El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás.

 

El mismo Señor me ha dado una lengua de discípulo, para que yo sepa reconfortar al fatigado con una palabra de aliento. Cada mañana, él despierta mi oído para que yo escuche como un discípulo.

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

Libro de Isaías 50,4-7. 
El mismo Señor me ha dado una lengua de discípulo, para que yo sepa reconfortar al fatigado con una palabra de aliento. Cada mañana, él despierta mi oído para que yo escuche como un discípulo.
El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás.
Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban y mis mejillas, a los que me arrancaban la barba; no retiré mi rostro cuando me ultrajaban y escupían.
Pero el Señor viene en mi ayuda: por eso, no quedé confundido; por eso, endurecí mi rostro como el pedernal, y sé muy bien que no seré defraudado.

Salmo 22(21),8-9.17-18a.19-20.23-24. 
Los que me ven, se burlan de mí,
hacen una mueca y mueven la cabeza, diciendo:
«Confió en el Señor, que Él lo libre;
que lo salve, si lo quiere tanto.»

Me rodea una jauría de perros,
me asalta una banda de malhechores;
taladran mis manos y mis pies.
Yo puedo contar todos mis huesos.

Se reparten entre sí mi ropa
y sortean mi túnica.

Pero tú, Señor, no te quedes lejos;
tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme.

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos,
te alabaré en medio de la asamblea:
«Alábenlo, los que temen al Señor;
glorifíquenlo, descendientes de Jacob;
témanlo, descendientes de Israel.»

Carta de San Pablo a los Filipenses 2,6-11. 
Jesucristo, que era de condición divina,
no consideró esta igualdad con Dios
como algo que debía guardar celosamente:
al contrario, se anonadó a sí mismo,
tomando la condición de servidor
y haciéndose semejante a los hombres.
Y presentándose con aspecto humano,
se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte
y muerte de cruz.

Evangelio según San Marcos 14,1-72.15,1-47. 
“Vayan a la ciudad; allí se encontrarán con un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo, y díganle al dueño de la casa donde entre: El Maestro dice: ‘¿Dónde está mi sala, en la que voy a comer el cordero pascual con mis discípulos?’.
Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: “Tomen, esto es mi Cuerpo”.

Y decía: “Abba -Padre- todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

“¡Crucifícalo!”.

«Bendito el que viene en nombre del Señor, Dios de Israel» (Jn 12,13)

AMÉN

No entender lo que la Vida nos planteaba suponía una falta de encarnación, y suscitó este canto de imploración a la Esperanza. En el futuro, el recorrido de conciertos nos llevaría a convocar unas convivencias de niños y preadolescentes a los que llamamos “Intercambios de intuiciones de Dios”. En ellos, la razón preferente que nos hizo convocarlos fue la de descubrir qué y cómo vivirían los niños y como consecuencia el mundo, sintiéndose absolutamente en libertad. Tras el “II Intercambio” en Pedro Abad, comenzó una propuesta continua de frutos, proporcionados por los más conscientes que asistían a las convivencias, y en ellas intuían y aportaban el Espíritu que percibían en lo que el tiempo nos haría comprender la misión de esta “Historia de historias”.

Lo vivido últimamente nos ha proporcionado que la generalidad que interviene en estos momentos, advierte un 60% de lo que para él@la supone el contenido que Dios ha señalado como misión a través de quienes dieron y siguen dando lo mejor de sí en favor del mundo y de la Iglesia.

… por pura Gracia, y sin conocimiento programado de nadie, la Buena Noticia de la Palabra sigue llegando de mil y una maneras allí donde nadie sabremos nunca. Es ÉL quién lo ha hecho y lo sigue haciendo. Ha sido un milagro patente, Salmo 117, 23.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s