Voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva

Lecturas del Lunes de la 4ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (65,17-21):

ESTO dice el Señor:
«Mirad: voy a crear un nuevo cielo y una nueva tierra de las cosas pasadas ni habrá recuerdo ni vendrá pensamiento.
Regocijaos, alegraos por siempre por lo que voy a crear: yo creo a Jerusalén  “alegría”,
y a su pueblo, “júbilo”.
Me alegraré por Jerusalén y me regocijaré con mi pueblo, ya no se oirá en ella ni llanto ni gemido; ya no habrá allí niño que dure pocos días, ni adulto que no colme sus años,
pues será joven quien muera a los cien años, y quien no los alcance se tendrá por maldito. Construirán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán los frutos».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 29,2.4.5-6.11-12a.13b

R/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado

V/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado
y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.
Señor, sacaste mi vida del abismo,
me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa. R/.

V/. Tañed para el Señor, fieles suyos,
celebrad el recuerdo de su nombre santo;
su cólera dura un instante;
su bondad, de por vida;
al atardecer nos visita el llanto;
por la mañana, el júbilo. R/.

V/. Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
Señor, socórreme.
Cambiaste mi luto en danzas.
Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (4,43-54):

EN aquel tiempo, salió Jesús de Samaría para Galilea. Jesús mismo había atestiguado:
«Un profeta no es estimado en su propia patria».
Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta.
Fue Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino.
Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verlo, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose.
Jesús le dijo:
«Si no veis signos y prodigios, no creéis».
El funcionario insiste:
«Señor, baja antes de que se muera mi niño».
Jesús le contesta:
«Anda, tu hijo vive».
El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron:
«Ayer a la hora séptima lo dejó la fiebre».
El padre cayó en la cuenta de que esa era la hora en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vive». Y creyó él con toda su familia. Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea.

Palabra del Señor

Hace unos días llegué a Honduras y he visitado el occidente de este maravilloso país David López Royo: “¿De verdad sabemos por qué emigran los hondureños?”

David López (decha), en Honduras

“He sentido también su tragedia: ver cómo en el último mes hombres, mujeres, jóvenes y niños han tenido que abandonar su espacio vital”

“Son personas sencillas que para dirigirse hacia Estados Unidos pagan un gran peaje, además de sufrir la tragedia de dejar a los suyos”

“Ayudemos a estos países a generar riqueza social. Establezcamos proyectos empresariales que verdaderamente busquen el Bien Común”.

Apliquémonos estas imágenes, consecuencias… ¿qué podemos sentir ante y en ellas?

¿Qué nos dice?

¿Qué pienso si me asomase a esta ventana?

¿Pongo esta invitación en la puerta de mi hogar?

¿Siento mi inquietud de igual manera con todos aquellos que sueño construir una Nueva Humanidad?

Sus raíces cristianas tiene su llamada en diferentes razones… ¿Nos sentimos UNO con todos?

¿Qué influencia tiene sobre mí realidades como ésta en sus mil formas que ocurren?

¿Cómo hemos visto e interpretado el parecer de las distintas preguntas hechas a Francisco? ¿Cuales me han hecho una llamada a responder?

En la Eucaristía de envío a Francisco, se habló de este sentimiento como algo que había tenido consecuencias de incorporación viva a temas que den razón de veracidad a lo que sentía.

Nunca pude imaginar hasta donde podría llevarnos este texto.

Parte de esta historia tuvo sus inicios en estas personas

que continuaría en esta otra

Todo lo intentamos entender como Providencia de Dios

Ha sido una circunstancia que en el fondo ha sido para nosotros una secuencia de ejercicios permanentes.

Pedimos a Dios que siga llevándonos según ÉL quiera, y nos dé Su Luz y fuerzas para conseguirlo.

yene

 

 

 

 

 

Gustad y ved qué bueno es el Señor.

 

Lecturas del próximo Domingo 4º de Cuaresma – Ciclo C

Primera lectura

Lectura del libro de Josué (5,9a.10-12):

En aquellos días, dijo el Señor a Josué:
– «Hoy os he quitado de encima el oprobio de Egipto.»
Los hijos de Israel acamparon en Guilgal y celebraron allí la Pascua al atardecer del día catorce del mes, en la estepa de Jericó.
El día siguiente a la Pascua, comieron ya de los productos de la tierra: ese día, panes ácimos y espigas tostadas.
Y desde ese día en que comenzaron a comer de los productos de la tierra, cesó el maná. Los hijos de Israel ya no tuvieron maná, sino que ya aquel año comieron de la cosecha de la tierra de Canaán.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 33,2-3.4-5.6-7

R/. Gustad y ved qué bueno es el Señor

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloria en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
El afligido invocó al Señor,
él lo escucha y lo salvó de sus angustias. R.

Segunda lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (5,17-21):

Hermanos:
Si alguno está en Cristo es una criatura nueva. Lo viejo ha pasado, ha comenzado lo nuevo .
Todo procede de Dios, que nos reconcilió consigo por medio de Cristo y nos encargó el ministerio de la reconciliación.
Porque Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirles cuenta de sus pecados, y ha puesto en nosotros el mensaje de la reconciliación.
Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo exhortara por medio de de nosotros. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios. Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a él, recibamos la justificación de Dios.

Palabra de Dios

Evangelio del domingo

Lectura del santo evangelio según san Lucas (15, 1-3.11-32):

En aquel tiempo, solían acercaron a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharlo. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo:
– «Ese acoge a los pecadores y come con ellos.»
Jesús les dijo esta parábola:
– «Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte que me toca de la fortuna.”
El padre les repartió los bienes.
No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo,se marchó a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente.
Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.
Recapacitando entonces, se dijo:
“Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros. ”
Se levantó y vino a donde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se le conmovieron las entrañas; y, echando a correr, se le echó al cuello y lo cubrió de besos.
Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo, ”
Pero el padre dijo a sus criados:
“Sacad en seguida la mejor túnica y vestídsela; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y sacrificadlo; comamos y celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado.”
Y empezaron a celebrar el banquete.
Su hijo mayor estaba en el campo.
Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y la danza, y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
Este le contestó:
“Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha sacrificado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud.”
El se indignó y no quería entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo.
Entonces él respondió a su padre:
“Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; en cambio, cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado.”
El padre le dijo:
“Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero era preciso celebrar un banquete y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado”».

Palabra del Señor

Acompañamos en su viaje a Marruecos, en oración para conseguir dialogar islam-cristianismo, y querernos y amarnos con el resto de la humanidad.

¿Creemos conocer a Dios?

¿Sabremos, nos atreveremos a responder a lo que nos has dicho en tantos años?

Qué difícil nos ha sido reconocer lo que querías.

Lecturas del Sábado de la 3ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura de la profecía de Oseas (6,1-6):

VAMOS, volvamos al Señor.
Porque él ha desgarrado, y él nos curará; él nos ha golpeado, y él nos vendará.
En dos días nos volverá a la vida y al tercero nos hará resurgir;viviremos en su presencia y comprenderemos. Procuremos conocer al Señor. Su manifestación es segura como la aurora. Vendrá como la lluvia, como la lluvia de primavera que empapa la tierra».
¿Qué haré de ti, Efraín, qué haré de ti, Judá? Vuestro amor es como nube mañanera,
como el rocío que al alba desaparece. Sobre una roca tallé mis mandamientos; los castigué por medio de los profetas con las palabras de mi boca.
Mi juicio se manifestará como la luz. Quiero misericordia y no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 50,3-4.18-19.20-21ab

R/. Quiero misericordia, y no sacrificios

V/. Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

V/. Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
El sacrificio agradable a Dios
es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú, oh, Dios, tú no lo desprecias. R/.

V/. Señor, por tu bondad, favorece a Sión,
reconstruye las murallas de Jerusalén:
entonces aceptarás los sacrificios rituales,
ofrendas y holocaustos. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (18,9-14):

EN aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola a algunos que confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás:
«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:
“Oh, Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”.
El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “Oh, Dios!, ten compasión de este pecador”.
Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Palabra del Señor

A cielo nuevo y tierra nueva nos envían a través de la página de Brotes de Olivo, escritos como éste, que nos hacen pensar en nuestra pequeñez y lo que Dios ha querido de nosotros, porque así lo ha querido y nunca sabremos como agradecerlo.

Juan Pedro Miércoles, 27 Marzo 2019 17:30 | Málaga
Sin palabras
Una simple palabra, por mucho que se repita, no es suficiente para ser testimonio de nuestro agradecimiento, el de todos los que nos nutrimos de esta página, que tan amablemente mantenéis. Pero aún así, la digo y la repito: gracias. No sólo por vuestro ofrecimiento desinteresado, sino por dar ejemplo con vuestro trabajo que proclamar la Palabra de Nuestro Señor no es una rutina, una llanura triste y desolada como acaban muchas músicas de liturgia, sino que cobra vida cada semana en la Eucaristía, levantando el corazón de los que asisten a misa, despertando la esperanza de Su Salvación, restaurando la paz en los corazones. Porque la música debe ser preciosa, y el mensaje claro y lo hacéis cada día a través de este sitio. Venga, lo repito otra vez, ¡Gracias!.

¿Qué texto te recuerda?

La voz de Dios se escucha en el silencio

En el silencio nos has dicho tu mejor palabra

El contenido inquieto de conversaciones como éstas, han hecho posible la sorpresa imposible que hemos podido contemplar.

Te doy gracias por lo mucho que nos has proporcionado

Como un niño ama a su madre, Dios nos concederá aquello que Tú queríasy a nosotros nos parecía imposible.

Querida pareja. No estaréis pero os llevamos en el corazón

Sorprendido

Lecturas del Viernes de la 3ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura de la profecía de Oseas (14,2-10):

ESTO dice el Señor:
«Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tropezaste por tu falta. Tomad vuestras promesas con vosotros, y volved al Señor.
Decidle: “Tú quitas toda falta, acepta el pacto. Pagaremos con nuestra confesión:
Asiria no nos salvará, no volveremos a montar a caballo, y no llamaremos ya ‘nuestro Dios’ a la obra de nuestras manos. En ti el huérfano encuentra compasión”.
“Curaré su deslealtad, los amaré generosamente, porque mi ira se apartó de ellos.
Seré para Israel como el rocío, florecerá como el lirio, echará sus raíces como los cedros del Líbano.
Brotarán sus retoños y será su esplendor como el olivo, y su perfume como el del Líbano.
Regresarán los que habitaban a su sombra, revivirán como el trigo, florecerán como la viña, será su renombre como el del vino del Líbano.
Efraín, ¿qué tengo que ver con los ídolos? Yo soy quien le responde y lo vigila.
Yo soy como un abeto siempre verde, de mí procede tu fruto”.
¿Quién será sabio, para comprender estas cosas, inteligente, para conocerlas?
Porque los caminos del Señor son rectos: los justos los transitan, pero los traidores tropiezan en ellos».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 80,6c-8a.8bc-9.10-11ab.14.17

R/. Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz

V/. Oigo un lenguaje desconocido:
«Retiré sus hombros de la carga,
y sus manos dejaron la espuerta.
Clamaste en la aflicción, y te libré. R/.

V/. Te respondí oculto entre los truenos,
te puse a prueba junto a la fuente de Meribá.
Escucha, pueblo mío, doy testimonio contra ti;
¡ojalá me escuchases, Israel! R/.

V/. No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero;
yo soy el Señor, Dios tuyo,
que te saqué del país de Egipto. R/.

V/. ¡Ojalá me escuchase mi pueblo
y caminase Israel por mi camino!
Los alimentaría con flor de harina,
los saciaría con miel silvestre». R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,28b-34):

EN aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
«¿Qué mandamiento es el primero de todos?».
Respondió Jesús:
«El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos».
El escriba replicó:
«Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
«No estás lejos del reino de Dios».
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor

Para hacer pensar, para rezar y saber si respondemos como el Señor quiere, para construir la Nueva Humanidad…

Caminad en MÍ

Hoy la Palabra nos pide caminar según nos dice, y además nos aconseja:  Ojalá escuchéis hoy su voz.

Aunque creas tu hogar apagado, hurga, sopla, descubre lo que está en él, y te sorprenderá su contenido

Lecturas del Jueves de la 3ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura del libro de Jeremías (7,23-28):

ESTO dice el Señor:
«Esta fue la orden que di a mi pueblo:
“Escuchad mi voz, Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien”.
Pero no escucharon ni hicieron caso. Al contrario, caminaron según sus ideas, según la maldad de su obstinado corazón. Me dieron la espalda y no la cara.
Desde que salieron vuestros padres de Egipto hasta hoy, os envié a mis siervos, los profetas, un día tras otro; pero no me escucharon ni me hicieron caso. Al contrario, endurecieron la cerviz y fueron peores que sus padres.
Ya puedes repetirles este discurso, seguro que no te escucharán; ya puedes gritarles, seguro que no te responderán. Aun así les dirás:
“Esta es la gente que no escuchó la voz del Señor, su Dios, y no quiso escarmentar. Ha desaparecido la sinceridad, se la han arrancado de la boca”».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 94,1-2.6-7.8-9

R/. Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
«No endurezcáis vuestro corazón»

V/. Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos. R/.

V/. Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía. R/.

V/. Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras». R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,14-23):

EN aquel tiempo, estaba Jesús echando un demonio que era mudo.
Sucedió que, apenas salió el demonio, empezó a hablar el mudo. La multitud se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron:
«Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios».
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Él, conociendo sus pensamientos, les dijo:
«Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra sí mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros, pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte su botín.
El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama».

Palabra del Señor

El conejo supremo Servir para Unir.

Junto a los consejos del principio, entresacamos estas otras Palabras:

Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien”.

«No endurezcáis vuestro corazón»

«Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa.

“El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama».

A esta serenidad fuimos convocados, ¿cómo lograríamos vivir esta situación desde otra mentalidad?

¿Vemos la necesidad de tener una sola alma y un solo corazón?

Con múltiples inconvenientes, lo hemos intentado.

Solo Dios sabe lo que hemos buscado ser fieles a aquello que sentíamos como Su Voluntad. Que él rece por nosotros.

Buscadla y proclamadla en cualquier situación.

 

 

 

 

La alegría de saber esperar

Sacerdotes que no veían claro lo que ocurría, fueron con el tiempo los que pretendieron ser consecuentes con lo que Dios nos preparaba.

En levante se acercaron mucho

Nadie es profeta en su tierra

El gozo de un encuentro con algo soñado desde pequeños. La historia tuvo un impulso que en este momento se acerca darnos razones visibles y trascendentes.

¡Alto al mundo que estamos haciendo…! En ello estamos y para ello vivimos.

Con santa intención y verdadera hambre, nos preparamos para celebrar la Pascua: Más que un sueño.

Han sido muchos los camios de directrices que se han dado en los caminos…

Hacedlo en memoria mía, como YO lo he hecho

Dios quier demostrar en esta historia que Dios está con nosotros.

Ésta ha sido una historia abierta que Dios nos propuso desde el comienzo, sin mostrarnos su qué y para qué. En ella, cada vez con mayor claridad se fue mostrando en el tiempo. Hemos tenido un aguijón permanente que hemos llamado Regla Única. En su recorrido nos ha conducido una pedagogía que nos ha confundido a todos. Todo ha sido un romper y volver a empezar, sin ningún camino trazado. Todo he tenido su cara y su cruz.

Mi esperanza siempre estuvo en los nuevos que entraban y que acababan amoldándose a lo que vivíamos. Junto a ello, todas las aportaciones al respecto, jamás dejaron de apuntar al sueño apocalíptico, del que venimos aportando todo lo que nos ha rodeado desde que entraban para ser hermanos, y con tristeza acababan convirtiéndose en personas enemigas del sueño anhelado para todos. Éste no se dará jamás si no se suman entre todos, por lo que de universalidad incluye la tarea.

Necesitamos oración que realmente busque a Dios. Lo de pueblo es nuevo para el mundo y hemos de incardinarnos a la esencia de su historia de historias. He luchado por mantener mi vida al servicio de la Iglesia y lo que el mundo necesita.

¿Cómo aprovechar la Gracia de cuanto se nos ha dado? Indignamente, en ello me veo imprescindible al saber desde la Palabra que somos administradores. Aquí veo muchos huecos, y en ellos es donde me veo imprescindible, con la urgencia de mostrar el Espíritu y la Verdad de ser llamados en Libertad.

 

“explorando lo incomprensible y desconocido, comprendimos la trascendencia de lo que Dios nos estaba proponiendo”.

¿Podríamos deducir en el tiempo vivido que lo que hemos hecho ha sido dar respuesta a este epígrafe que hemos leído en algún lugar sin que tuviese enlace alguno con lo que nos ha sucedido durante décadas, sin percibir lo que conllevaba? ¿No es más que cierto que en tanto nos encontrábamos con algo que pudiésemos entender, se iluminaba nuestro interior que alababa a Dios, y así fue sucediendo una y otra vez, en la tarde obscura que soportamos gracias a lo que de niño permaneció en nosotros?

¿Qué nos espera, cómo lo recibiremos de parte de Dios?

 

 

Lo que va del cardenal Ezzati a monseñor Aós: Cambio de estrategia y de modelo eclesial en Chile

La revolución del nuevo arzobispo: Alinear a la Iglesia chilena en la estela de la primavera de Francisco

Nos ha sorprendido la intención introducirnos en la celebración de la Pascua:

 

JESÚS DE NAZARETH MÁS QUE UN SUEÑO.

+ perdón + unidad + misterio + nacer de nuevo + camino + milagro + luz
+ misericordia + cruz + santidad + apóstol + perseverancia + reino + gracia
+ bautismo + rescate + Buena Noticia + consagración + muerte + verdad
+ amor + salvación + hermano + bienaventurado + vida + aleluya + misión
+ resurrección + esperanza + pecado + fe + reconciliación + Espíritu + libertad
+ paz + Iglesia + justicia + paciencia + nueva tierra + oración + eucaristía
+ felicidad + obediencia + pasión + nacer de nuevo + comunidad + alianza
+ Jesús de Nazareth + que un sueño

 

[audio src=

 

 

 

No rompas Tu Alianza

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura de la profecia de Daniel (3,25.34-43):

En aquellos días, Azarías, puesto en pie, oró de esta forma; alzó la voz en medio del fuego y dijo:
«Por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre, no rompas tu alianza,
no apartes de nosotros tu misericordia.
Por Abrahán, tu amigo; por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; a quienes prometiste multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo, como la arena de las playas marinas.
Pero ahora, Señor, somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados.
En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia.
Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados.
Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados.
Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos, y buscamos tu rostro; no nos defraudes, Señor; trátanos según tu piedad, según tu gran misericordia.
Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 24,4-5ab.6.7bc.8-9

R/. Recuerda, Señor, tu ternura

V/. Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R/.

V/. Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R/.

V/. El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (18,21-35):

EN aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:
«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?».
Jesús le contesta:
«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo:
“Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”.
Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba diciendo:
“Págame lo que me debes”.
El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo:
“Ten paciencia conmigo y te lo pagaré”.
Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo:
“¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo rogaste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”.
Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada cual no perdona de corazón a su hermano».

Palabra del Señor

PUEBLO DE DIOS PASCUA 2019
+ perdón + unidad + misterio + nacer de nuevo + camino + milagro + luz
+ misericordia + cruz + santidad + apóstol + perseverancia + reino + gracia
+ bautismo + rescate + Buena Noticia + consagración + muerte + verdad
+ amor + salvación + hermano + bienaventurado + vida + aleluya + misión
+ resurrección + esperanza + pecado + fe + reconciliación + Espíritu + libertad
+ paz + Iglesia + justicia + paciencia + nueva tierra + oración + eucaristía
+ felicidad + obediencia + pasión + nacer de nuevo + comunidad + alianza
+ Jesús de Nazaret + que un sueño

Alejandro Massa Varela, joven filósofo y escritor mexicano “La religión es una entrada brutal de la sensibilidad”

La reciente obra del autor es “una exploración de lo desconocido… una búsqueda de la trascendencia”.