¿Qué quieres, Señor?

 

Lunes de la primera semana del tiempo ordinario

Primer Libro de Samuel 1,1-8. 
Había un hombre de Ramataim, un sufita de la montaña de Efraím, que se llamaba Elcaná, hijo de Ierojám, hijo de Eliú, hijo de Toju, hijo de Suf, efraimita.
El tenía dos mujeres: una se llamaba Ana y la otra Peniná. Peniná tenía hijos, pero Ana no tenía ninguno.
Este hombre subía cada año desde su ciudad, para adorar y ofrecer sacrificios al Señor en Silo. Allí eran sacerdotes del Señor, Jofni y Pinjás, los dos hijos de Elí.
El día en que Elcaná ofrecía su sacrificio, daba a su esposa Peniná, y a todos sus hijos e hijas, porciones de la víctima.
Pero a Ana le daba una porción especial, porque la amaba, aunque el Señor la había hecho estéril.
Su rival la afligía constantemente para humillarla, porque el Señor la había hecho estéril.
Así sucedía año tras año cada vez que ella subía a la Casa del Señor, la otra la afligía de la misma manera. Entonces Ana se ponía a llorar y no quería comer.
Pero Elcaná, su marido, le dijo: “Ana, ¿por qué lloras y no quieres comer? ¿Por qué estás triste? ¿No valgo yo para ti más que diez hijos?”.

Salmo 116(115),12-13.14-17.18-19. 
¿Con qué pagaré al Señor
todo el bien que me hizo?
Alzaré la copa de la salvación
e invocaré el nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor
en presencia de todo su pueblo.

¡Qué penosa es para el Señor
la muerte de sus amigos!
Yo, Señor, soy tu servidor,
tu servidor, lo mismo que mi madre:
por eso rompiste mis cadenas.
Te ofreceré un sacrificio de alabanza,

e invocaré el nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor,
en presencia de todo su pueblo.
en los atrios de la casa del Señor,
en medio de ti, Jerusalén.
¡Aleluya!

Evangelio según San Marcos 1,14-20. 
Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo:
“El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”.
Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores.
Jesús les dijo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”.
Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.
Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó,
y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.
______________________________________________________________________

De los textos de hoy extractamos estas secuencias:

  • ¿Con qué pagaremos al Señor
    todo el bien que nos ha hecho?
  • “El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”.

Y junto a estas secuencias, leemos y rezamos el comentario del Evangelio por 
San Ireneo de Lyon (c. 130-c. 208), obispo, teólogo y mártir Contra las herejías, 4 14

  • “Todos los que han sido llamados en mi nombre”

El Padre nos recomienda vivir en seguimiento del Verbo, no porque tuviera necesidad de nuestro servicio sino para procurarnos la salvación. Porque, seguir al Salvador es tener parte en la salvación, como seguir a la luz es tener parte en la luz. No son los hombres los que hacen resplandecer la luz sino que son ellos los iluminados, los que resplandecen por la luz. Los hombres nada pueden añadir a la luz, sino que la luz los ilumina y los enriquece.

Lo mismo ocurre con el servicio que rendimos a Dios. Dios no tiene necesidad de nuestro servicio y nada le añade a su gloria. Pero aquellos que le sirven y le siguen reciben de Dios la vida, la incorruptibilidad y la gloria eterna. Si Dios invita a los hombres a vivir en su servicio, es para poder otorgarnos sus beneficios, ya que él es bueno y misericordioso con todos. Dios no necesita nada; en cambio el hombre necesita de la comunión con Dios. La gloria del hombre consiste en perseverar en el servicio de Dios.

Por esto dijo el Señor a los apóstoles: “No me elegisteis vosotros a mí, fui yo quien os elegí a vosotros.” (Jn 15,16) Con ello indica que no somos nosotros los que le glorificamos con nuestro servicio, sino que por haber seguido al Hijo de Dios, somos glorificados por Él… Es de ellos de quien dice Dios por boca de Isaías: “Desde Oriente traeré a tu estirpe, te reuniré desde Occidente… haz venir a mis hijos desde lejos, y a mis hijas del extremo de la tierra, a todos los que llevan mi nombre, a los que creé para mi gloria” (Is 43,6-7).

Sobre esto, hemos de recordar que esta “Historia de historias” comenzó “sin saber”   a partir del encuentro con un pensamiento de Gabriela Mistral:

A partir de este inquietante encuentro, sucedió que en un grupo de matrimonios que se reunía en aquel entonces con sed de formar Comunidad Cristiana, comenzó a vivir una seria de acontecimientos inesperados, entre los que se adelantó un tema que quedó abierto para siempre: lo denominamos Todos Juntos, presente en la capilla de Pueblo de Dios, “Tu Tierra”. Su contenido llama y enamora a quienes rezan su mensaje universal, y que llegan hasta él por ¿casualidad, curiosidad, “diosidencia” , hambre de recordar lo que sintieron muchos año atrás…?

Precisamente este año, su mensaje en barro nos ha sido regalado a quienes “porque Dios lo quiso”, estuvieron en el comienzo de su recorrido…

Dios quiso que quienes cantaran dicha oración fuesen alumbrados por la maternidad profunda de Rosy,

y su esposo hiciese de amanuense, testigo y centinela de cuanto fuese ocurriendo a lo largo de tan denso, desconcertante y trascendente camino. A “estas alturas”, se preguntan, ¿donde deben acabar el tiempo que Dios les tiene reservado”?

Raquel Anillo

La Transmisión de la fe se hace “en el dialecto de la familia”

Homilía del Papa para el bautismo de 34 niños

Raquel Anillo

Ángelus: el Bautismo, día de fiesta, gran perdón

“¿Conocéis la fecha de vuestro bautismo?”

Raquel Anillo

El Papa confía a los cristianos “Deberes para hacer en casa”

“Palabras del Papa después del Ángelus”

Hoy, Señor, como tantos cientos de veces, en distintas situaciones y circunstancias diferentes, en las que nunca vimos nada con la claridad que creíamos necesitar, te pedimos una vez más, “¡Dános tu LUZ!”.

 

¿Nos ayudaríais a decidir algunos de los muchos que nos acompañásteis? Para nosotros -rosy y vicente – sería el mayor signo del seguimiento que siempre quisimos hacer y vivir -buscando el Espíritu en todo y en todos, del que jamás tuvimos conciencia alguna.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s