¿Cómo vives, cómo sirves, qué huella dejarás?

 

Lecturas del Jueves de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas (3,1-5):

¡Insensatos gálatas! ¿Quién os ha embrujado? ¡Y pensar que ante vuestros ojos presentamos la figura de Jesucristo en la cruz! Contestadme a una sola pregunta: ¿recibisteis el Espíritu por observar la ley o por haber respondido a la fe? ¿Tan estúpidos sois? ¡Empezasteis por el espíritu para terminar con la carne! ¡Tantas magníficas experiencias en vano! Si es que han sido en vano. Vamos a ver: Cuando Dios os concede el Espíritu y obra prodigios entre vosotros, ¿por qué lo hace? ¿Porque observáis la ley o porque respondéis a la fe?

Palabra de Dios

Salmo

Lc 1,69-70.71-72.73-75

R/. Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado a su pueblo

Nos ha suscitado una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas. R/.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
realizando la misericordia
que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza y el juramento
que juró a nuestro padre Abrahán. R/.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,5-13):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.” Y, desde dentro, el otro le responde: “No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos.” Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»

Palabra del Señor

______________________________________________________________________
Un día cualquiera del año 1.969, cayó en nuestras manos un pequeño escrito, cuyo contenido adjuntamos. Sin idea de sus consecuencias, originó consecuencias que hoy hacen que tú estés leyendo hoy este blog. Examínalo, y dinos, si tú quieres, qué pudo suponer para nosotros su vida.
Hoy celebramos la subida del padre de nuestra encantadora hermana Susana, en su encuentro definitivo con el Padre… El placer de Servir, de su autora Gabriela Mistral. Gracias a ella que se le ocurrió tan bello poema.

EL PLACER DE SERVIR

«Toda la naturaleza es un anhelo de servicio. Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco, sirve la flor, sirve la tierra.

 Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.

Sé el que aparta la piedra del camino, el odio entre los corazones y las dificultades del problema. Hay una alegría de ser sano y la de ser justo, pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

Que triste sería el mundo si todo estuviera hecho, si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender. Que no te llamen solamente los trabajos fáciles ¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan! Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos; hay pequeños servicios que son buenos servicios: ordenar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña. Aquel que critica, éste es el que destruye, tu sé el que sirve. El servir no es faena de seres inferiores. Dios que da el fruto y la luz, sirve. Pudiera llamarse así: “El que Sirve”. Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?[1]»               

 

 

 

Gabriela Mistral

Poetisa chilena, Premio Nobel 1945. Terciaria franciscana.

[1] Lc 22,24-27

http://brotesdeolivo.es/descargadirecta/1974a%20%20EVANGELIO%20SEGUN%20SAN%20JUAN/11-Yo%20soy%20el%20que%

Un pensamiento en “¿Cómo vives, cómo sirves, qué huella dejarás?

  1. Ese poema de Gabriela Mistral
    me trae a la mente una obra de teatro de un grupito de alumnas que hicimos en mi colegio del Santo Ángel de la Guarda con 16 años.
    Y comenzaba diciendo
    ” DARSE, ¿Parece difícil, eh?”….
    Desde entonces he ido aprendiendo que no hay pequeñas ni grandes tareas. Solo te sirve a ti y a los demás, la intención
    sincera que hayas puesto ,
    aunque te salga regular.
    Y aprender
    y dejarse amasar
    por ” El que Sirve”
    y el herman@ donde te reflejas
    sin trampa ni cartón.

    Se cantaba en la función:

    #Hoy Señor estuve en tus campos
    algun@s trabajan….

    !!Qué será lo que Tú les das
    que el trabajo no les cansa!!.
    Con dinero no les pagas
    Y su labor ! Es tan MANSA….?

    ? Dónde han ido es@s valientes
    AHORA QUE NOS HACEN FALTA?? …

    ¿Dónde han ido?
    !!DONDE HAN IDO!!
    ?Quien sabe? !!, QUIÉN SABE!!( Bis)
    A dónde hemos ido….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s