¿Un lugar de encuentro de gente que aún tiene alma?

Lunes de la vigésima semana del tiempo ordinario

Libro de los Jueces 2,11-19. 
Los israelitas hicieron lo que es malo a los ojos del Señor y sirvieron a los Baales.
Abandonaron al Señor, el Dios de sus padres, que los había hecho salir de Egipto; fueron detrás de otros dioses – los dioses de los pueblos vecinos – y se postraron delante de ellos, provocando así la indignación del Señor.
Abandonaron al Señor para servir a Baal y a Astarté.
Por eso, la ira del Señor se encendió contra Israel: él los puso en manos de salteadores, que los despojaron; los entregó a los enemigos que tenían a su alrededor, y no pudieron oponerles resistencia.
En todas las campañas, la mano del Señor se ponía en contra de ellos para hacerles mal, como el mismo Señor lo había dicho y jurado. Así se encontraron en una situación muy angustiosa.
Entonces el Señor suscitaba jueces, que salvaban a los israelitas del poder de los salteadores.
Pero los israelitas no escuchaban a sus jueces, sino que se prostituían, yendo detrás de otros dioses y postrándose delante de ellos. Se desviaban muy pronto del camino seguido por sus padres, que habían obedecido los mandamientos del Señor. Ellos, en cambio, no hacían lo mismo.
Cuando el Señor les suscitaba jueces, estaba con el juez y los salvaba de las manos de sus enemigos mientras vivía el juez, porque se compadecía de los gemidos que les provocaban sus opresores y perseguidores.
Pero cuando moría el juez, volvían a pervertirse más aún que sus antepasados: iban detrás de otros dioses para servirlos y postrarse delante de ellos, sin renunciar en nada a sus malas acciones y a su conducta obstinada.

Salmo 106(105),34-35.36-37.39-40.43ab.44. 
No exterminaron a los pueblos
como el Señor les había mandado;
se mezclaron con los paganos
e imitaron sus costumbres;

rindieron culto a sus ídolos,
que fueron para ellos una trampa.
Sacrificaron en honor de los demonios
a sus hijos y a sus hijas;

Se mancharon con sus acciones
y se prostituyeron con su mala conducta;
por eso el Señor se indignó contra su pueblo
y abominó de su herencia.

El Señor los libró muchas veces,
pero ellos se obstinaron en su actitud,
Sin embargo, él miró su aflicción
y escuchó sus lamentos.

Evangelio según San Mateo 19,16-22. 
Luego se le acercó un hombre y le preguntó: “Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”.
Jesús le dijo: “¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos”.
“¿Cuáles?”, preguntó el hombre. Jesús le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio,
honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
El joven dijo: “Todo esto lo he cumplido: ¿qué me queda por hacer?”.
“Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.
Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes.

______________________________________________________________________

 

  • Abandonaron al Señor para servir a Baal y a Astarté.
  • ¿Qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”.
  • “Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.

La única cosa necesaria: ser consecuente y limpio de corazón,

Francisco reza. Ayudémosle todos por todos los atentados de tan múltiples formas que se cometen cada día.

“Rezo por todas las víctimas de los atentados de estos días y por aquellos que lo provocaron”.

Papa Francisco: “¡Que la violencia ciega del terrorismo no encuentre lugar en el mundo!”

“Que el Altísimo nos ayude a seguir trabajando con una determinada determinación por la paz”

(José M. Vidal/Agencias).-Tres veces en dos días. El Papa Francisco volvió a denunciar hoy la “violencia ciega del terrorismo” y reiteró que reza por las víctimas de los atentados cometidos en los últimos días en un tuit publicado en su perfil oficial.

Examínate, examina tu vida. Piensa lo que hay en tí de Espíritu y Verdad

Brotilios.
¿Qué es Brotilios? Es un lugar de encuentro de gente que aún tiene alma. Que clama en lo alto de la cima de donde está y espera que haya ecos que alimenten su sed, que sacien su hambre de Vida auténtica, y no figurada ni inventada, que no se auto daña.
Un lugar de encuentro donde cabemos todos. Pero que apela al sentido común para no hacer de una plaza un mercadillo semanal.
Un lugar donde el ruido cabe, pero no puede ser común. Donde hay risas, pero abundan los silencios preñados de hondas inquietudes y credos. Donde existe la disidencia. Y también la revolución…
Donde el SI es SI y el NO es NO, ya que de no ser así el Mal juega a su antojo y no caben treinta monedas que apaguen nuestros rescoldos cargados de nostalgia y potencial. Donde las canas se tiñen, pero dan valor a cada verso.
Donde las canciones atraviesan nuestra cadencia estival, casi quieta. Donde no hay precocinados, pues cada uno pone una tapa de su existencia, de su vida en canal, para compartir donde la fuente canta sus aguas, que sanan y recuerdan nuestro ayer.
Es futuro. Es una cadena humana preparada para alzar la voz: Esa que habla de que aún no estamos muertos. Que no somos funcionarios de un proyecto que aún nos incomoda cuando cerramos los ojos y palpamos con nuestra ilusión un mundo feliz que da Vida a lo que muere, hecho por cada uno de nosotros.
Eso es Brotilios, Buena Nueva todos los días.

 

 

 

¿Cómo vernos, según Dios nos ve a todos?

Vigésimo Domingo del tiempo ordinario.

Libro de Isaías 56,1.6-7.

Salmo 67(66),2-3.5.6.8. 

Carta de San Pablo a los Romanos 11,13-15.29-32. 

Evangelio de San Mateo 15,21-28.

______________________________________________________________________

 

  • Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy pronto llegará mi salvación y ya está por revelarse mi justicia.
    Yo os conduciré hasta mi santa Montaña y os colmaré de alegría en mi Casa de oración.
  • El Señor tenga piedad y nos bendiga, 
    haga brillar su rostro sobre nosotros.

 

  • Si la exclusión de Israel trajo consigo la reconciliación del mundo, su reintegración, ¿no será un retorno a la Vida? 
    Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables.
  • “¡Señor, socórreme!”“Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”. (Mt 9,22)

Hemos recibido este dibujo de nuestro entrañable, sencillo y trascendente en todo lo que ve, amigo Pachi, Fano para todos.

Conmovido por lo que ha pasado en Barcelona rezo dibujando ante tanto dolor. Comparto este dibujo de una paz atropellada que derrama sangre  pero sigue viva y pregunta,  ¡Por qué!… Sigamos rezando
Un abrazo

… como este, son tantos los testimonios de dolor y solidaridad los que nos hacen pensar más allá de lo habitual… Nos sentimos movidos, interpelados, obligados por cada una de las expresiones, los distintos modos de contemplar cada situación, las diferentes interrogantes de tantas raíces como personas que las emiten…

…y de entre ellos, viene a nuestra mente y corazón las últimas palabras de Jesús al Padre. “Perdónalos, no saben lo que hacen”..:  Y sumergidos en ese Amor, imposible de entender, que todo lo perdona, todo lo justifica, todo lo transforma, 1Cor, 13… ¿Qué hacer Todos Juntos, para unir todos los sentimientos y esfuerzos de todos? ¿Cómo transformar nuestras conciencias, para responder a lo que “de Dios” existe en cada uno? Ante circunstancias como éstas, y tantas que vemos y nos llegan cada día, ¿Qué es lo que en verdad – no entendible humanamente – nos confirma esa Fe en la que no acabamos de contemplar lo mejor de nuestra alma y nuestro corazón?

¡Cuanto regalo a mi lado, cuánto favor que no cuento, cuánta vida para dar cuando tanto está muriendo?

Por fin, Javi, estáis viviendo el sueño que parecía imposible. FELICIDADES a tan inquieta pareja, que tanto bien están haciendo. 

 

 

Sobre el atentado terrorista de Barcelona

Rezando sobre el atentado de anteayer, 17 de Agosto de 2017 en Barcelona, y contemplando el inmenso dolor que conlleva. al orar la Palabra de Dios que hoy nos regala la Iglesia, me hace pensar sobre los frutos que estamos cosechando últimamente, que jamás yo hubiese pensado.

Más allá de este “imposible”, no he podido evitar llevar mi mente, mi fuerza y mi corazón, ya viejo y cansado, a la Palabra que vino al mundo para dar la vida a todos, para dar vida a lo que muere.

Esta contemplación me ha hecho reflexionar sobre mi respuesta. Y he sentido escalofríos cuando me ha interpelado de esta manera: ¿No será que estas locuras que hacen algunos que matan tantas vidas humanas, se dan porque no respondemos quienes optamos por ofrecer nuestra vida según nos dice, pide y vive la Palabra?

¿Acaso no es un atentado no responder a la Vida y al Espíritu que viven en nosotros para renovar la faz de la tierra?

Y al ahondar en lo que denominamos coherencia con nuestra llamada y talentos, ¿no debiéramos ver en nosotros un atentado contra lo que se nos da para construir en esta tierra la nueva humanidad? ¿No será mayor nuestro atentado, porque faltan mujeres y hombres nuevos que vivan con conciencia el Plan de Dios al que estamos llamados?

Sábado de la decimonovena semana del tiempo ordinario

Jesús de Nazareth, el que nació pequeño y pobre en Belén, dijo a los que quisieron seguirle con todas las consecuencias: “Vosotros sois la sal de la tierra”. Mt 5, 13

 

Libro de Josue 24,14-29. 

Salmo 16(15),1-2a.5.7-8.11. 

Evangelio según San Mateo 19,13-15. 

_____________________________________________________________________

Estos textos de la Palabra de hoy, ¿están constantemente en nuestro corazón?

  • “Teman al Señor y sírvanlo con integridad y lealtad; dejen de lado a los dioses que sirvieron sus antepasados. Nosotros, sirvamos al Señor”. “Dejen de lado a los dioses extraños que hay en medio de vosotros, e inclinen sus corazones al Señor, el Dios de Israel”.
    El pueblo respondió: “Nosotros serviremos al Señor, nuestro Dios y escucharemos su voz”.
    “Miren esta piedra: ella será un testigo contra nosotros, porque ha escuchado todas las palabras que nos ha dirigido el Señor; y será un testigo para que no renieguen de su Dios”.
  • Bendeciré al Señor que me aconseja,
    ¡hasta de noche me instruye mi conciencia!
    Tengo siempre presente al Señor:                                                                        está a mi lado y nunca vacilaré.
    ÉL me hará conocer el camino de la vida.
     
  • “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a Mí, porque el Reino de los Cielos lo construyen y les pertenece a los que son como ellos”.

En el blog de ayer 18, después del encuentro en el seminario de Huelva, que jamás hubiésemos imaginado a lo largo de más de cuatro décadas, decíamos: “Es mucho lo que en adelante deberemos conocer, reflexionar, orar ante la experiencia inédita que se nos ha conferido. Todo lo vivido necesita de una revisión profunda, que hemos de contemplarla todos los que queremos ser fiel, según nos dice la lectura de Josué, con nuestros pastores al frente.

No podemos vivir desde esencias que no se corresponden con la Palabra, y menos aún pretender los frutos que nos asegura. Esto hemos de predicarlo todos “a tiempo y a destiempo”, corrigiendo, exhortando y reconociendo los desvíos que hemos hecho del soplo de Dios recibido, 2Tim 4, 1-5. En ningún caso y ningún momento impusimos consejos y percepciones humanas que nos obligaran a vivir lo que no manase del interior de nuestro corazón. Jesús no impone a nadie vivir como ÉL vivió. 1Jn 2, 6.

Ahora, cosillas para hacer pensar ante la locura de los atentados, que cada día aumentan nuestros miedos… ¿Qué podemos hacer?

¿lamentarnos, rezar por las víctimas, pedir por los “locos” que los cometen? ¿Revisar nuestro ser cristiano y recordar que son hermanos nuestros, saber que la luz que se nos ha dado no podemos esconderla, y sí hacer todo lo posible porque en silencio llegue e ilumine a todos…?

Cardenal Sistach: “Condeno el  atentado que llena nuestros corazones de dolor y solidaridad con las víctimas”.

Los obispos españoles tachan el atentado de “muestra de totalitarismo”
José María Gil: “Seguimos con preocupación y oraciones la situación en Las Ramblas”

(José M. Vidal).-Primeras y rápidas reacciones eclesiales ante el horror del atentado terrorista de Las Ramblas de Barcelona, que, extraoficialmente, podría saldarse con al menos 13 muertos. Desde su cuenta de Twitter, el cardenal Sistach escribe: “Condeno el atentado cometido en Barcelona con muertos y heridos, que llena nuestros corazones de dolor y solidaridad con las víctimas”.

Recordando momentos vividos

Nunca supimos la trascendencia que podían tener escritos como este.

Han sido muchas las dudas, los silencios provocados por falsos respetos, los vividos en soledad con el temor de no ser fieles a las formas y el fondo de lo que nos planteaban las distintas situaciones…

Ha sido largo el tiempo que ha pasado hasta poder sacar esta foto

Esta imagen es muy posible que sirva de referencia a lo que la Palabra nos plantea para que el mundo crea que Jesús vino a unirnos a todos, y con ello asegurar que desaparecerían del mundo todos los conflictos, diferencias, des-encarnaciones, abandonos de sus tierras de siempre… ¿No sería, no es un atentado contra toda la humanidad no responder a lo que con insistencia nos llama a todos esta “Historia de historias”?

 

 

 

El Espíritu,la Vida y la Palabra corroboran la “Historia de historias”

El Espíritu de Dios que se nos pidió buscar en todo y en todos,

La diversidad en la misión “Que todos sean UNO para que el mundo crea”, Jn 17, 21

que sin plan ni conciencia prefijada permanecieron contra toda Esperanza, Rom 4,18

y la Palabra regalada por Dios hoy a la Iglesia confirman un camino en búsqueda interminable, Gen 12, 1.

Viernes de la decimonovena semana del tiempo ordinario

Libro de Josue 24,1-13. 
Josué reunió en Siquém a todas las tribus de Israel, y convocó a los ancianos de Israel, a sus jefes, a sus jueces y a sus escribas, y ellos se presentaron delante del Señor.
Entonces Josué dijo a todo el pueblo: “Así habla el Señor, el Dios de Israel: Sus antepasados, Téraj, el padre de Abraham y de Najor, vivían desde tiempos antiguos al otro lado del Río, y servían a otros dioses.
Pero yo tomé a Abraham, el padre de ustedes, del otro lado del Río, y le hice recorrer todo el país de Canaán. Multipliqué su descendencia, y le di como hijo a Isaac.
A Isaac lo hice padre de Jacob y de Esaú. A Esaú le di en posesión la montaña de Seir, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto
Luego envié a Moisés y a Aarón, y castigué a Egipto con los prodigios que realicé en medio de ellos. Después los hice salir de Egipto, a ustedes y a sus padres, y ustedes llegaron al mar. Los egipcios persiguieron a sus padres, con carros y guerreros, hasta el Mar Rojo.
Pero ellos pidieron auxilio al Señor: él interpuso una densa oscuridad entre ustedes y los egipcios, y envió contra ellos el mar, que los cubrió. Ustedes vieron con sus propios ojos lo que hice en Egipto. Luego permanecieron en el desierto durante largo tiempo,
y después los introduje en el país de los amorreos, que habitaban al otro lado del Jordán. Cuando ellos les hicieron la guerra, yo los entregué en sus manos, y así pudieron tomar posesión de su país, porque los exterminé delante de ustedes.
Entonces Balac – hijo de Sipor, rey de Moab – se levantó para combatir contra Israel, y mandó llamar a Balaam, hijo de Beor, para que los maldijera.
Pero yo no quise escuchar a Balaam, y él tuvo que bendecirlos. Así los libré de su mano.
Después ustedes cruzaron el Jordán y llegaron a Jericó. La gente de Jericó les hizo la guerra, y lo mismo hicieron los amorreos, los perizitas, los cananeos, los hititas, los guirgasitas, los jivitas y los jebuseos; pero yo los entregué en sus manos.
Hice cundir delante de ustedes el pánico, que puso en fuga a toda esa gente y a los dos reyes amorreos. Esto no se lo debes ni a tu espada ni a tu arco.
Así les di una tierra que no cultivaron, y ciudades que no edificaron, donde ahora habitan; y ustedes comen los frutos de viñas y olivares que no plantaron.

Salmo 136(135),1-3.16-18.21-22.24. 
¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
¡Den gracias al Dios de los dioses,
porque es eterno su amor!
¡Den gracias al Señor de los señores,
porque es eterno su amor!

Al que guió a su pueblo por el desierto,
¡porque es eterno su amor!
al que derrotó a reyes poderosos,
¡porque es eterno su amor!
y dio muerte a reyes temibles,
¡porque es eterno su amor!

Al que dio sus territorios en herencia,
¡porque es eterno su amor!
en herencia a Israel, su servidor,
¡porque es eterno su amor!
y nos libró de nuestros opresores,
¡porque es eterno su amor!

Evangelio según San Mateo 19,3-12. 
Se acercaron a él algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le dijeron: “¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?”.
El respondió: “¿No han leído ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo varón y mujer; y que dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos no serán sino una sola carne?
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”.
Le replicaron: “Entonces, ¿por qué Moisés prescribió entregar una declaración de divorcio cuando uno se separa?”.
El les dijo: “Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
Por lo tanto, yo les digo: El que se divorcia de su mujer, a no ser en caso de unión ilegal, y se casa con otra, comete adulterio”.
Los discípulos le dijeron: “Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse”.
Y él les respondió: “No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!”.

______________________________________________________________________

En la circunstancia actual, así nos ha hablado la Palabra de Dios de hoy:

  • Reunir a todas las tribus, haciendo de todos UNO: convocando a ancianos, jefes, jueces, escribas, o lo que es lo mismo: seglares, religiosos, teólogos, todo tipo de ser que buscan una viada más realmente justa en el corazón… para presentarse delante del Señor.
  • Como a Abraham, les hice recorrer todo el país, y nos hizo que el Todos Juntos multiplicaría la concepción entendida en el principio, haciendo de todos su descendencia.
  • Esto no se lo debemos a nuestros esfuerzos por separado, sino para todos, dándonos una tierra donde todos cabida han de tener, que no cultivamos en su tarea, y ruinas que no edificamos, donde ahora habitan; ahora todos han de alimentarse de la experiencia vivida, que todos han de conocer, y saber cómo se produjo este milagro, reflejado en la parábola del olivo y del olivar. 
  • ¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
    porque es eterno su amor!
    Al que guió a su pueblo por el desierto,
    ¡porque es eterno su amor!
    al que derrotó a reyes poderosos,
    ¡porque es eterno su amor!
    y nos libró de nuestros opresores,
    ¡porque es eterno su amor!

Con la Palabra del Evangelio se nos invita a pensar, en el momento histórico que vivimos, y hasta qué punto, con Firmeza y Misericordia, cuestionamos al mundo con nuestra debilidad y manera de interpretarla.

  • “¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?”.
    Los dos serán una sola carne? “No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
  • ¡El que pueda entender, que entienda!”.

Es mucho lo que en adelante deberemos conocer, reflexionar, orar ante la experiencia inédita que se nos ha conferido. Todo lo vivido necesita de una revisión profunda y todos contemplar en ella, según nos dice la lectura de Josué, con nuestros pastores al frente.No podemos vivir desde esencias desviadas, y esto hemos de predicarlo “a tiempo y a destiempo”, corrigiendo, exhortando, mostrando los desvíos del soplo de Dios recibido, en el que en ningún caso impusimos percepciones humanas que no impidiera saber que estamos llamados a vivir como ÉL vivió. 1Jn 2, 6.

Para colmar cuanto Dios ha hecho, hoy las noticias nos hablan de Oscar Romero.

¿Conocemos la incidencia de este hombre en nuestro seguimiento al Plan de Dios?

“Su pecado fue defender a los pobres, pedir justicia”

Gaspar Romero: “Mi hermano Óscar…”

“Fue el Papa quien sacó el proceso de beatificación del pantano en el que se
encontraba”

(Alver Metalli. Tierras de América).- A las diez de la mañana la temperatura ya llega a 30

grados. Navidad con 40º no es algo raro en estas latitudes, donde los árboles navideños

no conocen los copos de nieve. No lo es para Gaspar Romero, que se defiende del calor

sentado junto a la puerta de una sala que da al patio, lleno de plantas verde intenso.

Sigamos buscando la verdad en nuestro corazón.

Jueves de la decimonovena semana del tiempo ordinario

Libro de Josue 3,7-10a.11.13-17. 
Entonces el Señor dijo a Josué: “Hoy empezaré a engrandecerte a los ojos de todo Israel, para que sepan que yo estoy contigo como estuve con Moisés.
Ahora ordena a los sacerdotes que llevan el Arca de la Alianza: ‘Cuando lleguen al borde del Jordán, deténganse junto al río'”.
Josué dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen las palabras del Señor, su Dios”.
Y añadió: “En esto conocerán que el Dios viviente está entre ustedes, y que él expulsará delante de ustedes a los cananeos, los hititas, los jivitas, los perizitas, los guirgazitas, los amorreos y los jebuseos: el Arca de la Alianza del Señor de toda la tierra va a cruzar el Jordán delante de ustedes.
Y apenas los sacerdotes que llevan el Arca del Señor de toda la tierra apoyen sus pies sobre las aguas del Jordán, estas se abrirán, y las aguas que vienen de arriba se detendrán como contenidas por un dique”.
Cuando el pueblo levantó sus carpas para cruzar el Jordán, los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza iban al frente de él.
Apenas llegaron al Jordán y sus pies tocaron el borde de las aguas – el Jordán se desborda por sus dos orillas durante todo el tiempo de la cosecha –
las aguas detuvieron su curso: las que venían de arriba se amontonaron a una gran distancia, cerca de Adam, la ciudad que está junto a Sartán; y las que bajaban hacia el mar de la Arabá – el mar de la Sal – quedaron completamente cortadas. Así el pueblo cruzó a la altura de Jericó.
Los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza del Señor permanecían inmóviles en medio del Jordán, sobre el suelo seco, mientras todo Israel iba pasando por el cauce seco, hasta que todo el pueblo terminó de cruzar el Jordán.

Salmo 114(113A),1-2.3-4.5-6. 
Cuando Israel salió de Egipto,
la familia de Jacob, de un pueblo extranjero,
Judá se convirtió en su Santuario,
la tierra de Israel fue su dominio.

El Mar, al verlos, huyó,
el Jordán se volvió atrás;
los montes saltaron como carneros
y las colinas, como corderos.

¿Qué tienes, Mar? ¿Por qué huyes?
Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás?
Montes, ¿por qué saltan como carneros,
y ustedes, colinas, como corderos?

Evangelio según San Mateo 18,21-35.19,1. 
Se adelantó Pedro y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”.
Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores.
Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos.
Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda.
El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: “Señor, dame un plazo y te pagaré todo”.
El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda.
Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: ‘Págame lo que me debes’.
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: ‘Dame un plazo y te pagaré la deuda’.
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor.
Este lo mandó llamar y le dijo: ‘¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda.
¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?’.
E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.
Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”.
Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, dejó la Galilea y fue al territorio de Judea, más allá del Jordán.

______________________________________________________________________

Fue en el “Tiempo de Inmaculada 2.013”, en El Raposo, Zafra, Badajoz, donde seglares, religiosos, teólogos, comenzaron una nueva búsqueda conjunta del Espíritu de Dios. Posteriormente se agregaría la vida de clausura en Constantina, Sevilla.   Justo hoy, la Iglesia nos regala la Palabra de Dios que nos confirma lo que – sin saber tímida y débilmente – se nos viene planteando,y anhelamos responder desde siempre.

  • “Acérquense y escuchen las palabras del Señor, vuestro Dios”.
    Y añadió: “En esto conocerán que el Dios de la tierra está entre vosotros”.

 

  • “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”.
    Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”.

 

  • Esta oración, a buen seguro la más rezada del mensaje evangélico durante siglos, parece que Dios haya querido rescatarla plenamente en este momento de la historia, en lo más absoluto de su esencia.
  • Jesús nos enseñó esta oración cuando le pedimos que nos enseñase a orar. Resulta imposible entender cómo respondemos en la práctica, sabiendo que el Mensaje es universal para toda la humanidad. Hemos de vivir  con la conciencia que lo viven y sirven en Gloriosa Libertad y Verdad, las Tres Personas de la Trinidad. 

En tan larga, variopinta y constante interpelación, lo que se nos ha constatado “a tiempo y a destiempo”, es que por duras que aparezcan las circunstancias, nunca hemos de dejar de buscar la Verdad en nuestro corazón.

Juanma Arija nos escribió el 13 de agosto a las 18:59 · 

Hoy me han encomendado la parroquia Sagrada Familia en Huelva, en la barriada El Torrejón. Doy gracias a Dios por esta nueva misión en este barrio tan marginal y desfavorecido donde poder seguir aprendiendo y sirviendo. Don Guanella sigue presente en esta nueva misión de amor y de servicio. Es mucha coincidencia que se llame “Sagrada Familia”. Sigo sirviendo también en el Hospital para enfermos terminales. Que el Señor me guíe y me ayude. Que pueda seguir aprendiendo de todo lo que se nos vaya presentando y que juntos hagamos un mundo más potable para todos.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie y barba
La imagen puede contener: una persona, sentada e interior
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, boda e interior
La imagen puede contener: interior 

La Virgen nos enseña que “no hay que temer ensuciarse las manos”

El cardenal Osoro pide en la Fiesta de La Paloma “una Iglesia que sorprenda y turbe”

“Seamos capaces de vivir de la fuerza de María para curar siempre, estemos donde estemos”

(Cameron Doody).- “Una Iglesia que sorprende y turba”, tal y como los madrileños estuvieron sorprendidos y turbados con el descubrimiento hace siglos del lienzo de la Virgen de la Paloma. Eso es lo que ha pedido hoy en su sermón en la fiesta de la patrona popular el cardenal Carlos Osoro, quien además ha destacado que María nos muestra que “quien vive de la fuerza de Dios se acerca al hombre, a todos los hombres sin excepción”.

Para hacer pensar y dar gracias.

Hoy estaremos algunos miembros de esta “Historia de historias” en el seminario de Huelva. Gracias a buscar la Verdad en sus corazones, en su recorrido vienen descubriendo un hondo deseo silencioso de entrar en el misterio del Todo de la Palabra, y mostrar entre todos la imagen de Iglesia Reino que el mundo necesita.

 

Desde el silencio, D. Ignacio rezará por todo lo que en su momento vivió como pastor alentando todo lo ocurría, que tanto nos costaba comprender. El tiempo va respondiendo. Gracias por todo lo que seguimos conversando.

Daniel, desde siempre trabajó y alentó mucho. Ahora, junto a Víctor, conversará con los que vienen de Madrid, dando razón a una llamada que nació de todos y para todos.

 

En ello está la clave más significativa que debemos alcanzar y vivir la misión cristiana: “Todos Juntos y entre todos”.

 

 

 

El lento paso del acontecer de Dios en el hombre.

Miércoles de la decimonovena semana del tiempo ordinario

Deuteronomio 34,1-12. 
Moisés subió de las estepas de Moab al monte Nebo, a la cima del Pisgá, frente a Jericó, y el Señor le mostró todo el país: Galaad hasta Dan, todo Neftalí, el territorio de Efraím y Manasés, todo el territorio de Judá hasta el mar Occidental, el Négueb, el Distrito y el valle de Jericó – la Ciudad de las Palmeras – hasta Soar.
Y el Señor le dijo: “Esta es la tierra que prometí con juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob, cuando les dije: “Yo se la daré a tus descendientes”. Te he dejado verla con tus propios ojos, pero tú no entrarás en ella”.
Allí murió Moisés, el servidor del Señor, en territorio de Moab, como el Señor lo había dispuesto.
El mismo lo enterró en el Valle, en el país de Moab, frente a Bet Peor, y nadie, hasta el día de hoy, conoce el lugar donde fue enterrado.
Cuando murió, Moisés tenía ciento veinte años, pero sus ojos no se habían debilitado, ni había disminuido su vigor.
Los israelitas lloraron a Moisés durante treinta días en las estepas de Moab. Así se cumplió el período de llanto y de duelo por la muerte de Moisés.
Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había impuesto sus manos sobre él; y los israelitas le obedecieron, obrando de acuerdo con la orden que el Señor había dado a Moisés.
Nunca más surgió en Israel un profeta igual a Moisés – con quien el Señor departía cara a cara – ya sea por todas las señalas y prodigios que el Señor le mandó realizar en Egipto contra el Faraón, contra todos sus servidores y contra todo su país, ya sea por la gran fuerza y el terrible poder que él manifestó en presencia de todo Israel.

Salmo 66(65),1-3a.5a.8.16-17. 
¡Aclame al Señor toda la tierra!
¡Canten la gloria de su Nombre!
Tribútenle una alabanza gloriosa,
digan al Señor: «¡Qué admirables son tus obras!»

Vengan a ver las obras del Señor,
las cosas admirables que hizo por los hombres.
Bendigan, pueblos, a nuestro Dios,
hagan oír bien alto su alabanza:

Los que temen al Señor, vengan a escuchar,
yo les contaré lo que hizo por mí:
apenas mi boca clamó hacia él,
mi lengua comenzó a alabarlo.

Evangelio según San Mateo 18,15-20. 
Jesús dijo a sus discipulos:
Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.
Si no te escucha, busca una o dos personas más, para que el asunto se decida por la declaración de dos o tres testigos.
Si se niega a hacerles caso, dilo a la comunidad. Y si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano.
Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo.
También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá.
Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos.

______________________________________________________________________

Entre humildes buscadores está la sed de Dios por encontrarlo.

  • Moisés, Josué, tú, nosotros… estamos llenos del Espíritu.
  • Los que sueñan con el Plan del Señor, vengan a escuchar
    la búsqueda del Espíritu entre todos
    los que no están aferrados a su incredulidad. Sus corazones y
    sus lenguas confiadas hablarán de su celo por encontrarlo.
  • Bendigan, todos los pueblos, a nuestro Dios,
    hagan oír bien alto su alabanza.
  • Si dos de vosotros se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá.
    Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos.

Francisco proponía ayer los frutos que deben darse entre las mujeres y hombres que buscamos hacer Su Voluntad de todo corazón.

Con sus palabras respalda una iniciativa que también exige el fin total del tráfico de armas.

El Papa pide la creación de corredores humanitarios más amplios “que brinden sostén y acogida”.

“Los migrantes son una oportunidad de crecimiento humano”, sostiene Francisco.
 (C.D./RV).- “Una oportunidad de crecimiento humano, de encuentro y de diálogo”.

“Nuestros hermanos y hermanas migrantes” son todo esto, y más, para el Papa.

Francisco ha hecho llegar su respaldo a los responsables de la ‘Carta de Leuca’, carta que viene a ser una llamada a la comunidad internacional, a poner fin al tráfico de armas y a establecer “corredores humanitarios nuevos y más amplios que brinden sostén, acogida e inclusión social”.

El lento paso del acontecer de Dios en el hombre.

Esta “Historia de historias” siente y agradece el privilegio de su constancia en la búsqueda del Proyecto de Dios, no entendido por aquellos que se sintieron llamados, y que a pesar de sus diferencias, errores y aciertos, no abandonaron. El reto y el valor no lo es tanto en la presencia sino en advertir la falta de celo y comunión de aquellos que le buscamos. Esta misión no se dará jamás si no se descubre en el interior de cada alma; ello será lo que rescatará el “inmediatamente evangélico” que parece olvidado del corazón de quienes le seguimos. 

Dios Hijo fue concebido en el vientre de una mujer

 

  • Jamás, circunstancia alguna, podrá alejarnos de la Verdad de nuestro corazón,
  • El Proyecto de Dios para toda la Humanidad cruzará llanos y desfiladeros, aguaceros bajo los que no dejaremos de cantar, que en ningún caso evitará la brisa suave del Amor de Dios en el interior de cada criatura,
  • En  esta tierra que vivimos, Dios hace nacer a sus hijos, para que manifiesten y gocen las maravillas y misericordias de Su Creación.
  • Algunos, desde su niñez fueron elegidos para hacer milagros que embarazasen la Vida, y de la que nada podrá separarlos del Amor con el que nacieron.

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

Apocalipsis 11,19a.12,1-6a.10ab. 
En ese momento se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de su Alianza, y hubo rayos, voces, truenos y un temblor de tierra, y cayó una fuerte granizada.
Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza.
Estaba embarazada y gritaba de dolor porque iba a dar a luz.
Y apareció en el cielo otro signo: un enorme Dragón rojo como el fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y en cada cabeza tenía una diadema.
Su cola arrastraba una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se puso delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo en cuanto naciera.
La Mujer tuvo un hijo varón que debía regir a todas las naciones con un cetro de hierro. Pero el hijo fue elevado hasta Dios y hasta su trono,
y la Mujer huyó al desierto, donde Dios le había preparado un refugio para que allí fuera alimentada durante mil doscientos sesenta días.
Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: “Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.
Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: “Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.

Salmo 45(44),10bc.11.12ab.16. 
Es la reina, adornada con tus joyas
y con oro de Ofir.
¡Escucha, hija mía, mira y presta atención!
Olvida tu pueblo y tu casa paterna,

y el rey se prendará de tu hermosura.
Él es tu señor: inclínate ante él;
Con gozo y alegría entran al palacio real.

Carta I de San Pablo a los Corintios 15,20-26. 

Hermanos: Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.
Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección.
En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo,
cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos, luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida.
En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder.
Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies.
El último enemigo que será vencido es la muerte,

Evangelio según San Lucas 1,39-56. 
María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,
exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.
Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.
María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz”.
Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡su Nombre es santo!
Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen.
Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón.
Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.
María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.
______________________________________________________________________

 

«Elevada a la gloria del cielo, con su alma y su cuerpo» (Oración de la fiesta)

Monseñor Jorge Lozano, obispo de San Juan de Cuyo

Diario La Ventana

Tacha de “reduccionista” el relato de que Francisco habló tarde y mal

Lozano carga contra los críticos al Papa por su postura sobre Venezuela: “Me dan pena y vergüenza”

“Siempre hay gestiones que no son públicas. Suponer que no se hace nada es desinformación”

“La solución no será sencilla. Los que tenemos fe, recemos para que todos los corazones se dispongan al diálogo y a la Paz”…

Uno de los infinitos encuentros abiertos y vividos con el anhelo de conocer “en Espíritu y en Verdad” lo que Dios quiere de esta “Historia de historias”, se tendrá en el Seminario de Huelva entre las 8 y las 14 horas del jueves 17. Según ha sido desde siempre, lo guía el único deseo de ser fiel a Dios. Desde el comienzo, todo ha sido un salir de la tierra establecida sin saber hacia donde caminaba. Gen 12, 1-2.                      Pedimos a Dios Su Luz para que entre todos entendamos Su Plan, según ÉL quiere.

¡Cómo nos hubiera gustado haberte regalado ese caballo que soñaste montar…!