El camino del “no saber”. No es una fábula, hemos sido testigos.

Miryam apareció siete años después de creer que ya sabíamos lo que Dios había querido, quería e iba a querer de “Esta Historia de historia”,  “Lo de Dios es otra cosa”, dijo ya hace muchos años Tomás de Aquino.

Lecturas de la Transfiguración del Señor

Primera lectura

Lectura de la profecía de Daniel (7,9-10.13-14):

Durante la visión, vi que colocaban unos tronos, y un anciano se sentó; su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas. Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes. Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 96

R/. El Señor reina, altísimo sobre la tierra

El Señor reina, la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.
Tiniebla y nube lo rodean, 
justicia y derecho sostienen su trono. R/.

Los montes se derriten como cera
ante el dueño de toda la tierra;
los cielos pregonan su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria. R/.

Porque tú eres, Señor,
altísimo sobre toda la tierra,
encumbrado sobre todos los dioses. R/.

Segunda lectura

Lectura de la segunda carta de Pedro (1,16-19):

Cuando os dimos a conocer el poder y la última venida de nuestro Señor Jesucristo, no nos fundábamos en fábulas fantásticas, sino que habíamos sido testigos oculares de su grandeza. Él recibió de Dios Padre honra y gloria, cuando la Sublime Gloria le trajo aquella voz: «Éste es mi Hijo amado, mi predilecto.» Esta voz, traída del cielo, la oímos nosotros, estando con él en la montaña sagrada. Esto nos confirma la palabra de los profetas, y hacéis muy bien en prestarle atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (17,1-9):

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» 
Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis.»
Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

Palabra del Señor

________________________________________________________________________________________

Sobre los textos que recibimos hoy de la Iglesia, destacamos éstos:

  • El Señor reina, altísimo sobre la tierra
  • Tiniebla y nube lo rodean, 
    justicia y derecho sostienen su trono.
  • No nos fundábamos en fábulas fantásticas, sino que habíamos sido testigos oculares de su grandeza.
  • Esto nos confirma la palabra de los profetas.
  • «Señor, ¡qué bien se está aquí!
  • «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.

 

Lecturas que han llenado el día de ayer para reflexiona en los ejercicios “A solas con el Espíritu”.

Lucas 7:1-10

La fe del centurión

―Ante él, Jesús exclamó a todo el gentío que Le seguía: Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande.

Marcos 5:21-34

La hija de Jairo, y la mujer que tocó el manto de Jesús

 Porque la mujer decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.

 Jesús le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz, y queda sana de tu azote.

Juan 5:1-9

El paralítico de Betesda

Jesús, al saber que llevaba ya mucho tiempo paralítico, le dijo: ¿Quieres ser sano?

Señor, le respondió el enfermo, “no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo”.

Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.

Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo.

Ahora, oremos cantando.

 

Teniendo presentes estas imágenes que mostramos,  y todas esas que vemos, que  aún no nos interpelan lo suficiente, recemos juntos todos por todos, y más por aquellos con quienes estamos trabajando y orando desde muchos años atrás.

La Vida no puede morir

Con suprema inquietud responsable hemos de de decir que en poco menos de un mes, el blog “Cielo Nuevo y Tierra Nueva” ha pasado de 580 a  40 visitas. Pedimos perdón por lo que de exigencia y coacción inadmisible (y nunca fuera de un contexto total “ácrata, anárquico y anónimo”) puede ser para algunos, y con ello olvidar que el blog nació para ser elaborado con la participación de todos, y entre todos “Dar Vida a lo que muere”.

También nos llegó una fotografía de un adulto y un joven, del Baca y el Madrid, (que no hemos sabido reproducir), diciéndonos muy alegres y contentos: “La Comunión es posible”.

También hemos recibido esta epístola, de quien reza y vive los ejercicios en la distancia “a solas con el Espíritu ante la Palabra” en “Tu Tierra”. Nos envía esta reflexión nacida hace años en esta “Historia de historias”

“¿Cómo evitar espiritualizar lo que notamos como voluntad de Dios?” ¿Cómo renovar nuestra fidelidad al proyecto descubierto entre muchos como Profecía Conjunta Mística y Misericordiosa?

Creo que no hay receta posible que de respuesta. No existe una postura clara que defender. Ni un camino cierto que transitar.

Todo lo que nos diese seguridad de estar en lo cierto, nos evitaría el descubrimiento que se nos ha mostrado ante nuestros ojos: Entrar  en el camino del “no saber”.

Esto coincide además con lo que se intuyó en el tiempo: “A lo que no sabes has de ir por donde no sabes”. Una propuesta que ni siquiera era nuestra, pero que fue clave para iniciar un camino que nos alejaba de cualquier fundación: Un fundador, una regla, unos votos… Nació así la triple A, (Ácrata, anónimo y anárquico), de la que solo voy a recordar la A de lo anárquico en la búsqueda. Sí, vale lo viejo, pero hemos de descubrir lo nuevo que tuvo su origen.

¿Qué nos queda entonces?

Entiendo que vivir en el riesgo, que supone sostenerse sobre una tabla de surf, ”sacando de las arcas el legado del que cada cual – en una medida u otra, (unos 50, otros 100) se sepa portador,  y ver cómo se puede ofrecer esa riqueza al servicio de los atolondrados, geniales, intrépidos o ignorantes, de todo un poco- que se sostienen también como pueden sobre sus tablas, en una realidad en transformación continua  que no han generado ellas ni ellos, y para la que no están, ni estamos equipados todavía”. Esto si es deambular por  el camino del “no saber”.

De la espiritualidad desencarnada nos salvará si le damos de comer, lo vestimos, lo acogemos, le visitamos… En esa situación todos son Dios.

Bendiciones y quedaos con lo bueno.

Gracias por las muchas cosas sencillas, que tanto nos enseñan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s