La oración es universal en todo tiempo y momento

Miércoles de la primera semana del tiempo ordinario

Primer Libro de Samuel 3,1-10.19-20. 
El joven Samuel servía al Señor en la presencia de Elí. La palabra del Señor era rara en aquellos días, y la visión no era frecuente.
Un día, Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos comenzaban a debilitarse y no podía ver.
La lámpara de Dios aún no se había apagado, y Samuel estaba acostado en el Templo del Señor, donde se encontraba el Arca de Dios.
El Señor llamó a Samuel, y él respondió: “Aquí estoy”.
Samuel fue corriendo adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Pero Elí le dijo: “Yo no te llamé; vuelve a acostarte”. Y él se fue a acostar.
El Señor llamó a Samuel una vez más. El se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Elí le respondió: “Yo no te llamé, hijo mío; vuelve a acostarte”.
Samuel aún no conocía al Señor, y la palabra del Señor todavía no le había sido revelada.
El Señor llamó a Samuel por tercera vez. El se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Entonces Elí comprendió que era el Señor el que llamaba al joven,
y dijo a Samuel: “Ve a acostarte, y si alguien te llama, tú dirás: Habla, Señor, porque tu servidor escucha”. Y Samuel fue a acostarse en su sitio.
Entonces vino el Señor, se detuvo, y llamó como las otras veces: “¡Samuel, Samuel!”. El respondió: “Habla, porque tu servidor escucha”.
Samuel creció; el Señor estaba con él, y no dejó que cayera por tierra ninguna de sus palabras.
Todo Israel, desde Dan hasta Berseba, supo que Samuel estaba acreditado como profeta del Señor.

Salmo 40(39),2.5.7-8.9-10. 
Esperé confiadamente en el Señor:
él se inclinó hacia mí
y escuchó mi clamor.
¡Feliz el que pone en el Señor
toda su confianza,
y no se vuelve hacia los rebeldes

que se extravían tras la mentira!
Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
entonces dije: «Aquí estoy».
En el libro de la Ley está escrito

lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón».
Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,

Tú lo sabes, Señor.

Evangelio según San Marcos 1,29-39. 
Jesús salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.
La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato.
El se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos.
Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados,
y la ciudad entera se reunió delante de la puerta.
Jesús curó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a estos no los dejaba hablar, porque sabían quién era él.
Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando.
Simón salió a buscarlo con sus compañeros,
y cuando lo encontraron, le dijeron: “Todos te andan buscando”.
El les respondió: “Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido”.
Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios.

______________________________________________________________________

Para recordar y hacer pensar.

Simón salió a buscar a Jesús con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: “Todos te andan buscando”. El les respondió: “Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido”.

La lámpara de Dios aún no se había apagado.

Corría la década ochenta. En “Tu tierra” bullía la sed por encontrar el Espíritu y la Verdad que conmovió a la primera comunidad de Jerusalén. Esta lectura que hoy se nos regala revolucionó a los aún iniciadores de la aventura que nos llevó a “Casas de Candoncillo”. Motivado por el celo y la inquietud, recogimos este escrito/oración en el que diésemos Vida al Día del Señor.

“Jesús, cansado, de madrugada, se fue a un descampado y se puso a orar”

En Pueblo de Dios, “Tu tierra”, era el momento en el que se trataba de expresar el contenido de Vida, filtrado y guiado por la Palabra y la reflexión de lo que ocurría durante la semana. Así supimos mostrarlo para rezarlo.

La Oración ha de plantearse de forma que pueda filtrarse y revisarse si todo lo vivido se corresponde con

  1. A) las pautas de la Palabra señaladas por la Iglesia, para esa semana
  2. B) en la PALABRA VIVA acontecida en todo Lo Nuevo transcurrido en nuestro deseo y afán de apertura en los caminos hacia el Reino. Es necesario recordar que se trata de asumir y de fundirnos en el Hombre Total, nuestra vida y experiencia comunitaria
  3. C) atestigua que en verdad vivimos “en función y para el Reino” y que nuestros proyectos y realidades tienen su atención “en el corazón de la Misión”, precisamente porque en todo recordamos y vivimos en clave de Hombre Total.

NOCHES DE ORACION

Noches en las que está sonando permanentemente

  1. a) La campana de nuestra oración al Padre para vivir en Él y SER       como ÉL,
  2. b) gozándonos de nuestro sabernos elegidos, llamados y mimados por ÉL para ser “confidente” de sus cosas y en su Tarea,
  3. c) de nuestro orar unos por otros.

UNIVERSITAS ORATIO EXPRESION VIVA DE NUESTRA ENCARNACION EN EL TODO DE LA TIERRA

Pueblo  de Dios, verano de 1.987.

 

La comunidad Tierra de Encuentro nos envía este escrito:

“Tu Palabra será como la lluvia, que al caer desde el cielo, empapa la tierra, la hace fecunda, la llena de vida”. 

Queridos amigos en la fe y el hondo anhelo de encarnación del bien común.  

            Si sentís el deseo y la invitación, solo recordaros, que el próximo VIERNES 12 DE ENERO A LAS 18:30 nos encontraremos de nuevo en Mambré, casa común, para dejarnos alcanzar por la Palabra, y que ella, en lo profundo del corazón, ilumine nuestro hoy y nuestro caminar para vivir fieles a quienes Somos y a la vocación recibida.

¿Cómo lo hacemos?

 Nos situamos ante la Palabra desde nuestra realidad de hoy: personal, comunitaria, social, política, económica, ecológica, “planetaria”… Cada uno según su “necesidad”, pues es ahí donde podremos en verdad escuchar el “eco de la Palabra” en la vida y para la vida.

– A continuación tendremos un primer tiempo individual de lectura de cada texto, en el que es importante estar atento a lo que sucede en nuestro interior según lo vamos leyendo. Dejaremos que la Palabra nos detenga, nos interpele (una palabra, una frase..) y trataremos de ponerle palabras a aquello que por dentro nos ha impactado, alcanzado, detenido…

– Luego habrá un momento en el que pararnos a ver qué nuevo hemos recibido. La Palabra leída y acogida desde el interior, no nos deja iguales. Esto nuevo será lo que vaya transformando nuestro interior, para vivirnos más fieles a nuestra misión y nuestro ser.

Después compartiremos con todos (libremente) lo recogido. La escucha del eco de la palabra en cada uno es también un momento importante, porque la vibración de cada corazón hace vibrar la de todos, en esa misma línea de búsqueda de realización que nos hace experimentar que entre todos estamos llamados a ser cauce de ese otro mundo posible lleno de bondad (el Reino).

– Las lecturas serán las del domingo siguiente.

Los encuentros son de 18:30 a 21:30, con un pequeño ágape fraterno al final.

El lugar:  MAMBRÉ. c/ Ocaña nº 171 Bajo 1. Metro: Eugenia de Montijo

La fecha del próximo encuentro será el 9 de Febrero

Para poder vivir bien cada encuentro sería bueno que trajerais la biblia, un cuaderno y un boli.

Nos ayudaría que nos confirmarais si tenéis pensado participar para la organización, aunque la puerta está siempre abierta.

 Anímate a compartir este espacio y dejarte sentir cómo la Palabra en verdad va transformando tu vida, la va impulsando hacia adelante. Puedes hacérselo llegar a quien sientas lo pueda necesitar.

Un abrazo en el Padre que está en todo y en todos, y nos hace parte inseparable de esta Nueva Humanidad:

Contacto :

Carmen Lope (91 472 86 19 – 654255298)

Patricia Miragaya (91 718 69 65 – 670294558)

Mabel Sánchez (91 711 98 03 – 620276721)

https://tierradeencuentro.wordpress.com/

Carmen Sara y Luis nos han hecho llegar esta convocatoria. Su título atrae lo más inquieto y sincero que nos define lo mejor de cada uno.

Después de tanto tiempo, los Reyes siguen revalidando la ilusión de siempre. Demos gracias a Dios.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s