“Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.

Siempre obedeceremos a Dios, buscando el Espíritu en todo y en todos, manteniendo inocente nuestro “Yo Soy” de niño.

Jueves de la segunda semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 5,27-33. 
Los guardias hicieron comparecer a los Apóstoles ante el Sanedrín, y el Sumo Sacerdote les dijo:
“Nosotros les habíamos prohibido expresamente predicar en ese Nombre, y ustedes han llenado Jerusalén con su doctrina. ¡Así quieren hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre!”.
Pedro, junto con los Apóstoles, respondió: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
El Dios de nuestros padres ha resucitado a Jesús, al que ustedes hicieron morir suspendiéndolo del patíbulo.
A él, Dios lo exaltó con su poder, haciéndolo Jefe y Salvador, a fin de conceder a Israel la conversión y el perdón de los pecados.
Nosotros somos testigos de estas cosas, nosotros y el Espíritu Santo que Dios ha enviado a los que le obedecen”.
Al oír estas palabras, ellos se enfurecieron y querían matarlos.

Salmo 34(33),2.9.17-18.19-20. 
Bendeciré al Señor en todo tiempo,
su alabanza estará siempre en mis labios.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
¡Felices los que en El se refugian!

pero el Señor rechaza a los que hacen el mal
para borrar su recuerdo de la tierra.
Cuando ellos claman, el Señor los escucha
y los libra de todas sus angustias.

El Señor está cerca del que sufre
y salva a los que están abatidos.
El justo padece muchos males,
pero el Señor lo libra de ellos.

Evangelio según San Juan 3,31-36. 
El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra. El que vino del cielo da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie recibe su testimonio.
El que recibe su testimonio certifica que Dios es veraz.
El que Dios envió dice las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin medida.
El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en sus manos.
El que cree en el Hijo tiene Vida eterna. El que se niega a creer en el Hijo no verá la Vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.

______________________________________________________________________

 

  • “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
  • Bendeciré al Señor en todo tiempo.

Recemos por el nuevo intento de encuentro con la esencia recibida, en silencio y sirviendo en libertad

 

Soplo y verdad

Mala es la competencia que no asume fiel su papel

si no hace suyo el valor que ha de dar a conocer.

En le que de “Soplo” entraña y de auténtico contiene.

Ha de mostrarse en silencio porque a todos les conviene.

Y será en “Verdad” de Dios lo que juntos, llegará

en el pequeño “Yo Soy” que habita en cada ser carnal.

Siempre obedeceremos a Dios, buscando el Espíritu en todo y en todos, manteniendo inocente nuestro “Yo Soy”.

En una casa diocesana se descubrieron, se plantearon revisiones que nos sorprendían, hicimos nuestros pinitos por ser fieles a la Iglesia…

Tratar de presentar nuestras manos, juntas y colmadas de afán.

No han sido pocos los años que hemos venido intentándolo en la manera “nada entendible” según fue sobreviniendo… ¿Lo lograremos en esta ocasión?

El “Yo Soy” de Dios vive en cada uno. Todos Juntos alcanzaremos lo mucho rezado en lo secreto.

… y las flores que toman tonos de duda y dolor, mostrarán la Resurrección que todos necesitamos.

 

 

 

 

 

Un pensamiento en ““Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s