GRACIAS, 2.017, POR LA VARIOPINTA INMENSIDAD VIVIDA

DOS MIL DIECISIETE, GRACIAS POR TODO.

Fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José

Libro de Génesis 15,1-6.21,1-3. 
En aquellos días, la palabra del Señor llegó a Abrám en una visión, en estos términos:
“No temas, Abrám. Yo soy para ti un escudo. Tu recompensa será muy grande”.
“Señor, respondió Abrám, ¿para qué me darás algo, si yo sigo sin tener hijos, y el heredero de mi casa será Eliezer de Damasco?”.
Después añadió: “Tú no me has dado un descendiente, y un servidor de mi casa será mi heredero”.
Entonces el Señor le dirigió esta palabra: “No, ese no será tu heredero; tu heredero será alguien que nacerá de ti.
Luego lo llevó afuera y continuó diciéndole: “Mira hacia el cielo y si puedes, cuenta las estrellas”. Y añadió: “Así será tu descendencia”.
Abrám creyó en el Señor, y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación.
El Señor visitó a Sara como lo había dicho, y obró con ella conforme a su promesa.
En el momento anunciado por Dios, Sara concibió y dio un hijo a Abraham, que ya era anciano.
Cuando nació el niño que le dio Sara, Abraham le puso el nombre de Isaac.

Salmo 105(104),1b-2.3-4.5-6.8-9. 
Hagan conocer entre los pueblos sus proezas;
canten al Señor con instrumentos musicales,
pregonen todas sus maravillas!

¡Gloríense en su santo Nombre,
alégrense los que buscan al Señor!
¡Recurran al Señor y a su poder,

busquen constantemente su rostro!
recuerden las maravillas que él obró,
sus portentos y los juicios de su boca!

Descendientes de Abraham, su servidor,
hijos de Jacob, su elegido:
El se acuerda eternamente de su alianza,

de la palabra que dio por mil generaciones,
del pacto que selló con Abraham,
del juramento que hizo a Isaac.

Carta a los Hebreos 11,8.11-12.17-19. 
Hermanos:
Por la fe, Abraham, obedeciendo al llamado de Dios, partió hacia el lugar que iba a recibir en herencia, sin saber a dónde iba.
También por la fe, Sara recibió el poder de concebir, a pesar de su edad avanzada, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía.
Y por eso, de un solo hombre, y de un hombre ya cercano a la muerte, nació una descendencia numerosa como las estrellas del cielo e incontable como la arena que está a la orilla del mar.
Por la fe, Abraham, cuando fue puesto a prueba, presentó a Isaac como ofrenda: él ofrecía a su hijo único, al heredero de las promesas, a aquel de quien se había anunciado: De Isaac nacerá la descendencia que llevará tu nombre.
Y lo ofreció, porque pensaba que Dios tenía poder, aun para resucitar a los muertos. Por eso recuperó a su hijo, y esto fue como un símbolo.

Evangelio según San Lucas 2,22-40. 
Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor,
como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor.
También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor.
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor.
Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley,
Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo:
“Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido,
porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos:
luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel”.
Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él.
Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción,
y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”.
Estaba también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido.
Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones.
Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén.
Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea.
El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él.
___________________________________________________________________________

Proponemos rezar, contemplar y ahondar hasta donde nunca lo hicimos, todo lo que nos ilumina y profetiza la Palabra de DIOS de hoy, y lo que sobre estos textos nos descubre la vida que estamos viviendo.

  • “Mira hacia el cielo y si puedes, cuenta las estrellas”. Y añadió: “Así será tu descendencia”. Abrahám creyó en el Señor.

    La noche antes de comenzar Ciudad Joven, cantamos:”Una noche yo miraba al cielo, y al ver en lo hondo la inmensidad de las estrellas, vimos a Dios y le preguntamos, ¿qué nos vas a deparar?

 

Varios años antes ya nos lo habíamos preguntado por primera, hasta llegar a julio de 1.978. Desde entonces jamás faltaron cuestionamientos que siempre nos gritaban respuestas…

  • Hagan conocer entre los pueblos sus proezas;
    canten al Señor con instrumentos musicales.


 

 

 

 

 

  • Alégrense los que buscan al Señor!
  • Por la fe, Abraham, obedeciendo al llamado de Dios, partió hacia el lugar que iba a recibir en herencia, sin saber a dónde iba.

El Espíritu Santo está en los que le buscan, y se les revelará antes de morir.

 El  papa nos continúa interpelando constantemente 

Francisco, a los teólogos: “Asuman la tarea de repensar la Iglesia para que sea conforme al Evangelio”.

“El teólogo estudia, piensa, reflexiona, pero lo hace de rodillas”, sostiene

 “Teología es también ser teólogos en la Iglesia. Lo diré con una palabra no teológica, el olfato de la fe”

Francisco, a los teólogos: “Asuman la tarea de repensar la Iglesia para que sea conforme al Evangelio”.

Descubran y vivan una Teología cercana al Evangelio.

Es sobre todo en el deseo y la perspectiva de una Iglesia en salida misionera que el ministerio teológico resulta, en esta coyuntura histórica, particularmente importante y urgente”.

 (J. Bastante/Aica).- “Se necesita una teología que esté formada por cristianas y cristianos que no piensen sólo en hablar entre ellos mismos, sino que sepan estar al servicio de las diversas Iglesias y de la Iglesia“, señaló el Papa Francisco a los miembros de la Asociación Teológica italiana, a quienes pidió que “asuman también la tarea de repensar la Iglesia para que sea conforme al Evangelio.

Proponer una teología que muestre al Dios Salvífico y misericordioso. “En estos días estamos inmersos en la contemplación de nuestro Dios, que se ha implicado y comprometido con nuestra pobre humanidad hasta llegar a enviar a su Hijo y a tomar, en Él nuestra frágil carne”. 

“Todo pensamiento teológico cristiano ha de comenzar siempre e incesantemente desde aquí, en una reflexión que nunca extinguirá el manantial vivo del Amor divino, que se ha dejado tocar, mirar y saborear en la gruta de Belén”. El Papa invitó a los teólogos italianos a perseverar “en el espíritu de servicio y de comunión indicado por el Concilio Ecuménico Vaticano II” impulsando la “fidelidad creativa” y el “hacer teología juntos”, y poniéndose en guardia contra el individualismo.

Desde tan claras, concisas e incisivas palabras, Cielo Nuevo y Tierra Nueva cuestiona a quienes han ido apareciendo en esta “Historia de historias”, y están interviniendo en su curso abierto, inconsciente y abierto a lo inesperado, para que contemplen la similitud y respuesta de lo que está ocurriendo,en consonancia humilde, leal y coherente con las palabras manifestadas en el texto anterior.

Al finalizar este bendito año, con todo tipo de vicisitudes y circunstancias reconocidas y superadas, entendemos que el Señor nos pide entrar, conocer y profundizar en lo que desde hace tantos años nos viene aconteciendo y hablando de lo que ha ocurrido y en cierto momento nos atrevimos a denominar “Teología de Dios Niño”. Sobre ello y todo lo sucedido, pedimos a todos los que han asistido y reconocido a mostrar sus conocimientos al respecto. Desde ahí, y continuando constantemente en la apertura de lo que vendrá, responderíamos a lo largo del Nuevo Año a responder al insólito,  desconcertante e inconsciente camino vivido en el último medio siglo vivido.

En torno a lo que pedimos, apuntamos las palabras de José María Castillo Sánchez, 
con el que no pocas veces hemos hablado durante años sobre estas palabras del papa Francisco, que fortalecen su fe. Y le motivan a seguir en esta tarea apasionante, urge a los teólogos y nos confirma en la convicción pasionante que brota de la TEOLOGÍA como vaso comunicante con la iGLESIA. En efecto, Iglesia, Teología, Evangelio tienen que ir siempre unidas, fundidas, para lograr una Iglesia más humana y más evangélica. Así lo dije – y lo diré siempre – en mi blog. En plena comunión con nuestro papa Francisco.

Por fin llega el momento de hacernos responsables Todos Juntos, sabiéndonos llamados a renovar la faz de la tierra en nombre del Espíritu y la Verdad de la Palabra.

Desde la Comunidad Tierra de Encuentro nos llega este comunicado, como primer anuncio del Espíritu en favor de cuanto anunciamos y soñamos desde tantos años.

Queridos amigos en la fe y el anhelo del bien común,

 
A punto de terminar este año 2017 y comenzar el 2018, brindamos por todos los momentos vividos juntos y en soledad, en familia, en comunidad, en la distancia y en la lejanía, por los buenos y los menos buenos, por los logros y los que no han llegado a ser logros, tantos momentos que seguro nos han ayudado a avanzar y a crecer en fidelidad a lo que Somos, y en fidelidad a Quien sentimos que nos llama y nos une de fondo en la vocación común de construir juntos una tierra de bien para todos.
 
Os deseamos un Feliz año y que podamos seguir compartiendo momentos, cauces, medios, espacios, encuentros, en los que seguir buscando juntos Ser a esa “imagen y semejanza” con la que todos somos creados y recreados constantemente.
 
Y os invitamos a compartir este primer encuentro del año que tendremos el día 4 de Enero en Mambré. Uniéndonos a los que en estos primeros días del año se celebrarán por todos los rincones de la tierra, con el deseo de habitar la esperanza de que se harán realidad los sueños de paz, justicia, comunión, noviolencia, amor… que todos soñamos.
FELIZ 2018
CON AMOR

Contacto :

Carmen Lope (91 472 86 19 – 654255298)

Patricia Miragaya (91 718 69 65 – 670294558)

Mabel Sánchez (91 711 98 03 – 620276721)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s