¡Esperad en el Espíritu!

HOY – DÍA DE APÓSTOLES – NUESTRA HISTORIA NOS RECUERDA ALGUNAS COSAS QUE TODOS DEBEMOS CONOCER

Fiesta de san Felipe y Santiago, apóstoles

Carta I de San Pablo a los Corintios 15,1-8. 

Salmo 19(18),2-3.4-5.

Evangelio según San Juan 14,6-14. 

*************************************************************************************************

En la Iglesia y en el mundo existen “Apóstoles, predicadores, fundadores, servidores…” ¿qué ha querido Dios de esta “Historia de historias”? Así nos habla hoy la Palabra:

  • La Buena Noticia que se os predicó en el comienzo sin ninguna idea por vuestra parte, no la entendisteis, porque no estabais preparados para comprenderla, no teníais conciencia de lo que supondría en el futuro… Tenía que ser así… “No obstante, Mi Espíritu os asistió siempre, y gracias a Él, habéis permanecido fieles.
  • Todo ha sucedido sin hablar, sin pronunciar palabras que obligasen a entenderlas, sin que se escuchase Mi Voz según la podíais haber entendido,
  • Ha resonado su eco por toda la tierra, Servid y sed fermentos de Comunión, “sin coacción, ni sometimiento, ni siquiera invitación… Confiados en la debilidad de la Cruz responderíamos al Proyecto que Dios tenía para con nosotros, y lo comprenderíamos más tarde…”
  • “Su lenguaje y contenido ha de alcanzar hasta los confines del mundo. Os aseguro que el que cree en Mí hará también las obras que Yo hago, y aún mayores… Yo ya me voy al Padre.”
  • Yo haré todo lo que vosotros pidáis en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo y en vosotros. Pedid lo que creáis y Yo lo haré”.
  • Ahora se acerca el tiempo de entenderlo… ¡Ya estamos en ÉL!  En el principio no estabais preparados, ahora sí lo estáis. ¡Es el momento! Todos estamos convocados para celebrarlo
  • ¡Ven a “Tu Tierra” en Pentecostés!
    • ¡Ven a “Tu Tierra” en Pentecostés!
      • ¡Ven a “Tu Tierra” en Pentecostés!

     

20160502_190109

El olivo de Caracas, después de tres años de poda, hemos visto las flores que traerán sus frutos en la próxima cosecha. Todo sacrificio y siembra labrado en Su Nombre, dará de uno, cien.

20160502_192446

Todo comenzó bajo la insinuación del poema de Gabriela Mistral “El placer de Servir”.

 

20160502_193026

¿Conocemos la parábola de la escoba?Era un lugar de tantos, en el que la gente sólo pensaba en ser… Ser importante, ser rico, ser un “premier” en la sociedad. Estos personajes vivían en una mansión, también importante, también rica, también la mejor de los parajes en donde vivían. Eran unas magníficas residencias. En aquel lugar, ser alguien, en un primer puesto, el que fuere, pero ser el primero, era norma de obligado cumplimiento. En cada mansión, allá en el trastero perdido de los desperdicios había una cosa “nula”, fea, sucia, olvidada. Era el antídoto del ser: una escoba, que se sentía no ser nada. Si acaso, se sentía “la escoba del servicio”, y ésa era su máxima aspiración. ¿Qué más podía ambicionar?. Estaba para eso, para ser olvidada o ser utilizada. Esos eran sus derechos. Estaba siempre dispuesta a brindarse a las gentes de la mansión sin tener por ello predilección alguna en especial porque fuese alguien en concreto quien la utilizase o acariciase. Su mayor riesgo consistía en que de esa inutilidad “alguien” limpiara muchas cosas, ya que sabía que ese “alguien” siempre sería más grande que ella y por supuesto, tendría infinitos deseos mayores que los suyos de que todo se limpiase. Su “esperanza” consistía en que serviría como medio para barrer y recoger lo que otros por sus propios medios no le agradaría hacer. En aquel pobre y último rincón, vivía gozosa y sin rechistar, sabiendo que su final sería “la muerte en la cruz del basurero”, pero que moriría en paz por haberse sentido instrumento pobre, ya que “alguien”, que la manejó, la hizo “vivir y morir resucitada”. Había algo curioso en aquella escoba. Estaba formada por “muchas hojas de palmas unidas”, todas iguales y a la vez distintas, que no barrieron por separado, sino todas juntas, desde el primero al último servicio.

 

20160502_192634

 

 

 

 

20160502_141737

Ayer pasó por Caracas Miguel Calleja. ¿Quién no lo conoce?

20160502_135857

Muchas cosas decimos y sabemos de ti, amigo “Myke”. Pero la que todos hemos de reconocer es tu servicio y tu fidelidad a lo que has visto desde el principio.

20160502_192706

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s