¿Queremos vivir como vivió ÉL?

¿Es que vais a tener algún encuentro, acaso sobre lo no entendible hasta hoy? ¿Se habrá creado ya esa nueva conciencia que haga entendible lo que está pasando? ¿Es esa búsqueda holística? ¿Alguien ha percibido ese soplo? Los que caminan por el camino de la transformación, ¿se han enfrentado ya con sus sombras y con el demonio?
Contad algo sobre esto y si vais a tener un encuentro próximo.
Recuerdos a la Comunidad Santa y en especial a Rosi.

Para quienes han asistido a un deseado “nuevo encuentro con ÉL, según -EL vivió”. Y para aquellos que no han estado pero por alguna razón (que solo Dios sabe), han sentido un click en su corazón… les decimos “de Su parte”, que se incorpore al mundo del silencio, en el que en diálogo exclusivo con el Espíritu, será Éste quién comenzará a generar La Nueva Conciencia que estrenará el alba del Dios de la Tierra en este mundo de todos a través de esta Iglesia triste que no acierta a contemplar “vivir como vivió ÉL”.

Primera Epístola Universal deSan Juan Apóstol

Capítulo 2

Cristo es nuestro abogado ante el Padre — Conocemos a Dios por medio de la obediencia — No améis al mundo — En los últimos días habrá anticristos.

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; pero si alguno ha pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo, el justo;

y él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido: si guardamos sus mandamientos.

El que dice: Yo le he conocido, pero no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

pero el que guarda su palabra, en él el amor de Dios verdaderamente se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.

El que dice que permanece en Él, debe andar, pensar, sentir, proyectar vivir… como vivió Él.

Hermanos, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; el mandamiento antiguo que es la palabra que habéis oído desde el principio.

Por otro lado, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en Él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando y la verdadera luz ya alumbra.

El que dice que está en la luz y no contempla a su hermano en su corazón, todavía está en tinieblas.

10 El que ama a su hermano permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. 1Jn 2, 1-6

Viernes de la segunda semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 5,34-42. 
Un fariseo, llamado Gamaliel, que era doctor de la Ley, respetado por todo el pueblo, se levantó en medio del Sanedrín. Después de hacer salir por un momento a los Apóstoles, dijo a los del Sanedrín: “Israelitas, cuídense bien de lo que van a hacer con esos hombres.
Hace poco apareció Teudas, que pretendía ser un personaje, y lo siguieron unos cuatrocientos hombres; sin embargo, lo mataron, sus partidarios se dispersaron, y ya no queda nada.
Después de él, en la época del censo, apareció Judas de Galilea, que también arrastró mucha gente: igualmente murió, y todos sus partidarios se dispersaron.
Por eso, ahora les digo: No se metan con esos hombres y déjenlos en paz, porque si lo que ellos intentan hacer viene de los hombres, se destruirá por sí mismo, pero si verdaderamente viene de Dios, ustedes no podrán destruirlos y correrán el riesgo de embarcarse en una lucha contra Dios”. Los del Sanedrín siguieron su consejo:
llamaron a los Apóstoles, y después de hacerlos azotar, les prohibieron hablar en el nombre de Jesús y los soltaron.
Los Apóstoles, por su parte, salieron del Sanedrín, dichosos de haber sido considerados dignos de padecer por el nombre de Jesús.
Y todos los días, tanto en el Templo como en las casas, no cesaban de enseñar y de anunciar la Buena Noticia de Cristo Jesús.

Salmo 27(26),1.4.13-14. 
El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida,
¿ante quién temblaré?

Una sola cosa he pedido al Señor,
y esto es lo que quiero:
vivir en la Casa del Señor
todos los días de mi vida,
para gozar de la dulzura del Señor
y contemplar su Templo.

Yo creo que contemplaré la bondad del Señor
en la tierra de los vivientes.
Espera en el Señor y sé fuerte;
ten valor y espera en el Señor.

Evangelio según San Juan 6,1-15. 
Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades.
Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos.
Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.
Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos.
Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para darles de comer?”.
El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer.
Felipe le respondió: “Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan”.
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo:
“Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?”.
Jesús le respondió: “Háganlos sentar”. Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres.
Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron.
Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada”.
Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.
Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: “Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo”.
Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

“Jesús se dio cuenta de que pretendían proclamarlo rey. Entonces se retiró de nuevo a la montaña, él solo.”

______________________________________________________________________

Junto a la intención e intuición inesperada del escrito recibido, y con él la Palabra de Dios que hemos añadido en la entrada, que tantas veces hemos rezado y comentado desde siempre, HOY nos quedamos señalados solo por estos textos, que nos ayuden a comprender lo que en el corazón nos viene interpelando desde aquel encuentro en el pesebre de Venezuela en la Navidad de 1987.

  • No cesaban de enseñar y de anunciar la Buena Noticia de Cristo Jesús 
  • El Señor es mi luz y mi salvación,

 

Contra el capitalismo salvaje
Para hacernos pensar

He visto la paradoja de una economía globalizada que podría alimentar, curar y alojar a todos los habitantes que pueblan nuestra casa común, pero esta riqueza se concentra en las manos de poquísimas personas

(Jesús Bastante).- “El capitalismo desenfrenado de las últimas décadas ha dilatado el foso que separa a los más ricos de los más pobres, generando nuevas precariedades y esclavitudes”. Para los sectores más ultraconservadores, Francisco es el primer Papa comunista. Sea como fuere, Bergoglio se ha destacado como uno de los mayores críticos de los excesos de la globalización de la economía.

TAMBIÉN NOS HA LLEGADO ESTE ESCRITO. Es posible que te interpele y agradezcas leerlo.

LA SILLA
Todo tiene su momento
La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre que estaba muy enfermo.
Cuando el sacerdote llegó a la habitación encontró a este pobre hombre en su cama con la cabeza alzada por un par de almohadas.
Había una silla al lado de su cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo.
¿supongo que me estaba esperando? le dijo.
No, ¿Quien es usted?, dijo el hombre enfermo.
-Soy el sacerdote que su hija llamó para que orase con usted; cuando entré y noté la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo.
-Ah si, la silla-.
Le importaría cerrar la puerta?- dijo el hombre enfermo. El sacerdote sorprendido cerró la puerta. El hombre enfermo le dijo:
Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida le he pasado sin saber como orar.
Cuando he estado en la iglesia he escuchado siempre al respecto de la oración, como se debe orar y los beneficios que trae…
…pero siempre esto de las oraciones; no se…! me entra por un oído y me sale por el otro. De todos modos no tengo idea de cómo hacerlo. Entonces hace mucho tiempo abandoné por completo la oración.
Esto ha sido así en mi hasta hace cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo:
-José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con JESÚS, así es como te sugiero que lo hagas:
-Te sientas en una silla y colocas otra silla vacía enfrente tuyo, luego con fe miras a JESUS sentado delante de ti-.
-No es algo alocado el hacerlo pues Él nos dijo:
“YO ESTARÉ SIEMPRE CON VOSOTROS”
-Por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora-.
-Es así que lo hice una vez y me gustó; lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces-.
-Siempre tengo mucho cuidado de que no me vaya a ver mi hija…  pues me internaría en el manicomio-.
El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era algo muy bueno lo que venía haciendo y que no dejara de hacerlo nunca.
Luego hizo una oración con él. Le extendió una bendición y se fue a su parroquia.
Dos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido. El sacerdote le preguntó:
-¿Falleció en paz?
-Si, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde, me llamó y fui a verlo a su cama-.
-Me dijo que me quería mucho y me dio un beso.
-Cuando regresé de hacer mis compras una hora después ya lo encontré muerto.
-Pero hay algo extraño al respecto de su muerte, pues aparentemente justo antes se morir se acercó a la silla que estaba al lado de la cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré.
¿Que cree usted que pueda significar esto?
El sacerdote profundamente estremecido, se secó las lágrimas de emoción y le respondió:
-“Ojalá que todos nos pudiésemos morir de esa manera”
Es curioso como podemos enviar cuentos y “bromas” a través del correo electrónico… los cuales se esparcen como un fuego voraz, pero cuando enviamos mensajes de Dios, lo pensamos dos veces antes de compartirlo con otros.
Si cuando termines de leer este mensaje no se los envías a muchos de los que están en tu lista de direcciones es porque no estas seguro de lo que ellos pensarán al respecto,  y peor, de lo que ellos van a pensar de ti.
Es curioso que nos preocupemos más por lo que la gente piense de nosotros que por lo que Dios pueda pensar de
 nosotros…!
Que tengas un día colmado de bendiciones junto con los tuyos.

Recuerda: “Dios es Amor.”

 

 

 

 

Un pensamiento en “¿Queremos vivir como vivió ÉL?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s