismos que ahora son sus testigos delante del pueblo.
    Y nosotros les anunciamos a ustedes esta Buena Noticia.
  • Voy a proclamar el decreto del Señor:
    El me ha dicho: «Tú eres mi hijo,
    YO te he engendrado hoy.»
  • «Pídeme, y te daré las naciones como herencia.
  • “No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
  • “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.”

No nos es posible obviar recordar la raíz de esta “Historia de historias”, cuyo comienzo se nos mostró como nos lo testimonia Génesis 12, pasaje en el que Abrahám se siente llamado a andar con todos los suyos, hacia una tierra que descubriría sin que recibiese camino ni dirección concretos.

Al recordar lo vivido nos hemos encontrado con el tema que ha permanecido constantemente como signo y razón de lo que estábamos llamados a vivir.

Así se nos fue descubriendo la misión silenciosa que hemos de contemplar:

TODOS JUNTOS

 Que todos sonriamos juntos[1]; todos nos sintamos uno[2].

Todos andando senderos, llanos y desfiladeros[3];

todos en el mismo barco, con los gozos y fracasos[4]

Así, ¡qué feliz![5] ¤

 

Tu alegría, mi alegría; tu amargura, mi amargura;

tu pobreza, mi pobreza; tu riqueza, mi riqueza;

tu camino, mi camino; tu destino mi destino[6],

he de sentir…

 

En mi alma siento, ésa es la felicidad[7].

Pierdo hasta el aliento al pensar lo que será[8].

 

Ven sabor a mí, no huyas de mí.

Hasta no sentirte, no seré feliz[9].

 

Que tú seas de mí, que yo sea de ti.

Que todos vivamos siempre así[10]. ¤

[1] De forma simple, se nos mostró el deseo de todo buen corazón

[2] Con este sentimiento universal, trascenderíamos la realidad de lo común

[3] Anhelo consciente de las mentes que saben de sus dificultades

[4] Revisión íntima de aquellos que aprecian las barreras que han de salvar

[5] Consecuencia que se quiere alcanzar

[6] Pasos en el reconocimiento de los conflictos que se han de superar

[7] Honda conciencia de los frutos que se pretende

[8] “Muero porque no muero”

[9] Profunda consideración confiada de lo que se pretende

[10] Fruto universal que trasciende a toda la humanidad, como un solo Dios.

Los años gestarían y manifestarían cómo podríamos entender el más allá de nuestra buena intención, en torno al ENMANUEL DIOS-CON-NOSOTROS que nos llama a vivir quienes queremos construir el Reino, “En la tierra como en el cielo”.

DIOS EN MI ALMA Fil 1 27 – 1Cor 4,1-5

Desde la vida de Dios, que sé que existe en mi alma,

he de vivir fielmente, ansiando ponerla en práctica.

Partiendo de la conciencia de que el Señor vive en mí,

quiero que en mí otros vean que Él vive en cada existir.

 

Esto trae tal consecuencia, tan íntimo compromiso,

que por no implicarme con otros, lo hago desde mí mismo.

Me es difícil comprender que “mi dios” no es como entiendo,

que sólo, junto al “del otro”, mi Dios será verdadero.

 

Algo con urgencia inquieta lo mejor de mi pensar,

he de ser fiel a mí mismo, más no al margen de los demás.

Por mí solo, a mis hermanos, no he de mostrarles mi amor,

sino sentir que, con ellos, todos-juntos, somos Dios. Juntos todos.

[« Cristo, la Vía, la Verdad y la Vida es la luz de la conciencia»

Nuevo libro de la teóloga y bloguera de RD Consuelo Vélez

‘Cristología y mujer. Una reflexión necesaria para una fe incluyente’

“Una invitación a cambiar esta realidad patriarcal y machista que nos han constituido”

(Consuelo Vélez).- La Facultad de Teología de la Javeriana acaba de publicar mi libro “Cristología y Mujer. Una reflexión necesaria para una fe incluyente”. Fue fruto de un semestre sabático pero sobre todo es fruto de mi experiencia teológica y existencial de los últimos años.e la teóloga y bloguera de RD Consuelo Vélez.

Recibimos este texto como motivación y fin de donde hemos de partir y con la conciencia que hemos de hacerlo.

Jesús de Nazaret , – El Servidor- fue “Mensaje y mensajero, y a la vez, su Palabra y su Vida tenían “Autoridad”. ¿Qué credibilidad tenemos hoy los mensajeros del Evangelio? ¿Somos vasos comunicantes de Espíritu ?¿Anunciamos y calamos de Verdad y con Esperanza? ¿Denunciamos las injusticias para corregirlas? ¿Somos Fermento de Fraternidad Mundial?

Soñar no es un lujo, es un deber. Bienaventurada la mujer y el hombre que dan sus vidas porque sus sueños se hagan realidad en toda la Humanidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

“El mensajero no es más grande que el que lo envía”

 

Jueves de la cuarta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 13,13-25. 
Desde Pafos, donde se embarcaron, Pablo y sus compañeros llegaron a Perge de Panfilia. Juan se separó y volvió a Jerusalén, pero ellos continuaron su viaje, y de Perge fueron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron.
Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: “Hermanos, si tienen que dirigir al pueblo alguna exhortación, pueden hablar”.
Entonces Pablo se levantó y, pidiendo silencio con un gesto, dijo: “Escúchenme, israelitas y todos los que temen a Dios.
El Dios de este Pueblo, el Dios de Israel, eligió a nuestros padres y los convirtió en un gran Pueblo, cuando todavía vivían como extranjeros en Egipto. Luego, con el poder de su brazo, los hizo salir de allí y los cuidó durante cuarenta años en el desierto.
Después, en el país de Canaán, destruyó a siete naciones y les dio en posesión sus tierras, al cabo de unos cuatrocientos cincuenta años. A continuación, les dio Jueces hasta el profeta Samuel.
Pero ellos pidieron un rey y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, por espacio de cuarenta años.
Y cuando Dios desechó a Saúl, les suscitó como rey a David, de quien dio este testimonio: He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón que cumplirá siempre mi voluntad.
De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús.
Como preparación a su venida, Juan había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel.
Y al final de su carrera, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene aquel a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’.

Salmo 89(88),2-3.21-22.25.27. 
Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque tú has dicho:
«Mi amor se mantendrá eternamente,

mi fidelidad está afianzada en el cielo.»
«Encontré a David, mi servidor,
y lo ungí con el óleo sagrado,
para que mi mano esté siempre con él

y mi brazo lo haga poderoso.»
Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán,
su poder crecerá a causa de mi Nombre:
El me dirá: «Tú eres mi padre,

mi Dios, mi Roca salvadora.»

Evangelio según San Juan 13,16-20. 
Después de haber lavado los pies a los discípulos, Jesús les dijo:
“Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.
Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.
No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.
Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.
Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió”.
______________________________________________________________________

Así nos habla la Palabra de Dios de ayer

Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque Tú has dicho:
«Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo.»

y la de  hoy

ALGUNAS NOTICIAS DE ABRIL

El obispo de Cúcuta:
“El Papa nos pide ayudar y acompañar en esta tragedia”

Víctor Manuel Ochoa: “En Venezuela hay un drama humano de un gran sufrimiento”

“El drama de los niños y ancianos con hambre es el más grande y el más preocupante”

(José M. Vidal).- Una “tragedia humanitaria”, una “confrontación muy grande”, un “drama humano” ante el cual la Iglesia no puede fallar. Son algunas de las claves que el obispo de Cúcuta, Víctor Manuel Ochoa Cadavid, utiliza para caracterizar la situación actual dolorosa en la vecina Venezuela. País del cual llegan a tierras colombianas cada día hasta 70.000 personas en búsqueda de comida, oportunidades o medicinas: necesidades que la Iglesia en Cúcuta trata de satisfacer como una prioridad.añar en esta tragedia”

Siria: Quién es quién en Guta oriental

Años de terrible asedio. Incesantes bombardeos. La guerra en Siria no distingue entre personas. Todos se enfrentan al mismo horror: primero el médico, después el paciente, primero el paciente después el médico.

Seis amenazas para los refugiados rohingyas

Los 700.000 refugiados rohingyas se enfrentan a la temible llegada del monzón, la inseguridad, condiciones insalubres, estrés y ansiedad postraumáticos.

Un millón de personas necesitan ayuda urgente

En Mali, la violencia hace que la población no se pueda mover libremente. Un 15% de los niños están desnutridos y las mujeres dan a luz sin ayuda.

Angola: atendidos 3.000 niños con malaria severa

La falta de medicamentos en las comunidades y el difícil acceso a los centros de salud ha sido el detonante de la llegada de niños en estado muy grave. Desde hace unos meses está empezando a estabilizarse y remitir.

Refugiados sirios en Jordania

En febrero, el Gobierno jordano canceló los subsidios a los servicios de salud para los refugiados sirios. El resultado: deben pagar el 80% de la tasa para extranjeros de la sanidad pública jordana quintuplicando el coste de la atención médica.

TODOS JUNTOS somos llamados a construir el Reino de Dios, donde “El mensajero no es más grande que el que lo envía”

En esta tarea, cada servicio y carisma ha de dejar huella del Mensaje y ninguna de los mensajeros. De no ser así solo dejará rastro de una Iglesia desparramada.

 “El mensajero no es más grande que el que lo envía”

La Inocencia y la Fe harán de toda la Humanidad “Una sola Familia”.

https://drive.google.com/file/d/1IW6Z0-Khf6BtrTAsOi28aWdwmZ0FfT9U/view?usp=drivesdk

“Todos UNO” en un solo barco.

 

 

 

¡Anunciad Mi Palabra a toda la Creación!

 

Fiesta de san Marcos, evangelista

Epístola I de San Pedro 5,5b-14. 
Queridos hermanos:
Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes.
Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno.
Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes.
Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar.
Resístanlo firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos que ustedes.
El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayan padecido un poco, los restablecerá y confirmará, los hará fuertes e inconmovibles.
¡A él sea la gloria y el poder eternamente! Amén.
Les escribo estas palabras por medio de Silvano, a quien considero un hermano fiel, para exhortarlos y atestiguar que esta es la verdadera gracia de Dios: permanezcan adheridos a ella.
La iglesia de Babilonia, que ha sido elegida como ustedes, los saluda, lo mismo que mi hijo Marcos.
Salúdense los unos a los otros con un beso de amor fraternal. Que descienda la paz sobre todos ustedes, los que están unidos a Cristo.

Salmo 89(88),2-3.6-7.16-17. 
Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque tú has dicho:
«Mi amor se mantendrá eternamente,

mi fidelidad está afianzada en el cielo.»
El cielo celebre tus maravillas, Señor,
y tu fidelidad en la asamblea de los santos,
porque ¿quién es comparable al Señor

en las alturas?
¿quién es como el Señor entre los hijos de Dios?
¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte!
Ellos caminarán a la luz de tu rostro;

se alegrarán sin cesar en tu Nombre,
serán exaltados a causa de tu justicia.

Evangelio según San Marcos 16,15-20. 
Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.”
El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.
Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”.
Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.
Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

______________________________________________________________________

El Episcopado, a favor de los manifestantes pacíficos: “Es una causa justa”

La Iglesia nicaragüense sigue denunciando la represión del régimen de Ortega contra civiles

Báez dice que los obispos no irán a dialogar con el Gobierno mientras no se democratice el país

(Israel González Espinoza, corresponsal de RD en Nicaragua). – La Iglesia católica de Nicaragua ha vuelto a condenar con firmeza la represión gubernamental extrema que ha venido realizando el régimen de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo contra manifestantes pacíficos.

Junto a éste, y tantos otros testimonios firmes eclesiales que parten del Dios Vivo en todos, el resumen de la Palabra que hoy nos regala la Iglesia viene a confirmarnos todo lo que de forma imposible de valorar ha sucedido en Madrid en este fin de semana. En lo que apuntamos, podemos contemplar uno de los muchos rincones del mundo en los que la Palabra se siembra según el Espíritu y la Verdad de la esencia y fundamentos de los esfuerzos de evangelización. En este caso, en todos aquellos que sueñan ver el Cielo Nuevo y Tierra Nueva entre nosotros.. 

  • Queridos hermanos:
    Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes.
    Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno.
    Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes.
    Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar.
    Resístanlo firmes en la fe,
  • Canten eternamente el amor del Señor,
    proclamaré tu Fidelidad por todas las generaciones.
    Porque Tú has dicho:
    «Mi Amor se mantendrá eternamente”.
  • ¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte!
    Ellos caminarán a la luz de tu rostro!
  • “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.”
  • ¡A Él sea la gloria y el poder eternamente! Amén.

Piensen, sientan y proclamen desde lo más hondo de vuestro corazón:

  • Dejad huella del Mensaje, proclamado por el Espíritu desde vuestro diálogo con ÉL en silencio.
  • Sed Todos Uno para que el mundo crea que sois “Sus enviados”.
  • Cread en todos la Nueva Conciencia, por la que todos os ayuden a responder a la Palabra en Libertad, sin rebajas ni traducciones, y así quienes lo anhelen, verán en vosotros “EL DIOS DE LA TIERRA”.

 

 

 

 

 

 

«Todas las fuentes de mi vida están en Ti.»

 

Navegar con todos hacia el único puerto al que hemos llegar Todos Juntos, a través del Gran Mar de la Misericordia

siendo cada quién fiel a los dones y talentos recibidos en el vientre de su madre,

Martes de la cuarta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 11,19-26. 
Los que se habían dispersado durante la persecución que se desató a causa de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y anunciaban la Palabra únicamente a los judíos.
Sin embargo, había entre ellos algunos hombres originarios de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, también anunciaron a los paganos la Buena Noticia del Señor Jesús.
La mano del Señor los acompañaba y muchos creyeron y se convirtieron.
Al enterarse de esto, la Iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía.
Cuando llegó y vio la gracia que Dios les había concedido, él se alegró mucho y exhortaba a todos a permanecer fieles al Señor con un corazón firme.
Bernabé era un hombre bondadoso, lleno del Espíritu Santo y de mucha fe. Y una gran multitud adhirió al Señor.
Entonces partió hacia Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Ambos vivieron todo un año en esa Iglesia y enseñaron a mucha gente. Y fue en Antioquía, donde por primera vez los discípulos recibieron el nombre de “cristianos”.

Salmo 87(86),1-3.4-5.6-7. 
¡Esta es la ciudad que fundó el Señor
sobre las santas Montañas!
El ama las puertas de Sión
más que a todas las moradas de Jacob.
Cosas admirables se dicen de ti,

Ciudad de Dios.
«Contaré a Egipto y a Babilonia
entre aquellos que me conocen;
filisteos, tirios y etíopes han nacido en ella.»
Así se hablará de Sión:
«Este, y también aquél,
han nacido en ella,

y el Altísimo en persona la ha fundado.»
Al registrar a los pueblos, el Señor escribirá:
«Este ha nacido en ella.»
Y todos cantarán, mientras danzan:

«Todas mis fuentes de vida están en ti.»

Evangelio según San Juan 10,22-30. 
Se celebraba entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón.
Los judíos lo rodearon y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente”.
Jesús les respondió: “Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas.
Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre.
El Padre y yo somos una sola cosa”.

______________________________________________________________________

 

 

Los que se habían dispersado a lo largo del tiempo por muy distintas causas  fue, inesperadamente, en algún lugar, donde por primera vez, los discípulos  reconocieron unidos la esencia del nombre de “cristianos”:

¡Esta es la ciudad que fundó el Señor
sobre las santas Montañas!

Ciudad de Dios.
Cantaré y contaré en todo lugar que 
así nos ha hablado lá Vida de la Palabra
«Este, y también aquél,
han nacido en ella»

El  Altísimo en persona la ha fundado.»
Al registrar a los pueblos, el Señor escribirá:
«Este ha nacido en ella.»

Y todos cantarán, mientras viven:

«Todas mis fuentes de Vida están en Ti.»

 

 

 

 

 

 

«Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen»

ESTAS SON las italianas Linda Ghisoni y Michelina Tenace, y la belga Laetitia Calmeyn

Tres mujeres, primeros laicos consultores de Doctrina de la Fe.

EN ELLaS, LA histórica decisión del Papa Francisco supone un camino sin retorno en la corresponsabilidad

(Jesús Bastante).- La presencia de mujeres y laicos en los órganos de decisión en la Iglesia avanza, lenta pero inexorablemente. Y este sábado pasado hemos asistido a una decisión histórica, que marcará un antes y un después en la que el Papa Francisco ha nombrado a las tres primeras laicas consultoras de la todopoderosa Congregación para la Doctrina de la Fe..

Ahora, dentro de lo que estamos rezando al contemplar la Vida recordada y vivida el “finde” pasado, mostramos lo que alguien “muy nuestro”, nos ha escrito:

Leyendo _Nubosidad variable_ , de Carmen Martín Gaite.

De vez en cuando hay frases o ideas en los libros que hemos de apuntar para que no se olviden otras maneras de mirar la realidad. Y a veces, estas saltan y explican desde la belleza del lenguaje cosas que vivimos.. leo:

1. “La vida está hecha de añicos de espejo, pero en cada añico se puede uno mirar.”
2. “No nos damos cuenta, de lo maravilloso que es poderle preguntar a alguien _Te acuerdas?, y notar que sí, que se acuerda. Los recuerdos cultivados a solas forman una madeja embarullada por dentro; enganchada entre pinchos, llegas a no diferenciar lo que te pasó de otros jirones descabalados procedentes de escena callejeras o del cine; pero lo peor es que, de tanto moverte en esa maraña, el ayer te vampiriza, te enrarece el aire y te tapa la luz del día que estás viviendo. Es difícil salirse del tumor del pasado dejando indemne el tejido del presente, tan delicado y frágil como un pétalo.”
Y este grupo, tan tejido de ¿”te acuerdas”?, desmadeja esos recuerdos cuidando el frágil pétalo del presente y haciéndonos mirarnos en cada añico de espejo roto en el pasado.
En fin, poesía necesaria como el aire que respiro.

Un abrazo.a todos.

Al final de una charla que todos escuchamos propiciada por D. Arturo, obispo de Valencia, gozamos y oramos serenos y en profundidad, este bellísimo canto/oración:

Aleluya, Aleluya Porque nuestro Señor Dios Todopoderoso reina Aleluya, Aleluya. Para superar nuestra carga, reina Dios Todopoderoso, Aleluya.                                        Santo Santo Eres Señor, Dios Todopoderoso, Digno es el Cordero                          Digno es el Cordero.  Tu eres Santo Santo Eres Señor Dios Todopoderoso.                  Digno es el Cordero Digno es el Cordero Amén

… y así cantaremos toda nuestra vida. ¡Gracias, Señor!