Felicidades, Taté

Pedro Miguel Lamet

Arrupe: “Nunca quizás estuvimos tan cerca de Dios, porque nunca estuvimos tan inseguros” La Iglesia, en tiempos de desolación y de purificación del descrédito

Iglesia

“No recuerdo en toda mi vida, que ya es larga, pasar por un periodo de desolación en la Iglesia  tan fuerte como el que estamos viviendo”

“El Papa no solo está luchando, a veces contra fuerzas adversas, por purificar la Iglesia, sino que él mismo es un icono mediático que ofrece esperanza”

“Es claro que el camino de la desolación va a ser largo, porque queda mucho por destapar, limpiar, convertir, resucitar”

No recuerdo en toda mi vida, que ya es larga, pasar por un periodo de desolación en la Iglesia  tan fuerte como el que estamos viviendo. Sentí la vocación en una época nacionalcatólica donde la Iglesia era intocable. Es más, estaba bien visto ser sacerdote y religioso y la sociedad protegía  con exceso desde la oficialidad a todo lo que significaba Iglesia. Tuvo que venir la revolución renovadora del Vaticano II y la crisis posterior, donde la “guardería de adultos” estalló y se estrenó la libertad y la vuelta a la autenticidad del Evangelio. Pero aún en esa época de dispersión y defecciones el interés por lo religioso llegó a ser espectacular. Recuerdo cuando los periódicos dedicaban páginas  enteras a aquel florecimiento de la teología, las editoriales polemizaban para publicar libros sobre esta temática y los nuevos líderes de fe ocupaban portadas y programas de televisión.

En este medio y sus derivaciones nacimos nosotros, sin pretenderlo. Todo ha ido ocurriendo y al mismo tiempo nos hemos sentido vinculado a proponer lo que nos ocurría.

Precisamente esta imagen corresponde a un encuentro al que llamamos “Reflexión Eclesial Plural”, en Huelva. Lo mantuvimos durante años en distinto lugares. Su intención era la de hacer un análisis de la Iglesia que conocíamos, en el que cada comunidad o congregación analizaba y mostraba su intención por corregir lo que podía estar sucediendo.

Entre quienes prestaron su apoyo y dedicación estuvieron miembros de nuestra comunidad, Pueblo de Dios,

Estuvieron presente laicos, religiosas y religiosas, de clausura y de vida activa, con un fin preferente : Construir una nueva de conciencia de comunión. Nuestro sueño era el de sumar las tareas de cada uno por separado, y como consecuencia contemplásemos a toda la Iglesia.

z

 

A medida que pasa el tiempo, constatamos que la conciencia de comunión es la gran asignatura pendiente en nuestra Iglesia. Ya San Juan Pablo II lo detectó y dijo en la N.M.I. 43 que lo que veía en Su Iglesia eran máscaras de Comunión y medios sin alma.

Leemos y reflexionamos sobre este tema las lecturas de hoy Lunes de la 2ª semana de Cuaresma

Primera lectura

Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen sus mandamientos!
Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.
Tú, mi Señor, tienes razón y a nosotros nos abruma la vergüenza, tal como sucede hoy a los hombres de Judá, a los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, a los de cerca y a los de lejos, en todos los países por donde los dispersaste a causa de los delitos que cometieron contra ti.
Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti.
Pero, mi Señor, nuestro Dios, es compasivo y perdona, aunque nos hemos rebelado contra él. No obedecimos la voz del Señor, nuestro Dios, siguiendo las normas que nos daba por medio de sus siervos, los profetas.

Palabra de Dios

Así ha profetizado en nosotros:

Tu alegría, mi alegría. Tu tristeza, mi tristeza Tu camino, mi camino, tu destino, mi destino… he de de sentir.

Hasta ahora, lo que más nos interpela, es la inmensidad de cuestionamientos que sentimos, que a la vez nos pide responder como cristianos sal de la tierra.

Estos dos “buenos hombres” han creído que lo que Dios nos ha hecho ver lo quieren para darlo a la Iglesia, y han cambiado en nosotros una forma contemplativa. Les pedimos que nos ayuden en responder en aquello que ven

Salmo

Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates
como merecen nuestros pecados

V/. No recuerdes contra nosotros las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto,
pues estamos agotados. R/.

V/. Socórrenos, Dios, Salvador nuestro,
por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados
a causa de tu nombre. R/.

V/. Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:
con tu brazo poderoso, salva a los condenados a muerte. R/.

V/. Nosotros, pueblo, ovejas de tu rebaño,
te daremos gracias siempre,
cantaremos tus alabanzas de generación en generación. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros».

Palabra del Señor.

Respondamos según Jesús lo hace, y pidámosle que nos dé fuerza y generosidad para hacerlo como ÉL.

Hasta donde entendemos a Jesús en la Palabra, creemos que al mundo que vivimos hemos de responder con misericordia:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s