“Pasa, y participa de lo que es tuyo”.

… si pasas, cómo me encontrarás, ¿limpio o leproso?

La frase que preside nuestro blog de hoy es el resultado/consecuencia de los muchos y distintos momentos y  diferentes grupos de personas inquietas que han ido interviniendo, y con ellos, la Vida que se ha ido sembrando y recogiendo gracias a los infinitos que, por pura Gracia, se ha ido gestando en el corazón de esta “Historia de historias”. Hoy, a ti que estás cerca y estás participando con lo mejor de tite preguntamos, ¿Cómo lo haces desde tí, hasta que punto conoces la riqueza de la inmensa espiritualidad recibida, cómo está dispuesto tu corazón, tu mente y tu fuerza interior, en qué medida tu presencia es en razón de lo que has visto y te ha enamorado?

¡Alegraos en el Señor, regocíjaos los justos!
¡Cantad jubilosos los limpios y rectos de corazón!

Sexto Domingo del tiempo ordinario

Libro del Levítico 13,1-2.44-46. 
El Señor dijo a Moisés y a Aarón:
Cuando aparezca en la piel de una persona una hinchazón, una erupción o una mancha lustrosa, que hacen previsible un caso de lepra, la persona será llevada al sacerdote Aarón o a uno de sus hijos, los sacerdotes, se trata de un leproso. Esa persona es impura, y el sacerdote deberá declararla como tal: tiene lepra en la cabeza.
La persona afectada de lepra llevará la ropa desgarrada y los cabellos sueltos; se cubrirá hasta la boca e irá gritando: “¡Impuro, impuro!”
Será impuro mientras dure su afección. Por ser impuro, vivirá apartado y su morada estará fuera del campamento.

Salmo 32(31),1-2.5.11. 
¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado
y liberado de su falta!
¡Feliz el hombre a quien el Señor
no le tiene en cuenta las culpas, y en cuyo espíritu no hay doblez!

Pero yo reconocí mi pecado,
no te escondí mi culpa,
pensando: “Confesaré mis faltas al Señor”.

¡Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado!
¡Alégrense en el Señor, regocíjense los justos!
¡Canten jubilosos los rectos de corazón!

Carta I de San Pablo a los Corintios 10,31-33.11,1. 
En resumen, sea que ustedes coman, sea que beban, o cualquier cosa que hagan, háganlo todo para la gloria de Dios.
No sean motivo de escándalo ni para los judíos ni para los paganos ni tampoco para la Iglesia de Dios.
Hagan como yo, que me esfuerzo por complacer a todos en todas las cosas, no buscando mi interés personal, sino el del mayor número, para que puedan salvarse.
Sigan mi ejemplo, así como yo sigo el ejemplo de Cristo.

Evangelio según San Marcos 1,40-45. 
Se acercó a Jesús un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: “Si quieres, puedes purificarme”.
Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Lo quiero, queda purificado”.
En seguida la lepra desapareció y quedó purificado.
Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente:
“No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio”.
Sin embargo, apenas se fue, empezó a proclamarlo a todo el mundo, divulgando lo sucedido, de tal manera que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que debía quedarse afuera, en lugares desiertos. Y acudían a él de todas partes.

______________________________________________________________________

«Si TÚ quieres, puedes curarme»

Reclama a los condenados por corrupción “que pidan perdón y devuelvan el dinero”

Omella: “Es pecado” que los bancos no devuelvan el dinero que la sociedad les prestó durante la crisis

Cañizares: “La Constitución proclama el principio de libertad religiosa, no el principio de laicismo”

(Jesús Bastante/Diócesis de Valencia).- “¿Creéis que es normal que se ayudara a los bancos a salir de esta crisis y ahora produzcan beneficios sin dar nada a la sociedad? Eso es pecado, porque los bienes han de ser para la sociedad, no para nosotros”. Simple y rotundo, el cardenal de Barcelona, Juan José Omella, ha criticado que la Banca no devuelva a la sociedad lo prestado tras el rescate.

Alguno de los escritos leído o recibido en el día de ayer.

La diferencia que hay entre hacer la voluntad de Dios o la de hacer nuestra propia voluntad, está entre las necesidad personal, o el interés de mantener el poder y nuestra situación privilegiada, justificándolo incluso en que ha sido Dios el que nos lo ha dado. Por eso Jesús no se deja llevar por ese ansia de poder, regalo, criterio o monopolio exclusivo, cuyo fruto nunca es la división, sino la unidad, más allá del número de personas que opinan, y garantiza que esa muchedumbre nunca obvia a quién se siente sola o equivocada, sino que Jesús los reúne a todos en torno a Él, y se aprecia cuando a nadie le falta de nada, ni material ni espiritual, porque el corazón de todos está presidido por el sentimiento: “Pasa, y participa de lo que es tuyo”..

 “MESA PARA LA COMUNIÓN EN MADRID”

Algunos resultados de lo que viene ocurriendo

Zizioulas, (teólogo griego. Fue el que presentó la encíclica Laudito Si. “Cuanto más comunión hay en la iglesia más necesidad hay de diversidad”. Y respecto a la diversidad, “cuanto más diversa es más identidad tiene”. Esto está escrito desde una eclesiología trinitaria. A este respecto se vienen dando estas opiniones:

Pido al Señor que cuando hable de comunión no sea una comunión de rebaja o de rebajar. Sino “cuanto más comunión hay, más identidad y necesidad de encontramos, y cuanta más identidad más fuerza e intensidad para aceptar al otro, existe más perdón”. (Daniel)

Lo que más nos daña es la “Autorreferencialidad” (Pedro Jesús)

“La realidad evangélica más delicada de trabajar en la Iglesia es la comunión”. Y es la más delicada porque es muy fácil autoengañarse. (J.Mª Bru).

Hoy, cuando nos dispongamos a participar de la Eucaristía, revisemos lo que disponemos a continuación y lo contemplamos siempre.

¿Cuándo, mejor que después de haber tomado el Pan de Vida, podremos decir a todos “Pasa, y participa de lo que es tuyo”?.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s