TÚ, ¿REZAS? ¿Cuando, cómo, por qué, por quién?

Tú, ¿rezas? ¿Cuando, cómo, por qué, por quién?

Miércoles de la cuarta semana de Cuaresma

Libro de Isaías 49,8-15. 
Así habla el Señor: En el tiempo favorable, yo te respondí, en el día de la salvación, te socorrí. Yo te formé y te destiné a ser la alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir las herencias devastadas, para decir a los cautivos: “¡Salgan!”, y a los que están en las tinieblas: “¡Manifiéstense!”.                      Ellos se apacentarán a lo largo de los caminos, tendrán sus pastizales hasta en las cumbres desiertas.
No tendrán hambre, ni sufrirán sed, el viento ardiente y el sol no los dañarán, porque el que se compadece de ellos los guiará y los llevará hasta las vertientes de agua.
De todas mis montañas yo haré un camino y mis senderos serán nivelados.
Sí, ahí vienen de lejos, unos del norte y del oeste, y otros, del país de Siním.
¡Griten de alegría, cielos, regocíjate, tierra! ¡Montañas, prorrumpan en gritos de alegría, porque el Señor consuela a su pueblo y se compadece de sus pobres!
Sión decía: “El Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí”.
¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!

Salmo 145(144),8-9.13cd-14.17-18. 
El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
el Señor es bueno con todos
y tiene compasión de todas sus criaturas.

El Señor es fiel en todas sus palabras
y bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que caen
y endereza a los que están encorvados.

El Señor es justo en todos sus caminos
y bondadoso en todas sus acciones;
está cerca de aquellos que lo invocan,
de aquellos que lo invocan de verdad.

Evangelio según San Juan 5,17-30. 
Jesús dijo a los judíos:
“Mi Padre trabaja siempre, y yo también trabajo”.
Pero para los judíos esta era una razón más para matarlo, porque no sólo violaba el sábado, sino que se hacía igual a Dios, llamándolo su propio Padre.
Entonces Jesús tomó la palabra diciendo: “Les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo sino solamente lo que ve hacer al Padre; lo que hace el Padre, lo hace igualmente el Hijo.
Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que hace. Y le mostrará obras más grandes aún, para que ustedes queden maravillados”.
Así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, del mismo modo el Hijo da vida al que él quiere.
Porque el Padre no juzga a nadie: él ha puesto todo juicio en manos de su Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que lo envió.
Les aseguro que el que escucha mi palabra y cree en aquel que me ha enviado, tiene Vida eterna y no está sometido al juicio, sino que ya ha pasado de la muerte a la Vida.
Les aseguro que la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan, vivirán.
Así como el Padre dispone de la Vida, del mismo modo ha concedido a su Hijo disponer de ella,
y le dio autoridad para juzgar porque él es el Hijo del hombre.
No se asombren: se acerca la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz
y saldrán de ellas: los que hayan hecho el bien, resucitarán para la Vida; los que hayan hecho el mal, resucitarán para el juicio.
Nada puedo hacer por mí mismo. Yo juzgo de acuerdo con lo que oigo, y mi juicio es justo, porque lo que yo busco no es hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.

______________________________________________________

  • En el tiempo favorable, yo te respondí, en el día de la salvación, te socorrí. Yo te formé y te destiné a ser la alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir las herencias devastadas, para decir a los cautivos: “¡Salgan!”, y a los que están en las tinieblas: “¡Manifiéstense!”.
  • El Señor es bondadoso y compasivo,
    lento para enojarse y de gran misericordia;
    el Señor es bueno con todos
    y tiene compasión de todas sus criaturas.
  • “Les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo sino solamente lo que ve hacer al Padre; lo que hace el Padre, lo hace igualmente el Hijo.
    Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que hace. Y le mostrará obras más grandes aún, para que ustedes queden maravillados”.
  • El Padre no juzga a nadie:

“Intentaron matarlo porque…decía que Dios era su Padre.”

Jesús nos enseñó a rezar, no de palabras, sino dando Vida a esta Palabra, San Mateo (6, 9-13).

LA ORACIÓN DEL SEÑOR:
PADRE NUESTRO

 

Padre nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Pater Noster

Pater noster qui es in caelis:
sanctificetur Nomen Tuum;
adveniat Regnum Tuum;
fiat voluntas Tua,
sicut in caelo et in terra.
Panem nostrum
quotidianum da nobis hodie;
et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos
dimittimus debitoribus nostris;
et ne nos inducas in tentationem;
sed libera nos a Malo. Amen

 

578. ¿Cuál es el origen de la oración del Padre nuestro(2759-2760; 2773)

Jesús nos enseñó esta insustituible oración cristiana, el Padre nuestro, un día en el que un discípulo, al verle orar, le rogó: “Maestro, enséñanos a orar” (Lc 11, 1). La tradición litúrgica de la Iglesia siempre ha usado el texto de San Mateo (6, 9-13).

“LA SÍNTESIS DE TODO EL EVANGELIO”

579. ¿Qué lugar ocupa el Padre nuestro en las Escrituras? (2761-2764; 2774)

El Padre nuestro es “el resumen de todo el Evangelio” (Tertuliano); “es la más perfecta de todas las oraciones” (Santo Tomás de Aquino). Situado en el centro del Sermón de la Montaña (Mt 5-7), recoge en forma de oración el contenido esencial del Evangelio.

 580. ¿Por qué se le llama “la oración del Señor”? (2765-2766; 2775)

Al Padre nuestro se le llama “Oración dominical”, es decir “la oración del Señor”,

Damos gracias a nuestra hermana Carmen Gil por recordarnos cómo, cuando, por qué, por quién… rezamos.

 

578. ¿Cuál es el origen de la oración del Padre nuestro(2759-2760; 2773)

 

Jesús nos enseñó esta insustituible oración cristiana, el Padre nuestro, un día en el que un discípulo, al verle orar, le rogó: “Maestro, enséñanos a orar” (Lc 11, 1). La tradición litúrgica de la Iglesia siempre ha usado el texto de San Mateo (6, 9-13).

Para rezar el padre nuestro cantando, oigan  

https://www.youtube.com/watch?v=lMD9lqxEOdY

“LA SÍNTESIS DE TODO EL EVANGELIO”

579. ¿Qué lugar ocupa el Padre nuestro en las Escrituras, qué lugar en nuestra mente y corazón? (2761-2764; 2774)

 

El Padre nuestro es “el resumen de todo el Evangelio” (Tertuliano); “es la más perfecta de todas las oraciones” (Santo Tomás de Aquino). Situado en el centro del Sermón de la Montaña (Mt 5-7), recoge en forma de oración el contenido esencial del Evangelio.

 

580. ¿Por qué se le llama “la oración del Señor”? (2765-2766; 2775)

Este próximo sábado, día 16, se rezará en torno a esta “Historia de historias” que ha sucedido desde que comenzara. Rogamos a todos aquellos que la han vivido y construido sepamos escuchar la voz de Dios pronunciada a través de quienes fueron interviniendo en ella. Gracias por todos, Señor.

Al Padre nuestro se le llama “Oración dominical”, es decir “la oración del Señor”.

Damos infinitas gracias a Dios por la familia del Seminario de Ciudad Real. Han sido un cálido y fraterno abrazo para nosotros.

3 pensamientos en “TÚ, ¿REZAS? ¿Cuando, cómo, por qué, por quién?

  1. Porque rezo: No quiero rezar porque “esta mandado en mis constituciones” sino porque es el alimento de mi alma, lo que me conecta a Dios. Los llamo para que estuvieran con El.
    Para que rezo: para que venga su Reino a nuestro diario vivir, a los grupos de la parroquia, a los que quiero y a los que me son ajenos, para que yo sepa hacer su voluntad …
    Por quien rezo: hay tantos por quien pedir! Empezando por los que estamos más dentro de la Iglesia, religiosos, sacerdotes…jerarquía. luego basta con ver el telediario, salir a la calle y escuchar necesidades.
    Cuando: cualquier lugar puede ser lugar de elevar una plegaria, una alabanza, una acción de Gracias,
    Gracias Vicente

  2. Rezas? Esta pregunta me hace reflexionar. Ayudame a ver la importancia de la oración e intentaré practicarla más a menudo…como Jesús en Getsemani.

  3. En respuesta al interrogante que se nos plantea hoy en esta página, mi respuesta es que últimamente mi pensamiento es que intento que el tiempo libre que tengo por las tardes a diario, sea tiempo de oración. ¿Vale el rezo del Santo Rosario, bien sea siguiéndolo de alguna app descargada con el móvil, bien por YOU TUBE, o siguiéndoo en alguna emisora de radio… y a continuación, seguir el rezo de las “VÍSPERAS” y por la mañana, cuando puedo levantarme a una hora prudente, alabar al Señor con la oración de LAUDES? Pues, sinceramente, no lo sé. Pero sí tengo clara una cosa: últimamente se me amontonan las realidades del mundo, de personas a quien he conocido, que precisan de mi oración… últimamente, con un suceso tremendo que a toda la opinión pública nos está atenazando, rezar por las víctimams inocentes de la violencia -adultos o niños-. Y trato de “prestar” mi ratito de oración recordando a tanta criatura sufriente.

    Pienso que no podemos pasar de largo ante tanto sufrimiento, hace unos días meditaba el cantito “paso la vida dormido ante el dolor de la gente. Gritan a mis oídos y mi alma sigue indolente…. para continuar que “he de orar ante la Palabra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s